¿Cómo realizar reclamos sobre el COVID-19 en los lugares de trabajo?

Los habitantes de Ontario que sospechen que se contagiaron de COVID-19 en el trabajo pueden presentar reclamos ante la Junta de Seguros y Seguridad en el Lugar de Trabajo, incluso sin un resultado positivo de una prueba de PCR, ahora que la herramienta de evaluación estándar de oro ya no está disponible para la mayoría de los residentes.


Kit de prueba rápida COVID-19.
Kit de prueba rápida COVID-19.

Sin embargo, un alto ejecutivo de la junta dijo que las personas aún deben intentar obtener una opinión médica o una prueba rápida para confirmar su infección.


“Nuestro enfoque no ha cambiado demasiado”, dijo Scott Bujeya, director de operaciones de la junta, que apoya a las personas lesionadas en el trabajo. “La recopilación de información que estamos haciendo es muy similar a lo que habríamos estado haciendo antes de Ómicron”.

La provincia anunció a fines del año pasado que limitaba el acceso a las pruebas PCR a ciertos grupos de alto riesgo ante un aumento masivo de casos de la variante Ómicron.


Bujeya dijo en una entrevista que aquellos que intentan presentar reclamos al WSIB relacionados con COVID-19 no tendrían suerte sin una prueba rápida o una nota del médico; pero la junta "sin duda los alentaría" a hablar con un profesional médico a través de una cita virtual o telefónica previa.


Si eso no es posible, se considerarán otros factores al investigar un reclamo, dijo Bujeya. Por ejemplo, los investigadores observarán si el lugar de trabajo se considera de alto riesgo, si otros trabajadores se han enfermado con COVID-19 o si los miembros del hogar del individuo también se han enfermado. El proceso también implica obtener declaraciones del trabajador y del empleador.


“Alentamos a cualquiera que crea que podría haber contraído COVID-19 en el trabajo a que presente un reclamo con nosotros y luego nos permita hacer las consultas apropiadas para establecer si ese es realmente el caso”, dijo.

La junta ha permitido 31.363 reclamos relacionados con COVID-19 desde que comenzó la pandemia y ha negado 2.257 reclamos. Casi un tercio de los reclamos permitidos provienen de hogares de ancianos y otros entornos de atención residencial. Los hospitales, la agricultura y los lugares de trabajo manufactureros también representan una gran parte del total.


Había 5.265 reclamaciones pendientes al 21 de enero.


Bujeya dijo que la junta compensa a las personas por salarios perdidos y les ayuda a acceder al tratamiento. Por lo general, las personas infectadas con COVID-19 en el trabajo han regresado a sus labores dentro del rango de 30 días, dijo, aunque algunas han requerido apoyo por más tiempo.


Sin embargo, ha habido nuevas preocupaciones sobre cómo funcionará el proceso de reclamos, ahora que muchas personas no pueden confirmar que tenían el virus y mucho menos dónde lo contrajeron.


Los principales funcionarios de salud pública han dicho que las personas con síntomas comunes deben asumir que tienen el virus y aislarse en lugar de buscar pruebas; ya que la capacidad de la realización de estos exámenes se ha visto afectada debido a la rápida propagación de Ómicron.


Bujeya dijo que la junta aún recibe reclamos de personas que confirmaron sus infecciones antes o que trabajan en trabajos como atención a largo plazo donde las pruebas de PCR todavía están disponibles.


Todavía no ha habido muchos reclamos de personas que no han podido acceder a las pruebas; pero Bujeya dijo que eso puede tener que ver con un retraso ya que la provincia cambió su estrategia de pruebas a fines del mes pasado.


El fenómeno conocido como COVID-19 prolongado, en el que las personas experimentan síntomas posteriores a la COVID-19 durante semanas o meses después de una infección, tampoco ha aparecido ampliamente en el sistema del WSIB, dijo Bujeya; pero agregó que las personas que tienen complicaciones prolongadas pueden regresar para recibir asistencia en una fecha futura una vez que su reclamo esté en el sistema.


“Si alguien no presentó un reclamo, claramente sería más difícil en el futuro”, dijo.

Michael Hurley, presidente de la rama del sindicato de empleados del sector público del Consejo de Sindicatos de Hospitales de Ontario, dijo que los trabajadores ya han tenido reclamos impugnados porque sus empleadores negaron haber contraído COVID-19 en el trabajo.


Dijo que el sindicato ha estado abogando por una presunción automática de que los trabajadores de la salud con COVID-19 contrajeron el virus en el trabajo.


“Lo más probable es que lo hayan contraído en el centro de atención a largo plazo en el que trabajan o en el hospital en donde laboran y eso debe reconocerse si hay algún problema con las pruebas”, dijo.

Dijo que la misma presunción debería aplicarse a cualquiera que trabaje directamente con el público, como en escuelas, supermercados o farmacias, especialmente ahora que el virus está más extendido que nunca y la provincia ha acortado el período recomendado de aislamiento posterior a la infección.


“Creo que sería razonable”, dijo, y señaló que no todos los trabajadores de primera línea tienen acceso a equipos de protección de la más alta calidad u otras medidas de seguridad durante sus turnos. “Eres vulnerable y no son mecanismos perfectos”.


ARTÍCULO POR: HOLLY MCKENZIE-SUTTER

FOTOGRAFÍA: TONY FERA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL

88 views0 comments