• Eliana González

Cómo Canadá llegó a la cima con las primeras dosis de la vacuna COVID-19

Más del 64% de los canadienses ya han recibido 1 dosis de vacuna.

Canadá llegó a la cima con las primeras dosis de la vacuna COVID-19
Canadá llegó a la cima con la mayor cantidad de primeras dosis de la vacuna COVID-19 administradas en su población..

Desde hace meses, el destacado cardiólogo e investigador estadounidense Eric Topol ha estado siguiendo de cerca el plan de vacunación COVID-19 en todo el mundo y no tiene palabras suficientes sobre el rápido y repentino ascenso a la cima de su vecino del norte.


Es un ascenso a la cima que, según él, se debe principalmente a "la cultura" de Canadá.


En una entrevista con CBC News, Topol dijo que los canadienses están más basados ​​en la ciencia, menos vacilantes a las vacunas y ciertamente menos propensos a ser "anti-vacunas" que las personas de su propio país.


Pero otros expertos señalan que en realidad es una confluencia de factores lo que ha encaminado a Canadá a convertirse en el líder mundial en lo que respecta a la proporción de su población inoculada con al menos una dosis de la vacuna COVID-19.


Según la publicación de investigación en línea Our World in Data, Canadá acaba de superar a Israel al encabezar el grupo mundial, habiendo distribuido al menos una dosis a más del 64 por ciento de sus ciudadanos. Israel, ahora detrás de Canadá, ha administrado las primeras dosis al 63 por ciento de sus ciudadanos.


"Realmente no hay magia en esto, no hay pivote", dijo el Dr. Isaac Bogoch, un especialista en enfermedades infecciosas y miembro del grupo de trabajo de la vacuna COVID-19 de Ontario. "Realmente es un esfuerzo de equipo a nivel federal, provincial y local y tenemos una capacidad bastante impresionante para administrar vacunas muy rápidamente en el país", dijo."Entonces, cuando las vacunas llegan al país, podemos administrarlas muy, muy rápidamente, y eso es lo que están viendo ahora".

Sin embargo, existen algunas salvedades importantes, según Edouard Mathieu, director de datos de Our World in Data.


El aumento de Canadá se debe principalmente a su estrategia de apostar a vacunar a la mayor cantidad posible de personas con una primera dosis y retrasar la segunda dosis, dijo en un correo electrónico a CBC News.


"Esto significa que Canadá tiene ahora una de las proporciones más bajas de primera a segunda dosis del mundo", dijo.

Aún así, algunos expertos dicen que dar protección parcial a más canadienses con una dosis ayudó a impulsar nuestra creciente tercera ola en gran parte del país en un momento crítico.


Al comienzo de la campaña mundial de vacunación, Canadá iba a la par en comparación con otros países. Hace unos meses, a principios de marzo, Canadá había vacunado a poco menos del cuatro por ciento de su población con una dosis, ligeramente por detrás de Francia (4,7%) y Alemania e Italia (5,1% cada uno); pero a una distancia considerable del Estados Unidos (15,2%), Reino Unido (30,5%) e Israel (55%).


Según Mathieu, esto duró hasta el 1 de abril, cuando "el ritmo de vacunación de Canadá se aceleró significativamente".


Para esa fecha, un promedio de 188.000 personas estaban recibiendo una dosis todos los días en Canadá: una cifra que ahora es de 375.000, o el uno por ciento de la población del país, dijo. Esto convierte a Canadá en el país con el ritmo más alto en el G7, a la par con Estados Unidos en su pico a mediados de abril y sin "mostrar ningún signo de desaceleración".


Bogoch atribuyó eso en parte al acceso del gobierno federal a las vacunas, y dijo que "afortunadamente, realmente tenemos millones y millones de vacunas ingresando al país ahora".


Por ejemplo, Canadá recibirá al menos 55 millones de dosis de la vacuna COVID-19 para fines de julio, anunció la ministra de Servicios Públicos y Adquisiciones, Anita Anand, a principios de esta semana.


Pero hace solo unos meses, la incapacidad de Canadá para asegurar un suministro grande y constante de vacunas al comienzo de la campaña de vacunación tuvo un impacto significativo en las tasas de vacunación del país.


"El factor principal es realmente que hemos dependido de otras personas que nos suministran vacunas durante un largo período de tiempo", dijo Jason Kindrachuk, profesor asistente y presidente de investigación de Canadá sobre virus emergentes en la Universidad de Manitoba. "No teníamos la capacidad de producir ninguna dosis dentro de Canadá para comenzar a distribuirlas".

En cambio, Canadá tuvo que depender de países como los EE. UU. y el Reino Unido, que estaban ocupados suministrando a sus propias poblaciones vacunas fabricadas en sus propias plantas.


"Antes priorizaban la inmunización local mientras aumentaban su capacidad de producción", dijo el Dr. Ross Upshur, de la Escuela de Salud Pública Dalla Lana de la Universidad de Toronto.

Este cuadro de Our World in Data muestra la proporción de la población total de un país que recibió al menos una dosis de la vacuna COVID-19. Canadá ahora encabeza la lista, solo superando a Israel.
Este cuadro de Our World in Data muestra la proporción de la población total de un país que recibió al menos una dosis de la vacuna COVID-19. Canadá ahora encabeza la lista, solo superando a Israel.

Las tasas de vacunación también recibieron un impulso por parte de las provincias, dijo Kindrachuk, que pudieron adaptarse a algunos de los obstáculos logísticos involucrados con el despliegue, incluida la distancia entre las comunidades.


"Tuvimos que ajustarnos a eso en tiempo real, por algo que no necesariamente apreciamos", dijo. "Las provincias, creo, jugaron un papel importante en ser dóciles y ser algo flexibles con la situación... que se les presentó".

Upshur cree que la clave para el aumento de las vacunas en Canadá fue lo que describió como un "impulso en masa realmente impresionante".


"Todos se unieron y dijeron: 'Vamos a vacunar a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible'", dijo, y señaló que eso incluyó el aumento de las clínicas de vacunación masivas y emergentes. "[Hubo] una mejor colaboración entre todos los sectores: en el sector de la salud, la salud pública, la atención clínica, las farmacias, la atención primaria. Todos. Todos están haciendo su parte. Encontramos la manera de hacerlo".


ARTÍCULO POR: MARK GOLLOM FOTOGRAFÍA: FREEPIK

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL