Bombardeo de inspección en lugares de trabajo

La provincia está expandiendo su bombardeo de inspección en lugares de trabajo para garantizar que las empresas esenciales sigan los protocolos COVID-19.


La pandemia de COVID-19 ha demostrado que los trabajadores migrantes en Canadá ya no pueden ser tratados como "personas desechables" como lo han sido en el pasado, dijeron los defensores el miércoles. Los trabajadores realizan mantenimiento en Scotlynn Group, donde 164 trabajadores migrantes dieron positivo por COVID-19 y cerraron temporalmente la instalación de cultivo de espárragos durante la pandemia de COVID-19 cerca de Vittoria, Ontario, en el condado de Norfolk el miércoles 3 de junio de 2020.
La pandemia de COVID-19 ha demostrado que los trabajadores migrantes en Canadá ya no pueden ser tratados como "personas desechables" como lo han sido en el pasado, dijeron los defensores el miércoles. Los trabajadores realizan mantenimiento en Scotlynn Group, donde 164 trabajadores migrantes dieron positivo por COVID-19 y cerraron temporalmente la instalación de cultivo de espárragos durante la pandemia de COVID-19 cerca de Vittoria, Ontario, en el condado de Norfolk el miércoles 3 de junio de 2020.

Se lanzó un bombardeo de tiendas grandes durante el fin de semana y algunas empresas fueron multadas por violaciones de COVID-19, incluidas cinco ubicaciones de Walmart y un Costco en la región de York.


A partir del miércoles, los oficiales provinciales de delitos ahora visitarán una gama más amplia de lugares de trabajo.


El gobierno de Ford dice que más de 300 oficiales apoyarán estos controles en toda la provincia y visitarán una variedad de lugares de trabajo que pueden estar abiertos durante el cierre, incluidas tiendas minoristas, restaurantes y operaciones agrícolas.


Las inspecciones agrícolas se centrarán en ubicaciones que empleen trabajadores extranjeros temporales para garantizar que se sigan las leyes de salud y seguridad.


"Sabemos, al inspeccionar más de 23.000 lugares de trabajo durante 34.000 visitas de campo, que la gran mayoría de las empresas de Ontario están siguiendo los requisitos de COVID-19 para proteger la salud y la seguridad de sus trabajadores", dijo el ministro de trabajo en un comunicado, "sin embargo, si descubrimos que algún empleador está poniendo en riesgo la seguridad de los trabajadores y clientes, no dudaremos en tomar medidas inmediatas”.

Las corporaciones pueden recibir una multa de hasta $ 500.000 si se descubre que no cumplen con las órdenes, y las personas, incluidos los empleados y patrocinadores, pueden recibir una multa de hasta $ 100.000 y ambos pueden enfrentar hasta un año de cárcel igualmente.



FOTOGRAFÍA: NATHAN DENETTE

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL