Caminata "Justicia para Joyce" en Toronto

Los manifestantes de Not Another Black Life encabezaron una marcha a lo largo de University Avenue en el centro de Toronto el domingo, exigiendo justicia para Joyce.


Los manifestantes caminan por el distrito hospitalario en el centro de Toronto exigiendo #JusticeForJoyce
Los manifestantes caminan por el distrito hospitalario en el centro de Toronto exigiendo #JusticeForJoyce.

Joyce Echaquan, una indígena de 37 años y madre de siete hijos, murió poco después de filmarse a sí misma desde su cama de hospital en Joliette, Que., a unos 70 kilómetros al norte de Montreal, el lunes pasado mientras se encontraba en clara angustia y suplicaba ayuda.


En el video se puede escuchar al personal del hospital haciendo comentarios despectivos sobre Echaquan, incluso llamarla estúpida y decir que estaría mejor muerta.


El video se volvió viral después de su muerte y generó una indignación generalizada, lo que provocó varias investigaciones y llevó a la familia de Echaquan a iniciar una demanda contra el hospital donde murió.


El forense jefe de Quebec dijo el sábado por la noche que se iniciará una investigación pública sobre su muerte lo antes posible tras una solicitud formal de la ministra de Seguridad Pública de Quebec, Genevieve Guilbault.


La oficina del forense dijo que la investigación pública buscará examinar la causa y las circunstancias que rodearon su muerte, y hará recomendaciones para prevenir incidentes similares en el futuro.


El premier de Quebec, Francois Legault, hizo referencia a la muerte de Echaquan en un comunicado del domingo que marca el día anual en conmemoración de las mujeres indígenas desaparecidas y asesinadas en Canadá.


“Se produce solo unos días después de un hecho que nos conmocionó profundamente a todos: la muerte de Joyce Echaquan y el racismo al que fue sometida”, escribió Legault en una publicación en Facebook. "Le hemos pedido al forense una investigación pública para arrojar luz sobre esta tragedia".

Legault ha sido criticado por no reconocer la existencia de racismo sistémico en la provincia.



Los familiares de Echaquan y miembros de la comunidad Atikamekw de Manawan, Que., a unos 200 km al norte de Joliette, dieron la bienvenida a la investigación judicial pendiente.


“Todos los días en Quebec y Canadá, hombres, mujeres y niños indígenas son víctimas del desprecio y el racismo en el sistema de salud”, dijeron miembros de la familia y la comunidad en un comunicado emitido horas después del anuncio de Descary. "El caso de Joyce Echaquan en el Hospital Joliette ciertamente no es único, sino más bien la punta del iceberg. La investigación pública debe proporcionar respuestas que iniciarán un cambio en la forma en que se prestan los servicios de salud a los pueblos indígenas".

Llamamientos similares a la reforma resonaron en las calles de Montreal el sábado cuando multitudes de manifestantes realizaron una manifestación para expresar su apoyo a la familia de Echaquan y expresar sus preocupaciones sobre el racismo sistémico en el sistema de atención médica.



FOTOGRAFÍA: DAN BERRY

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL