Canadá logra 25 medallas en los Juegos Paralímpicos de Invierno en Beijing

El llama olímpica se extinguió el domingo en uno de los Juegos Paralímpicos de Invierno más formidables de la historia para el país, dos años después de la pandemia mundial de COVID-19 hiciera que llegar a los Juegos requiriera un esfuerzo sobrehumano.


ceremonia de clausura de los Juegos Paralímpicos de Invierno de 2022, el domingo 13 de marzo de 2022 en Beijing.
ceremonia de clausura de los Juegos Paralímpicos de Invierno de 2022, el domingo 13 de marzo de 2022 en Beijing.

Canadá produjo su segundo mejor desempeño en la historia de los Juegos Paralímpicos de Invierno, algo notable considerando los enormes obstáculos que planteó la pandemia.


El presidente del Comité Paralímpico Internacional, Andrew Parsons, pronunció un discurso sobre la unidad con la guerra que asola Ucrania y dijo: “Las diferencias aquí no nos dividieron.


“A través de esta unidad tenemos esperanza”, dijo. “Esperanzas de inclusión, esperanzas de armonía y, lo que es más importante, esperanzas de paz. La humanidad espera vivir en un mundo donde prevalezca el diálogo”.

La esquiadora alpina Mollie Jepsen llevó la bandera de Canadá a la ceremonia de clausura de la "Oda a la alegría" de Beethoven en el estadio Bird's Nest, calificándola como el "honor de su vida". La joven de 22 años de West Vancouver, BC, ganó la plata y el oro a pesar de correr con los ligamentos de la rodilla desgarrados, los cuales requerirán cirugía una vez que regrese a casa.


Los Juegos Paralímpicos de Beijing son los segundos juegos que se celebran durante la pandemia mundial. Los atletas canadienses enfrentaron algunos de los mayores obstáculos del mundo para llegar hasta allí, debido a las estrictas restricciones de viaje que limitaron las oportunidades para competir y los estrictos bloqueos que cerraron las instalaciones de entrenamiento.


Debido a ello, Canadá no fijó un objetivo de medallas para Beijing; ya que era demasiado difícil evaluar cómo se desempeñaría el equipo en comparación con el resto del mundo.


Pero coronado por una plata el domingo por el equipo de Para-hockey de Canadá y un bronce en el relevo mixto de esquí de fondo, ela delegación nacional se dirige a casa con 25 medallas: ocho de oro, seis de plata y 11 de bronce. Es el segundomejor total de medallas de invierno para Canadá después de las 28 clogradas hace cuatro años en Corea del Sur.


“Es un gran éxito en muchos niveles”, dijo el jefe de misión de Canadá, Josh Dueck. “Pienso en cada una de las actuaciones individuales que se han acumulado hasta ese momento. Y como en cualquier evento deprotivo como lo son los Juegos, hay momentos de gloria; como cuando vamos a la ceremonia del podio y escuchamos nuestro himno. Pero también están esos momentos en los que casi fallan o fallan por completo, los cuales también son importantes; porque todos se presentan y se apoyan unos a otros”.

El equipo nórdico de Canadá lideró el camino con 14 medallas. Brian McKeever, de 42 años de Canmore, Alta., culminó su espectacular carrera con tres medallas de oro. Tiene 16 victorias en su carrera, empatando a Gerd Schoenfelder de Alemania con la mayor cantidad de títulos por un Paralímpico de invierno masculino. Natalie Wilkie, una joven de 21 años de Salmon Arm, BC, esquió para obtener dos oros, además de una plata y un bronce, mientras que Mark Arendz de Hartsville, PEI, sumó un oro, una plata y dos bronces para sumar un total de 12 medallas en su carrera.


Desafíos únicos:


Al igual que los Juegos Paralímpicos de Verano seis meses antes, los Juegos de Invierno plantearon desafíos únicos en medio de estrictos protocolos pandémicos que significaban que no podían asistir amigos ni familiares.


Todos los participantes fueron evaluados diariamente, mientras que el acceso en el sistema de "bucle cerrado" se limitó a hoteles, lugares y centros de medios.


“Lo que pienso más que el recuento de medallas aquí es cómo, debido a los tiempos únicos en los que estamos, sin amigos ni familiares, y todas las demás tensiones, se ha forjado al equipo de una manera que tal vez nunca antes había sido”. dijo Dueck, tres veces medallista paralímpico en esquí sentado. “Hemos tenido que depender unos de otros de maneras nunca antes vistas”.

Los Juegos comenzaron con un apasionado llamado a la paz después de que Rusia, con la ayuda de Bielorrusia, invadiera Ucrania apenas ocho días antes.


Las delegaciones de Rusia y Bielorrusia, que inicialmente tenían permitido competir, fueron prohibidas en una reversión sin precedentes por parte del Comité Paralímpico Internacional un día antes de la inauguración de los Juegos.


El equipo de Ucrania, de solo 20 atletas, logró la increíble cantidad de 29 medallas para terminar segundo detrás de las 61 del anfitrión China (18 de oro, 20 de plata y 23 de bronce), muchas de las cuales llegaron después de un angustioso viaje de cuatro días.


“Es una lección de humildad y es emocional”, dijo Dueck sobre la presencia de Ucrania en los Juegos. “Es difícil saber que estamos emocionados de volver a casa con nuestra familia y saber que es posible que no tengan un hogar al que ir o que su familia ya no esté allí. Entonces, cuando vemos la intensidad y la ferocidad con la que compiten, porque están compitiendo con todo su corazón y de maneras que tal vez ni siquiera entendamos, es difícil de comprender. Es difícil de describir. Es poderoso y muy aleccionador estar en presencia de personas que están pasando por tales dificultades que no creo que ninguno de nosotros entienda realmente cuán desafiante y horrible debe ser”.

Parsons, quien hizo una apasionada súplica por la paz en la ceremonia de apertura el 4 de marzo, gran parte de la cual fue censurada en la transmisión estatal de China, fue más sutil el domingo.


“Prometieron algo simple, seguro y espléndido”, dijo al comité organizador de Beijing. “Y lograron algo impresionante, seguro y espectacular”.

A los casi 600 atletas de 46 países, les dijo: “Durante los momentos más oscuros, sus actuaciones brillaron intensamente. En lugar de confiar en la historia, ustedes la crearon. Sobre el hielo y la nieve, produjeron momentos de magia y momentos para saborear. Ante la adversidad, mostraron fortaleza en la diversidad”.


Exhibiendo la excelencia canadiense:


La Gobernadora General Mary Simon agradeció al equipo de Canadá de 48 atletas más cuatro guías por “mostrar la excelencia canadiense al mundo”.


“Los Juegos Paralímpicos apelan a lo mejor de nosotros. La dedicación que se requiere para convertirse en atleta paralímpico requiere nada menos que un esfuerzo constante durante toda la vida. Persistir a través de lesiones, contratiempos, pérdida de motivación y muchas otras dificultades”, dijo Simon en un comunicado. "Esta actitud representa el espíritu de ajuinnata, una frase inuktitut que significa, entre otras cosas, ¡no rendirse nunca! Los atletas paralímpicos son ejemplos brillantes de este concepto. Su perseverancia y arduo trabajo nos recuerda a todos nuestra capacidad potencial para convertir la adversidad en fortaleza”.

Los Juegos Paralímpicos pusieron fin a una racha de casi seis semanas de deportes internacionales en la capital china que comenzó con la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno el 4 de febrero.


También pone fin a una racha de Asia al albergar cuatro de los últimos ocho Juegos Olímpicos y Paralímpicos, comenzando con los Juegos de Verano de Beijing en el 2008.


Los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Verano son en 2024 en París, seguidos de los Juegos de Invierno en Milán-Cortina, Italia en el 2026.



ARTÍCULO POR: LORI EWING

FOTOGRAFÍA: SHUJI KAJIYAMA EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN DEPORTIVA

9 views0 comments