• Eliana González

Canadá dona 13 millones de dosis de vacunas COVID-19 a países de bajos recursos

Estado en la cumbre del G7, el primer ministro Justin Trudeau prometió 13 millones de vacunas para ayudar al mundo a inmunizarse contra el COVID-19. Estas dosis son excedentes del suministro actual del país.


Canadá dona 13 millones de dosis de vacunas COVID-19 a países de bajos recursos.
Canadá dona 13 millones de dosis de vacunas COVID-19 a países de bajos recursos.

Canadá dijo anteriormente que ofrecería hasta 100 millones de dosis de vacunas para ayudar a los países más pobres a combatir la pandemia mundial; pero fue el único país del G7 que no dijo cuántas de ellas serían inyecciones reales en lugar de dinero.


Trudeau dijo el domingo que además de los 13 millones de inyecciones que consideró como excedentes de su suministro, Canadá pagó la compra y distribución de 87 millones de dosis a través de dinero ya enviado al ACT-Accelerator, un programa global para asegurarse de que todo el mundo tenga acceso a pruebas, tratamientos y vacunas COVID-19.


El primer ministro dijo a los reporteros durante una conferencia de prensa de clausura que algunas de las dosis prometidas ya están en camino a los países que están rezagados en el esfuerzo mundial de inmunización; pero no llegó a decir cuándo llegaría el resto.


"Varias de estas dosis están en camino mientras hablamos, habrá más en los próximos meses", dijo Trudeau. "Vamos a poder compartir con todo el mundo a medida que veamos que los canadienses se vacunan a niveles cada vez más altos y simplemente no necesitamos esas dosis".

Más tarde, la Oficina del Primer Ministro proporcionó un desglose que muestra que más de siete millones de las dosis donadas son de la empresa farmacéutica Novavax, cuya vacuna permanece en ensayos clínicos y aún no ha sido aprobada para su uso en Canadá.


El mes pasado, la compañía dijo que esperaba comenzar a administrar dosis en el tercer trimestre de 2021. El resto son dosis de Oxford-AstraZeneca e inyecciones de Johnson & Johnson que Canadá compró a través de COVAX, una iniciativa internacional de intercambio de vacunas.


Canadá ha sido criticado por ser el único país del G7 que toma y usa dosis provenientes de COVAX.


El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, inició la cumbre anunciando el compromiso de compartir 500 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus con el mundo. En total, los líderes del G7 confirmaron su intención de donar más de mil millones de dosis a países de bajos ingresos durante el próximo año. Este compromiso está muy por debajo de las 11 mil millones de dosis que la Organización Mundial de la Salud dijo que se necesitan para vacunar al menos al 70 por ciento de la población mundial y realmente poner fin a la pandemia.


Trudeau enfatizó que la donación no afectaría los propios esfuerzos de vacunación de Canadá, que se han incrementado en los últimos meses con la entrega de inyecciones de Pfizer-BioNTech y, en menor grado, de Moderna. Dijo que además de enviar vacunas, Canadá ya ha gastado $ 2.5 mil millones en ayuda internacional para combatir el COVID-19.


Si bien la pandemia ocupó un lugar destacado en las discusiones de los líderes del G7 y las promesas de Canadá posteriores a la cumbre, la espinosa cuestión de cómo manejar la creciente competencia y agresión de China también fue una prioridad durante el fin de semana.


Los líderes del G7 presentaron un plan de infraestructura llamado “Build Back Better for the World", que busca invertir cientos de miles de millones de dólares junto con el sector privado mientras las naciones se adhieren a los estándares climáticos y las prácticas laborales.


Este plan está diseñado para competir con “Belt and Road Initiative”, una iniciativa de China, que lanzó una red de proyectos en grandes partes del mundo, principalmente Asia y África. Los críticos dicen que los proyectos de China a menudo crean una deuda masiva y exponen a las naciones a la influencia indebida de Beijing.


Trudeau no mencionó explícitamente la nueva iniciativa o el trato de China a las minorías étnicas como los musulmanes uigures, temas tratados durante la cumbre; pero agradeció a sus compañeros líderes del G7 por apoyar las solicitudes de Canadá para la liberación inmediata de Michael Kovrig y Michael Spavor. El comunicado oficial posterior a la cumbre de todos los líderes condenó la práctica de detenciones arbitrarias en China; pero no mencionó específicamente a los canadienses.


"Lo que les ha sucedido a los dos Michaels no debería haber sucedido y de hecho podría suceder en cualquier país del mundo", dijo Trudeau. "El uso de la detención arbitraria y la diplomacia coercitiva por parte de China es una preocupación para todos nosotros".

Beijing detuvo a los dos canadienses días después del arresto de la ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou, en el aeropuerto de Vancouver por una solicitud de extradición de Estados Unidos.


Biden, que asistió a su primera cumbre del G7 como presidente, abogó para que la declaración conjunta de los líderes incluyera un lenguaje específico que criticara el uso del trabajo forzoso y otros abusos de los derechos humanos en China mientras trabajaba para presentar la rivalidad con Beijing como la competencia definitiva para el siglo XXI.


El comunicado final pidió otra investigación de la Organización Mundial de la Salud sobre los orígenes del COVID-19, instó a China a respetar los derechos humanos en Xinjiang y la democracia en Hong Kong, y expresó su preocupación por la agresión china en los mares del sur y este de China.


Canadá, el Reino Unido y Francia respaldaron en gran medida la posición de la administración Biden, mientras que Alemania, Italia y Europa mostraron dudas, según un funcionario de la administración que observó algunas de las conversaciones e informó a los periodistas bajo condición de anonimato.


Cuando se le preguntó si describiría a China como un adversario, Trudeau enfatizó la necesidad de trabajar con el país en desafíos globales como el cambio climático y al mismo tiempo reconocerlo como un competidor en el comercio y una fuente de preocupación cuando se trata de derechos humanos.


Los líderes de los países más ricos del mundo también acordaron respaldar un impuesto mínimo global de al menos el 15 por ciento para las corporaciones multinacionales. La decisión había sido ampliamente anticipada después de que los ministros de Finanzas, a principios de este mes, adoptaran el plan para evitar que las corporaciones usen paraísos fiscales para evitar impuestos y así privar a algunos países de los ingresos que tanto necesitan.



ARTÍCULO POR: STEPHANIE TAYLOR

FOTOGRAFÍA: FREEPIK

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL