¿Cómo y cuándo terminará la pandemia ahora que Ómicron predomina?

Las pandemias terminan eventualmente, incluso si la variante Ómicron está complicando la pregunta de cuándo terminará esta que estamos experimentando. Pero no será como encender un interruptor de luz: el mundo tendrá que aprender a coexistir con un virus, que seguramente no va a desaparecer del todo.


La gente espera en la fila en un sitio de prueba de COVID-19 en Times Square de Nueva York el 13 de diciembre de 2021.
La gente espera en la fila en un sitio de prueba de COVID-19 en Times Square de Nueva York el 13 de diciembre de 2021.

La cepa ultracontagiosa llamada Ómicron está llevando los casos a niveles sin precedentes y provocando el caos mientras un mundo exhausto lucha, una vez más, para detener la propagación del COVID-19; pero esta vez, no partimos de cero.


Las vacunas ofrecen una gran protección contra enfermedades graves, incluso cuando no siempre logran prevenir una infección leve. Ómicron no parece ser tan mortal como algunas variantes anteriores y aquellos que sobreviven tendrán una protección renovada contra otras formas del virus que todavía están circulando, y tal vez la próxima variante mutante que emerja más adelante.


La variante más nueva es una advertencia sobre lo que seguirá sucediendo "a menos de que nos tomemos en serio el final del juego", dijo el Dr. Albert Ko, especialista en enfermedades infecciosas de la Escuela de Salud Pública de Yale.


"Ciertamente, el COVID-19 estará con nosotros para siempre", agregó Ko. "Nunca podremos erradicar o eliminar al COVID-19, así que tenemos que identificar nuestros objetivos".

En algún momento, la Organización Mundial de la Salud determinará cuándo suficientes países hayan reprimido sus casos de COVID-19 a un punto deseado, o al menos, disminuido sus hospitalizaciones y muertes, para declarar oficialmente terminada la pandemia. Aún no está claro exactamente cuál será ese umbral.


Incluso cuando eso suceda, algunas partes del mundo seguirán teniendo dificultades, especialmente los países de bajos ingresos que carecen de suficientes vacunas o tratamientos, mientras que otras pasarán más fácilmente a lo que los científicos llaman un estado "endémico".


Son distinciones difusas, dijo el experto en enfermedades infecciosas Stephen Kissler de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard. Él define el período endémico como alcanzar "algún tipo de estado estable aceptable" para hacer frente al COVID-19.


La crisis de Ómicron muestra que aún no hemos llegado a ese punto; pero "creo que llegaremos a unas circunstancias en las que el SARS-CoV-2 será endémico, al igual que la gripe actualmente", dijo.


En comparación, COVID-19 ha matado a más de 800.000 estadounidenses en dos años, mientras que la gripe generalmente mata entre 12.000 y 52.000 al año.


Exactamente cuántas enfermedades y muerte continuas por COVID-19 soportará el mundo, es en gran medida una cuestión social, no científica.


"No vamos a retroceder a un punto en el que nos sintamos nuevamente en el 2019", dijo el Dr. Amesh Adalja, investigador principal del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud. "Tenemos que hacer que la gente piense en la tolerancia al riesgo".

El Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de EE. UU., está mirando hacia el futuro para controlar el virus de una manera "que no perturbe a la sociedad, ni a la economía". Y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades simplemente redujeron a cinco días el tiempo que las personas con COVID-19 deben permanecer aisladas para no enfermar a otras personas; diciendo que está claro que son más contagiosas al principio.


India ofrece una idea de cómo es llegar a un nivel estable con el COVID-19. Hasta hace poco, los casos reportados diariamente se habían mantenido por debajo de 10.000 durante seis meses; pero solo después de un costo en vidas "demasiado traumático para calcular" causado por la variante Delta anterior, dijo el Dr. T. Jacob John, exjefe de virología del Christian Medical College en el sur de la India.


Ómicron ahora está impulsando un aumento en los casos nuevamente y en enero el país lanzará refuerzos de vacunas para los trabajadores de primera línea. Pero John dijo que otras enfermedades endémicas, como la gripe y el sarampión, causan brotes periódicamente y que el coronavirus continuará brotando de vez en cuando incluso después de que Ómicron pase.


Ómicron está tan enormemente mutado que se está escapando de la protección de las vacunas o de una infección previa; pero el Dr. William Moss, de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, espera que "este virus alcance el máximo" en su capacidad para realizar grandes saltos evolutivos. "No veo esto como una especie de ciclo interminable de nuevas variantes".


Un futuro posible que muchos expertos ven es el siguiente: en el período posterior a la pandemia, el virus causará resfriados para algunos y enfermedades más graves para otros, según su salud general, el estado de la vacuna y las infecciones previas. Las mutaciones continuarán y eventualmente podrían requerir refuerzos de vez en cuando que se actualizan para adaptarse mejor a las nuevas variantes.


Pero los sistemas inmunológicos humanos seguirán mejorando para reconocer y defenderse. El inmunólogo Ali Ellebedy de la Universidad de Washington en St. Louis encuentra esperanza en la asombrosa capacidad del cuerpo para recordar los gérmenes que ha visto antes y crear defensas multicapa.


Las células B de memoria son una de esas capas, células que viven durante años en la médula ósea, listas para entrar en acción y producir más anticuerpos cuando sea necesario. Pero primero, esas células de memoria se entrenan en campos de entrenamiento del sistema inmunológico llamados centros germinales, aprendiendo a hacer más que simplemente hacer copias de sus anticuerpos originales.


En un nuevo estudio, el equipo de Ellebedy encontró que las vacunas de Pfizer aceleran las "células T auxiliares" que actúan como sargento de instrucción en esos campos de entrenamiento, impulsando la producción de anticuerpos más diversos y más fuertes que pueden funcionar incluso si el virus cambia nuevamente.


Ellebedy dijo que la inmunidad de la población de referencia ha mejorado tanto que incluso cuando las infecciones de avance inevitablemente continúan, habrá una disminución en las enfermedades graves, las hospitalizaciones y las muertes, independientemente de la siguiente variante.


“No somos la misma población que éramos en diciembre de 2019”, dijo. "Es un terreno diferente ahora".

Piense en un incendio forestal arrasando un bosque después de una sequía, dijo. Eso fue en 2020. Ahora, incluso con Ómicron, "no es tierra completamente seca", pero lo suficientemente húmeda para "hacer que el fuego fuera más difícil de propagar".


Él prevé un día en el que alguien contraiga una infección por coronavirus, se quede en casa dos o tres días “y luego siga adelante. Con suerte, ese será el final".



ARTÍCULO POR: LAURA NEERGAARD Y CARLA K. JOHNSON

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19

197 views0 comments