Canadá anuncia sanciones más fuertes tras ataque de Rusia a Ucrania

La conmoción y el horror se convirtieron en ira el jueves cuando Canadá y sus aliados respondieron a la invasión sin precedentes de Rusia a Ucrania con una lluvia de nuevas sanciones contra la economía rusa y sus líderes que esperaban evitar una guerra.


Canadá anuncia sanciones más fuertes tras ataque de Rusia a Ucrania.
Canadá anuncia sanciones más fuertes tras ataque de Rusia a Ucrania.

Sin embargo, después de haber advertido al presidente ruso, Vladimir Putin, durante semanas de que recibiría tal castigo si atacaba a Ucrania, aún seguía siendo incierto si se daría una confrontación armada que podría llegar a cambiar el mundo.


El primer ministro Justin Trudeau anunció la respuesta de Canadá a la invasión de Rusia en una conferencia de prensa a primera hora de la tarde en Ottawa, horas después de que los primeros misiles rusos comenzaran a llover sobre ciudades de Ucrania y las tropas comenzaran a cruzar la frontera.


El primer ministro acusó a Putin de provocar la mayor amenaza a la estabilidad europea desde la Segunda Guerra Mundial y dijo que la invasión de Ucrania representaba un ataque a la democracia, el derecho internacional, los derechos humanos y la libertad.


“Las acciones de Rusia se oponen directamente a los principios democráticos que generaciones de canadienses han luchado por proteger”, dijo un Trudeau de aspecto decidido a los canadienses durante una conferencia de prensa frente al Parlamento. “Las democracias y los líderes democráticos de todo el mundo deben unirse para defender estos principios y oponerse firmemente al autoritarismo”. “El descarado desprecio del presidente Putin por el derecho internacional, la democracia y la vida humana es una enorme amenaza para la seguridad y la paz en todo el mundo”.

La invasión del jueves estuvo precedida por una concentración militar rusa en torno a Ucrania seguida de semanas de diálogo y advertencias de Trudeau, el presidente estadounidense Joe Biden y los líderes europeos sobre sanciones devastadoras si Putin ordenaba una invasión.


Cuando, según se informa, los paracaidistas rusos tomaron el control de un aeropuerto a solo kilómetros de la capital ucraniana, Kiev, y más tropas rusas ingresaron al país después de que un bombardeo de misiles a primera hora de la mañana del jueves golpeara sitios en Ucrania, se dieron a conocer las sanciones.


Cincuenta y ocho personas y entidades relacionadas con Rusia, incluidos líderes políticos clave, oligarcas y sus familias, así como la organización paramilitar conocida como Grupo Wagner, están siendo sancionadas por Canadá, junto con varios bancos rusos importantes.


También en la lista hay miembros de la seguridad rusa, incluidos ministros clave del gabinete cercanos a Putin.


Canadá también está cancelando los permisos de exportación existentes para Rusia. La ministra de Relaciones Exteriores, Melanie Joly, quien anteriormente convocó al embajador de Rusia para una reprimenda en Asuntos Globales de Canadá, estimó que los permisos ascendieron a $ 700 millones en comercio.


“Estas sanciones son de gran alcance”, dijo Trudeau, quien horas antes se reunió con otros líderes del G7. “Impondrán costos severos a las élites rusas cómplices y limitarán la capacidad del presidente Putin para continuar financiando esta invasión injustificada”.



Canadá no estuvo solo al anunciar nuevas sanciones el jueves; ya que Biden y los líderes europeos también se movieron para estrangular la capacidad financiera de Rusia para hacer la guerra mientras castigaban a Putin y su círculo íntimo.


En el momento más serio de su mandato en la Casa Blanca hasta el momento, Biden insistió el jueves en que el mundo estaba unido en su oposición a Putin y su “agresión abierta” mientras detallaba más sanciones.


“Quiero ser claro: Estados Unidos no está haciendo esto solo”, dijo, describiendo una amplia coalición de socios internacionales que comprende más de la mitad de la economía mundial, incluido Canadá.

También reconoció el impacto económico potencial en EE. UU., que ya se está recuperando de las presiones inflacionarias y las interrupciones en la cadena de suministro provocadas por la pandemia del COVID-19; pero subrayó la importancia de que todos endurezcan su determinación.


“Sé que esto es difícil y que los estadounidenses ya están sufriendo. Haré todo lo que esté a mi alcance para limitar el dolor que siente el pueblo estadounidense en los distribuidores de gasolina”, dijo. “Pero esta agresión no puede quedar sin respuesta. Si lo hiciera, las consecuencias para Estados Unidos serían mucho peores. Estados Unidos se enfrenta a "los matones". Defendamos la libertad. Esto es lo que somos."

La viceprimera ministra Chrystia Freeland, de ascendencia ucraniana, habló directamente con los ucranianos y rusos promedio en sus propios idiomas, asegurando al primero que no fueron olvidados y diciéndole al segundo que la lucha de Canadá no está con ellos.


“Ucrania aún no está muerta”, dijo Freeland en ucraniano antes de cambiar al ruso y decir: “Nuestra disputa no es con el pueblo ruso, es con el presidente Putin y quienes lo rodean que han tomado la decisión de amenazar una democracia soberana”.

Freeland reconoció más tarde que el jueves pudo haber marcado el comienzo de una era nueva y más peligrosa en la que se descartaron las reglas y normas establecidas después de la Segunda Guerra Mundial que describen cómo deben actuar y comportarse los países.


En una rara muestra de unidad, los líderes políticos de Canadá dejaron de lado sus diferencias para condenar las acciones de Putin y expresar su apoyo a Ucrania, incluida la líder conservadora interina Candice Bergen, el líder del NDP Jagmeet Singh y el premier de Ontario, Doug Ford.


“La despreciable agresión e invasión de Ucrania por parte de Putin es inaceptable”, dijo Bergen en un comunicado. “Su ataque contra el pueblo ucraniano y su gobierno elegido democráticamente es despreciable”.

Singh pidió al gobierno que imponga de inmediato sanciones económicas severas “donde más le duele a Putin”, incluso apuntando a los oligarcas rusos que lo apoyan y expulsando a Rusia del sistema bancario mundial.


El Congreso Canadiense Ucraniano, que representa a 1,3 millones de canadienses de ascendencia ucraniana, hizo eco de ese llamado para que Rusia sea expulsada del sistema bancario como parte de las sanciones económicas “devastadoras”.


“Ucrania necesita armas para defenderse en este momento”, agregó el director ejecutivo de la UCC, Ihor Michalchyshyn, en un comunicado. “Lo más importante es que necesitan sistemas antiaéreos como misiles Stinger y otros sistemas de defensa aérea y naval”.

Mientras tanto, el encargado de negocios de Ucrania, Andrii Bukvych, instó a romper las relaciones diplomáticas con Rusia y a que la OTAN imponga una zona de exclusión aérea sobre su país para evitar los bombardeos aéreos rusos.


“Entendemos que habrá un alto costo para la economía mundial al liberar las economías occidentales para disuadir a Rusia y por apoyar a Ucrania”, agregó el enviado ucraniano. “Pero creo que este número de víctimas es aún mucho menor que tener la Tercera Guerra Mundial, que inevitablemente tendrá lugar a menos que se detenga a Putin en Ucrania”.

Sin embargo, a pesar de lo que está en juego y de la unidad, Canadá y la OTAN han dejado en claro que no tienen planes de enviar tropas a Ucrania para luchar contra Rusia. En cambio, han reforzado la presencia de la alianza militar en Europa del Este en caso de que el conflicto se extienda más allá de Ucrania.


Biden dejó muy claro el jueves que, si bien se han desplegado fuerzas estadounidenses para respaldar a las fuerzas de la OTAN en la zona, Estados Unidos no enviaría tropas para enfrentarse directamente a los ejércitos de Putin.


La ministra de Defensa, Anita Anand, dijo que 3.400 miembros de las Fuerzas Armadas canadienses están en espera en caso de que necesiten desplegarse rápidamente. Esas fuerzas se suman a las 460 tropas adicionales prometidas a las operaciones de la OTAN en Europa a principios de esta semana.


Mientras tanto, Trudeau anunció que Canadá ha hecho arreglos para el paso seguro de los ciudadanos canadienses, los residentes permanentes y sus familias que aún se encuentran en Ucrania a través de las fronteras terrestres con Polonia, Eslovaquia, Hungría, Rumania y Moldavia.


El gobierno federal priorizará las solicitudes de inmigración para los ucranianos que quieran venir a Canadá y está lanzando una línea telefónica dedicada para cualquier persona que tenga preguntas urgentes sobre la emigración de Ucrania, agregó.



FOTOGRAFÍA: TWITTER / @JUSTINTRUDEAU

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

22 views0 comments