Canadá necesita un sistema de detección de COVID-19 más fuerte, dicen los expertos

Los expertos dicen que Canadá necesita desarrollar un sistema sólido para detectar la actividad del COVID-19 en ausencia de pruebas de PCR a gran escala.


Investigadores de la Universidad de Calgary verifican el equipo de monitoreo mientras rastrean rastros de COVID-19 en el sistema de aguas residuales en Calgary, Alta., miércoles 14 de julio de 2021.
Investigadores de la Universidad de Calgary verifican el equipo de monitoreo mientras rastrean rastros de COVID-19 en el sistema de aguas residuales en Calgary, Alta., miércoles 14 de julio de 2021.

Desde el inicio de la variante Ómicron, las provincias y territorios han reducido el acceso a las pruebas de PCR de referencia, citando la falta de capacidad para satisfacer la demanda y la necesidad de liberar recursos de atención médica.


Desde entonces, muchas personas han confiado en los resultados de las pruebas rápidas de antígenos; pero no son tan confiables para detectar la variante de Ómicron o informar y rastrear como lo son las pruebas de PCR.


Los expertos dicen que debe haber una mejor manera de informar a las personas sobre la actividad del COVID-19 en sus comunidades.


La Dra. Caroline Colijn, matemática y epidemióloga de la Universidad Simon Fraser, dijo que actualmente hay “demasiadas infecciones” en Canadá para ampliar el acceso a las pruebas de PCR a todos para conocer la verdadera cantidad de infecciones.


Ella dijo que también se podrían usar programas más sólidos para detectar otros tipos de infecciones respiratorias.

“Y sospecho que están en desarrollo, pero hasta que se desarrollen, implementen y los resultados estén disponibles públicamente, las personas tendrán problemas para descubrir cuáles son los riesgos en su grupo social, en su comunidad y en su lugar de trabajo”, dijo. “Entonces tendrán problemas para tener la información necesaria para tomar sus propias decisiones”.

Colijn dijo que los datos de aguas residuales son una fuente de información realmente importante que se puede compartir públicamente sin comprometer los datos médicos privados de nadie y puede ayudar a las comunidades a comprender la prevalencia del COVID-19; pero que al igual que la PCR y las pruebas rápidas, tiene sus limitaciones.


Señaló que hay numerosos factores que podrían cambiar las señales de las aguas residuales, como la lluvia, la temperatura y diferentes variantes que dejan diferentes cantidades de secuencias en el agua, lo que resulta en estimaciones de casos de COVID-19 menos precisas.


Colijn dijo que anticipa un sistema integrado que incorporaría datos de aguas residuales, junto con PCR y resultados de pruebas rápidas, de una manera en la que se genere una imagen más precisa de cuánto COVID-19 hay en una población e informar a las personas sobre el riesgo de contraer el virus.


“Entonces, debemos pensar en cómo obtener muestras representativas y cómo comprender cuántas infecciones hay”, dijo.

Análisis de las aguas residuales de COVID-19 en toda la provincia de Ontario es una media ponderada de concentraciones estandarizadas y normalizadas por biomarcadores de copias del gen SARS-CoV-2 en 103 plantas de tratamiento de aguas residuales, estaciones de bombeo y alcantarillas en las 34 unidades de salud pública.
La señal de las aguas residuales de COVID-19 en toda la provincia de Ontario es una media ponderada de concentraciones estandarizadas y normalizadas por biomarcadores de copias del gen SARS-CoV-2 en 103 plantas de tratamiento de aguas residuales, estaciones de bombeo y alcantarillas en las 34 unidades de salud pública.

El Dr. Dan Gregson, médico de enfermedades infecciosas y microbiólogo médico de la Universidad de Calgary, dijo que sería razonable expandir el acceso a las pruebas de PCR a ciertos entornos, como escuelas y hogares de cuidado a largo plazo en caso de un brote, para que puedan tomar una decisión sobre si cerrar esas instituciones para evitar una mayor transmisión.


Sin embargo, dijo que la persona promedio puede confiar en los datos de aguas residuales para evaluar el riesgo de contraer COVID-19 en su comunidad; ya que es "mucho más rentable" y "nos brinda información similar" a la prueba PCR.


El Dr. Peter Juni, director científico de la Mesa Asesora Científica COVID-19 de Ontario, dijo que "probablemente no sea sostenible" expandir nuevamente el acceso a las pruebas de PCR a todas las personas sintomáticas debido al alto costo de las pruebas.


Juni señaló que cuando las pruebas de PCR estaban disponibles para todos los residentes de Ontario, solo se detectaban entre el 30 y el 45 por ciento de las infecciones porque no todas las personas con el virus se hacían la prueba. Algunos pueden haber sido asintomáticos, mientras que otros pueden no haber tenido tiempo de hacerse la prueba, y es posible que otros no se hayan hecho la prueba lo suficientemente temprano.


En cuanto a las pruebas rápidas de antígeno disponibles en Canadá, dijo que han mostrado un "rendimiento de prueba más bajo" cuando se trata de detectar la variante Ómicron.


Lo que se necesita es un sistema de detección de COVID-19 que pueda usar una muestra aleatoria en una población “para tratar de comprender qué está sucediendo realmente y qué se puede aumentar si es necesario”, dijo Juni.


“Si vemos en las aguas residuales, por ejemplo, que las infecciones comienzan a aumentar, (entonces) realmente podremos activar el sistema o extenderlo un poco, pero será solo un sistema de vigilancia que nos brinde suficiente conocimiento de la situación”.


FOTOGRAFÍA: NOUSHIN ZIAFATI

FOTOGRAFÍA: JEFF MCINTOSH EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

15 views0 comments