Cómo la vacuna rusa Sputnik V se propagó por América Latina

Rusia se está convirtiendo en un importante proveedor de vacunas Covid-19 para América Latina, una medida que podría tener consecuencias duraderas en la configuración del mundo pospandémico y afectar aún más el prestigio de Estados Unidos en la región.


Trabajadores de la salud sostienen banderas nacionales de Venezuela y Rusia mientras descargan un cargamento de la vacuna rusa COVID-19 Sputnik V, en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía, Venezuela, el sábado 13 de febrero de 2021.
Trabajadores de la salud sostienen banderas nacionales de Venezuela y Rusia mientras descargan un cargamento de la vacuna rusa COVID-19 Sputnik V, en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía, Venezuela, el sábado 13 de febrero de 2021.

Si bien Moscú enfrenta protestas en su país y enfrenta casos de vulneración de derechos humanos de Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Canadá y otros países occidentales, esos problemas han tenido poca resonancia en América Latina, donde la reciente publicación de una evaluación positiva, revisada por pares de la vacuna rusa Sputnik V en The Lancet, la principal revista médica de Gran Bretaña, fue ampliamente celebrada.


América Latina recurre cada vez más a Moscú en busca de ayuda para hacer frente a la pandemia. Seis países de la región (Argentina, Bolivia, México, Nicaragua, Paraguay y Venezuela) ya han autorizado el uso de la vacuna Sputnik V. Otros están considerando solicitudes de autorización, cada vez más urgentes dada la escasez mundial de vacunas disponibles.

La necesidad de obtener más vacunas se siente con urgencia en la región. Los países latinoamericanos se encuentran entre los más afectados del mundo por la pandemia, pero aún no han comenzado las campañas de vacunación a gran escala, con limitadas excepciones.

Según la Universidad de Oxford, los países de América del Sur han dispensado en promedio menos de dos dosis de cualquier vacuna contra el coronavirus por cada 100 personas, en comparación con casi cinco dosis por cada 100 personas en la UE y más de 14 dosis por cada 100 personas en los EE. UU.

La disposición de Rusia para cerrar acuerdos ha sido clave para difundir la vacuna en América Latina hasta ahora, según Danil Bochkov, experto en relaciones internacionales del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales.

"Siempre es más fácil tratar con el estado que con una empresa privada, que tiene que cubrir los posibles riesgos por temor a grandes pérdidas. Es más fácil negociar con las empresas estatales, especialmente cuando se persiguen objetivos políticos", dijo Bochkov.

Además de la facilidad de las negociaciones, dos factores más han trabajado para favorecer la propagación del Sputnik V a través de América Latina, según analistas y legisladores involucrados en la compra de vacunas en Argentina y Bolivia: el Sputnik V es barato y relativamente fácil de almacenar.


Incluso antes de que comiencen las negociaciones, el RDIF enumera el precio de Sputnik V en aproximadamente $ 10 por dosis, aproximadamente la mitad del precio de la vacuna Pfizer, que cuesta $ 19,50 por dosis. Las economías latinoamericanas se han visto gravemente afectadas por la pandemia y cualquier posible ahorro es más que bienvenido por los administradores y políticos.


La vacuna rusa también se puede almacenar a una temperatura de 2º a 8 °C (35º a 45 ° F) y no requiere la temperatura ultracongelante a la que se almacena la vacuna Pfizer. La mayor parte de América Latina carece de la infraestructura para mantener temperaturas ultra-congeladas, especialmente en las regiones rurales con acceso limitado por carretera.


Otras vacunas de fabricación privada, como las de AstraZeneca y Moderna, aún no han llegado en grandes cantidades a América Latina, mientras que países como Brasil, Chile y México han invertido en vacunas de fabricación china.


En todo el mundo, 26 países han aprobado la vacuna Sputnik V.

ARTÍCULO POR: STEFANO POZZEBON

FOTOGRAFÍA: MATIAS DELACROIX

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ

MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL