Canadá ha desechado al menos un millón de dosis de vacuna contra el COVID-19

Una encuesta informal mostró que al menos un millón de dosis de la vacuna COVID-19 de Canadá se han desperdiciado.


Canadá ha desechado al menos un millón de dosis de vacuna contra el COVID-19, según una nueva encuesta.
Canadá ha desechado al menos un millón de dosis de vacuna contra el COVID-19, según una nueva encuesta.

The Canadian Press pidió a los ministerios de salud de todo el país que proporcionaran el número de cuántas dosis han tenido que ser eliminadas porque habían expirado o por otras razones.


No todos pudieron responder antes de la fecha límite. Algunas jurisdicciones, incluidas Yukón y la Isla del Príncipe Eduardo, solo proporcionaron la cantidad de dosis vencidas. Ontario se negó a proporcionar información.


La encuesta sugiere que se han desechado al menos 1'016.669 dosis desde que llegaron las vacunas en diciembre pasado. Eso es aproximadamente el 2,6 por ciento de todo el suministro entregado a las provincias y territorios que proporcionaron sus números.


Las dosis no utilizadas varían enormemente en Canadá. Alberta informó haber eliminado el 10 por ciento de sus dosis; Nueva Escocia 0,3 el por ciento.


Es de esperar algo de desperdicio; pero Canadá debería esforzarse por desechar la menor cantidad posible, dijo el Dr. Ross Upshur de la Escuela de Salud Pública Dalla Lana de Toronto y copresidente del grupo de trabajo de ética COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud.


Es difícil saber si Canadá está cumpliendo ese objetivo debido al intercambio de datos deficiente y la falta de transparencia, dijo Upshur.


“Parte de ese desperdicio podría deberse a rupturas de la cadena de frío (algunas vacunas deben mantenerse a bajas temperaturas), pero algunas podrían no llegar a ser usadas antes de su fecha de expiración. Es un tema complejo”, dijo Upshur.

Las provincias dieron varias razones para el desperdicio de dosis: desde viales o jeringas caídas, jeringas defectuosas o viales dañados, administración deficiente de la dosis y hasta dosis vencidas. Muchos no pudieron proporcionar un desglose completo.


Sin datos completos, es difícil saber si el suministro de vacunas de Canadá se está administrando de manera efectiva, dijo Upshur. Por ejemplo, solo algunas provincias podrían proporcionar la cantidad de dosis vencidas. En esas provincias y territorios, alrededor del 0,45 por ciento de sus vacunas tuvieron que desecharse debido a una fecha de caducidad: alrededor de 120.578 dosis.


“Desde un principio ético básico, uno quiere ser eficiente: nadie quiere que haya un desperdicio”, dijo Upshur. “Pero también hemos aprendido, por décadas y décadas de entrega de programas de vacunas, que el desperdicio es una realidad. "Un millón de dosis parece mucho... pero hay que preguntarse cuáles fueron los factores que llevaron al desperdicio de dichas vacunas".

Un portavoz del Departamento de Salud de Nunavut explicó que con poblaciones más pequeñas en algunas comunidades, a veces quedan dosis en viales que no se pueden guardar.


El Ministerio de Salud de Alberta dijo que el desperdicio se ha vuelto inevitable porque menos personas están llegando para recibir inyecciones.


A medida que las provincias comienzan a implementar sus programas de refuerzo para defenderse de las nuevas oleadas del COVID-19, la elegibilidad de la vacuna podría generar más desperdicio, dijo la Dra. Leyla Asadi, doctora en enfermedades infecciosas con sede en Edmonton.


“Si las dosis se descartan debido a la falta de elegibilidad o criterios estrictos, entonces eso es inapropiado, porque sabemos que a nivel mundial hay una gran escasez de vacunas. Cualquier dosis desperdiciada es bastante triste”, dijo Asadi.

Alberta continúa teniendo cientos de miles de dosis almacenadas, dijo, sin embargo, los farmacéuticos con los que ha hablado dicen que les han dicho que descarten las dosis en lugar de dar refuerzos a las personas no elegibles.


Asadi dijo que las provincias pueden prevenir el desperdicio ofreciendo inyecciones de refuerzo a cualquier persona de 18 años o más, de manera similar a lo que ha hecho Manitoba.


"Estamos en una situación extraña, porque hay personas en Alberta y otras provincias que quieren esa tercera dosis".

Adam Houston, que trabaja en políticas médicas para Médicos Sin Fronteras (Doctors Without Borders), dijo que el desperdicio de vacunas en Canadá es preocupante cuando el 47 por ciento de la población elegible del mundo, la mayoría en el África subsahariana, aún no ha recibido una primera dosis.


Canadá tiene una reserva de 6,5 millones de dosis y ha donado 6,4 millones de dosis a COVAX, una organización que trabaja para proporcionar vacunas COVID-19 a países de ingresos bajos y medianos.


"Una dosis en un congelador o en algún lugar que no le permita llegar al brazo de alguien y se acerque a la caducidad, es algo que no queramos ver en absoluto", dijo Houston. “Una dosis vencida es el peor escenario en una pandemia en la que muchas personas no tienen acceso a una primera dosis. "Eso ciertamente sugiere que Canadá podría estar haciendo más en este sentido".


ARTÍCULO POR: MICKEY DJURIC Y LAURA OSMAN

FOTOGRAFÍA: FREEPIK

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

9 views0 comments