Canadá podría no tener más remedio que excluir a Huawei de sus redes móviles 5G

Mientras el gobierno liberal se prepara para desplegar su política sobre redes móviles de próxima generación, los expertos en seguridad global dicen que todas las señales apuntan a la exclusión del proveedor chino Huawei Technologies del plan tan esperado.


Canadá no tiene más remedio que excluir a Huawei de las redes móviles 5G.
Canadá no tiene más remedio que excluir a Huawei de las redes móviles 5G.

El desarrollo de redes 5G, o de quinta generación, brindará a las personas conexiones en línea más rápidas y les dará una vasta capacidad de datos para satisfacer una demanda voraz a medida que más y más cosas se vinculan a Internet y surgen innovaciones como la realidad virtual, los juegos inmersivos y los vehículos autónomos.


Los conservadores de la oposición han presionado durante mucho tiempo a los liberales para que nieguen a Huawei un papel en la construcción de la infraestructura 5G del país, diciendo que permitiría a Pekín espiar a los canadienses más fácilmente.


Algunos sostienen que la participación de Huawei podría darle acceso a una variedad de información digital obtenida de cómo, cuándo y dónde los clientes canadienses usan dispositivos conectados a Internet. A su vez, según la teoría, las agencias de seguridad chinas podrían obligar a la empresa a entregar información personal.


Estas preocupaciones surgen del hecho de que la Ley de Inteligencia Nacional de China dice que las organizaciones y los ciudadanos chinos deben apoyar, ayudar y cooperar con el trabajo de inteligencia estatal.


Huawei insiste en que es una empresa ferozmente independiente que no se dedica al espionaje para nadie, incluido Pekín.


“Vendemos en 180 países de todo el mundo”, dijo Alykhan Velshi, vicepresidente de asuntos corporativos de Huawei Canadá. “Tenemos que cumplir con las leyes de cada uno de esos países. Y si infringiéramos la confianza, nos encontraríamos vendiendo solo en un país".

Independientemente de si Huawei representa un riesgo de seguridad genuino, las preocupaciones han dado lugar a una noción general de que los países no pueden permitirse apostar por una empresa de telecomunicaciones que cuenta con el apoyo entusiasta de Beijing, dijo Wesley Wark, profesor adjunto de la Universidad de Ottawa y miembro senior del Centro para la Innovación en Gobernanza Internacional.


"La compañía está demasiado alineada perceptualmente con el régimen chino como para permitir que los estados occidentales permitan cualquier otra cosa", dijo Wark. "Hay muchas alternativas".

Velshi dijo que Huawei Canadá espera que cualquier decisión que tome el gobierno federal sobre la política 5G se base "en la tecnología y no en la política". También enfatizó que la mayoría de los aproximadamente 1.600 empleados de Huawei en Canadá están involucrados en investigación y desarrollo, así como en la comercialización de productos distintos de equipos de red para operadores de telecomunicaciones.


"La realidad es que tenemos un negocio diversificado en Canadá", dijo Velshi. "Es por eso que vendemos teléfonos inteligentes, auriculares, laptops, entre otros productos en Canadá".

Si bien ha habido un enfoque considerable en la cuestión de Huawei, la revisión 5G del gobierno es una mirada estratégica mucho más amplia sobre cómo la tecnología incipiente puede estimular la economía de Canadá.


“Sin embargo, para aprovechar esta oportunidad de crecimiento económico a través de 5G, se debe garantizar la seguridad y protección de la tecnología”, dicen las notas informativas preparadas a principios de este año para Bill Blair, entonces ministro de Seguridad Pública. “Los incidentes resultantes de la explotación de vulnerabilidades por parte de actores malintencionados serán más difíciles de proteger y podrían tener un impacto más amplio que en generaciones anteriores a la tecnología inalámbrica”.

Ya sea por casualidad o por diseño federal, las decisiones tomadas hace meses o incluso años en reuniones de gabinetes extranjeros y salas de juntas corporativas probablemente darán forma profundamente al despliegue canadiense de 5G.


Tres de los socios de Canadá en la alianza de intercambio de inteligencia Five Eyes, Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia, han tomado medidas decisivas para frenar el uso de equipos de Huawei en las respectivas redes 5G de sus países.


El gobierno federal reconoce que EE. UU. ha alentado encarecidamente a los países a actuar con cuidado en las consideraciones de seguridad 5G, y señaló que una delegación estadounidense visitó Canadá en marzo de 2020 para discutir el tema con varios ministros y funcionarios gubernamentales.


Estados Unidos ha dejado en claro que Canadá "tiene que participar" si quiere seguir siendo parte del club, dijo Fen Hampson, profesor de asuntos internacionales en la Universidad de Carleton.


“Es la prima de seguridad que debe ser pagada, no solo a nivel nacional, sino por ser un socio en alianzas de seguridad privilegiadas como Five Eyes”, dijo Hampson. “Este es el gran ajuste de cuentas al que nos enfrentamos ahora. Y creo que está bastante claro en qué dirección va a saltar el gobierno".

El anuncio de la política 5G de Canadá ha sido efectivamente archivado durante los últimos tres años por un tenso drama geopolítico que se desarrolló entre Ottawa y Beijing.


Canadá arrestó a Meng Wanzhou, una alta ejecutiva de Huawei, en diciembre de 2018 a solicitud de Estados Unidos, en donde la buscaban por acusaciones de violar las sanciones contra Irán.


La medida claramente enfureció a Pekín, y dos canadienses que trabajaban en China, Michael Kovrig y Michael Spavor, fueron arrestados poco después por acusaciones de poner en peligro la seguridad nacional, una medida ampliamente vista como una represalia contra Ottawa.


Estados Unidos elaboró ​​recientemente un acuerdo de enjuiciamiento diferido en el caso de Meng, que permitió su liberación, y Beijing permitió que los dos Michaels, como llegaron a ser conocidos, volaran a casa en Canadá.


Mientras tanto, las principales empresas de telecomunicaciones canadienses manejaron la incertidumbre trabajando con la empresa sueca Ericsson, la finlandesa Nokia y la surcoreana Samsung para ayudar a construir sus redes 5G.


Bell Canada, por ejemplo, tenía poco que decir sobre el próximo anuncio federal. "No tenemos ningún comentario más que señalar que estamos contentos con nuestros proveedores de red 5G Ericsson y Nokia", dijo la portavoz Caroline Audet.


Huawei señaló que la participación de la compañía en las redes móviles existentes de Canadá nunca ha dado lugar a quejas relacionadas con la seguridad, por parte de los clientes o del gobierno, sobre su equipo.


"Y sigue siendo una parte importante de la red de telecomunicaciones de Canadá en la actualidad", dijo Velshi.

Aun así, si Canadá prohibiera la participación de la empresa en 5G, eso suscitaría dudas sobre el destino de los equipos heredados de Huawei en redes previamente instaladas.


El gobierno señala que el Programa de revisión de seguridad canadiense ha estado en vigor desde 2013 para abordar los riesgos de seguridad cibernética.


Communications Security Establishment, la agencia de seguridad cibernética de Canadá, trabaja con compañías de telecomunicaciones y proveedores de equipos para excluir ciertos equipos de áreas sensibles de las redes canadienses y garantizar las pruebas obligatorias de los equipos antes de que se utilicen en sistemas menos vulnerables.


El conocimiento desarrollado a través del programa será importante para evaluar las amenazas cibernéticas y los riesgos de la tecnología emergente, dijo el gobierno.



ARTÍCULO POR: JIM BRONSKILL

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

37 views0 comments