Canadá obtuvo 21 medallas en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020

La llama olímpica se apagó el domingo en Tokio para poner fin a los Juegos Paralímpicos más singulares de la historia.



Con la nadadora Aurelie Rivard y el corredor en silla de ruedas Brent Lakatos liderando la premiación, Canadá obtuvo 21 medallas en Tokio, incluidas cinco de oro; ocho menos de las que ganó el equipo canadiense hace cinco años en Río.


Con el enfoque cuidadoso de Canadá frente a la pandemia del COVID-19, que dificultó el entrenamiento e hizo que la competencia fuera casi imposible durante el último año y medio, Canadá no estableció un objetivo de medallas a lograr en Tokio. Lo que sí hubo fue un sentimiento compartido entre los atletas de un aprecio abrumador por él solo hecho de poder competir a pesar de todas las adversidades.


“Soy muy afortunado de que Japón haya decidido seguir adelante con todo”, dijo el corredor de media distancia Nate Riech, quien ganó el oro en los 1.500 metros en su debut paralímpico, la última medalla de Canadá en Tokio. "Nunca se sabe si se estará en buena forma o sin lesiones dentro de tres años (para los Juegos Paralímpicos de París), su próxima oportunidad".

Lakatos, un hombre de 41 años de Dorval, Que., llevó la bandera de Canadá en la ceremonia de clausura vestido con la chaqueta vaquera del equipo canadiense y jeans blancos. Lakatos logró cuatro medallas de plata en sus seis carreras, culminando su agotadora agenda con un cuarto puesto en el maratón pocas horas antes de llegar a las festividades de clausura.


Desde Canadá, el primer ministro Justin Trudeau ofreció sus felicitaciones a los atletas nacionales que estuvieron participando.


“Durante las últimas dos semanas, los mejores atletas paralímpicos de Canadá estuvieron compitiendo y le mostraron al mundo lo que significa ser canadiense”, dijo en un comunicado. “La victoria de estos atletas paralímpicos es una victoria para todos los canadienses, para los amigos cercanos, la familia, sus comunidades y para todos los que vieron el evento deportivo desde casa. Hoy, mientras veíamos ondear la bandera de la hoja de arce en la ceremonia de clausura, todos tuvimos un momento de orgullo y reflexión sobre lo que podemos lograr con trabajo duro y perseverancia. Una vez más, felicitaciones al equipo de Canadá. Nos han enorgullecido a todos".

Rivard, una joven de 25 años de Saint-Jean-sur-Richelieu, Que., ganó cinco medallas, incluidas dos de oro, a pesar de ser la primera vez que competía desde que comenzó la pandemia. Los protocolos de la pandemia le impidieron incluso competir contra sus compañeros de equipo en las prácticas.


“Los atletas han luchado mucho para estar aquí. Han tenido que adaptarse. Hemos tenido atletas que han creado entornos de entrenamiento en sus hogares. Ha sido un año duro, muy duro”, dijo Stephanie Dixon, jefa de la misión de Canadá en Tokio, y 19 veces medallista paralímpica. "Las medallas son geniales; pero esa no es la mejor medida del éxito de estos Juegos".

Más de 4.500 atletas de 162 países compitieron en los Juegos Paralímpicos más grandes de la historia, una hazaña notable considerando los inmensos desafíos creados por la pandemia. Una preocupación colectiva entre los deportisas paralímpicos era que un brote de COVID-19 en los Juegos Olímpicos del mes anterior cancelara los Juegos Paralímpicos por completo.


Casi ocho años después el día en que Tokio aceptó ser sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, ambos eventos deportivos se llevaron a cabo durante un estado de emergencia en medio de un aumento de casos de COVID-19 en Japón. Las competencias se llevaron a cabo en instalaciones sin fanáticos.


"¿Qué más puedo decir que 'Arigato Tokio'", dijo Andrew Parsons, presidente del Comité Paralímpico Internacional. “Juntos contra viento y marea, lo logramos. Los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 no solo han sido históricos, han sido fantásticos. En 12 días mágicos, los atletas le dieron al mundo confianza, felicidad y esperanza. Los atletas batieron récords, ganaron corazones, abrieron mentes y lo que es más importante: los atletas cambiaron vidas”.

Desafortunadamente, Canadá, líder durante mucho tiempo en el movimiento Paralímpico, no logró obtener medallas en deportes de equipo en Tokio. El voleibol sentado femenino fue el único en el que el equipo nacional logró una posición considerable, Canadá obtuvo en cuarto lugar.


Aunque Rivard y Lakatos se tomarán un tiempo para decidir si continuarán compitiendo hasta los Juegos Paralímpicos de 2024 en París; Karen O'Neill, directora ejecutiva del Comité Paralímpico Canadiense, cree que el futuro del equipo es brillante. Unos 55 atletas en Tokio debutaron en los Juegos Paralímpicos, incluido Riech. Por otra parte, la nadadora Danielle Dorris, que ganó dos medallas, incluida una de oro, tiene tan solo 18 años.


"Nos esforzamos en comunicar que no estábamos definiendo el éxito solo por el recuento de medallas en estos Juegos", dijo O'Neill. “Nuestras circunstancias tanto para la clasificación, como para la competición y la clasificación fueron bastante diferentes a las de muchos de los otros países en los últimos 18 meses; ya que tuvimos numerosas restricciones, por las razones correctas, aquí en Canadá. Y al ver los resultados, siento que a largo plazo se trata de un buen augurio, tanto para París como para Los Ángeles (en 2028)".

Los Juegos cerraron con una ceremonia festiva titulada “Cacofonía armoniosa”, culminada con una explosión de fuegos artificiales que giraron alrededor de la parte superior del Estadio Nacional.


Una gran ventaja fue que estos Juegos Paralímpicos establecieron récords de transmisión por horas de cobertura.


“Entonces, cada vez que miraba las gradas vacías, cada asiento para mí representaba a unas 1.000 personas que lo veían desde casa, lo cual era bastante especial”, dijo Dixon. "No te sentías solo sosteniendo esa bandera en las gradas con seguridad", agregó O'Neill. "Yo diría que todo Canadá estuvo con nosotros".

El único aspecto negativo de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos fue la ausencia de aficionados debido a la pandemia. Los protocolos también impedían que los miembros de la familia de los atletas viajaran a Japón.


Los deportistas, sin embargo, estaban unidos en sus elogios al pueblo japonés.


“Gracias a Japón. Han hecho un gran trabajo, y sin ellos, los atletas como nosotros, que entrenamos toda nuestra vida, no hubiéramos podido hacer esto”, dijo Lakatos sobre los organizadores y los voluntarios.

El Comité Paralímpico Canadiense ahora gira en torno a los Juegos de Invierno de Beijing del 2022, que comienzan el 4 de marzo.


O'Neill dijo que los atletas de invierno de Canadá se han enfrentado a desafíos similares que sus contrapartes de verano en cuanto a la pandemia. Sin embargo, agregó que Tokio fue una gran experiencia de aprendizaje y el equipo viajará a Beijing con mucho más conocimiento sobre seguridad y protocolos.


“Fue agradable llegar a Tokio y ver cuál era la realidad del día a día”, dijo. "Entonces, creo que eso deja a todos con una visión más positiva de los planes y lecciones aprendidas para Beijing".


ARTÍCULO POR: LORI EWIN

FOTOGRAFÍA: EMILIO MORENATTI EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN DEPORTIVA

15 views0 comments