Boris Johnson renuncia tras múltiples escándalos.

El primer ministro Boris Johnson anunció su renuncia el jueves en medio de una revuelta masiva de los principales miembros de su gobierno, marcando el final de tres años tumultuosos en el poder en los que descaradamente torció y, en ocasiones, rompió las reglas de la política británica.

Meses de desafío terminaron casi con un encogimiento de hombros cuando Johnson se paró frente al número 10 de Downing St. y admitió que su partido quería que se fuera. Johnson renunció de inmediato como líder del Partido Conservador, pero dijo que permanecería como primer ministro hasta que el partido elija a su sucesor. El cronograma para ese proceso se anunciará la próxima semana, dijo.


Pero muchos en el partido quieren que se vaya antes de esa fecha, y su gobierno ha sido destrozado por decenas de renuncias. Entre los posibles candidatos para sucederlo: el exsecretario de Salud Sajid Javid, el exjefe del Tesoro Rishi Sunak, la secretaria de Relaciones Exteriores Liz Truss y el secretario de Defensa Ben Wallace. Después de que estalló el último escándalo, Johnson se aferró al poder durante días y el miércoles les dijo desafiante a los legisladores que tenía un "mandato colosal" de los votantes y que tenía la intención de continuar con la tarea de gobernar. Pero se vio obligado a reconocer la derrota el jueves por la mañana después de que uno de sus aliados más cercanos, el recién nombrado jefe del Tesoro, Nadhim Zahawi, le dijera públicamente que renunciara por el bien del país. Unos 50 secretarios de gabinete, ministros y funcionarios de nivel inferior habían renunciado al gobierno en los últimos días, a menudo criticando al primer ministro por su falta de integridad.


7 views0 comments