Canadá sanciona al oligarca ruso Abramovich mientras Trudeau abandona Europa en medio de la guerra

El primer ministro Justin Trudeau culminó un viaje europeo de una semana el viernes al imponer nuevas sanciones al oligarca ruso Roman Abramovich, quien se ha convertido en un representante internacional de la generosidad que permitió la guerra del presidente Vladimir Putin contra Ucrania.


El propietario del club de fútbol Chelsea, Roman Abramovich, asiste al partido de fútbol final de la Liga de Campeones Femenina de la UEFA en Gotemburgo, Suecia, el domingo 16 de mayo de 2021.
El propietario del club de fútbol Chelsea, Roman Abramovich, asiste al partido de fútbol final de la Liga de Campeones Femenina de la UEFA en Gotemburgo, Suecia, el domingo 16 de mayo de 2021.

Abramovich es un accionista mayoritario de Evraz, una multinacional británica que opera una planta siderúrgica en Regina. Gran Bretaña también sancionó a Abramovich el jueves, mientras la presión continuaba creciendo sobre el gobierno de Boris Johnson para derribar al propietario de su famoso Chelsea Football Club. Abramovich ha apuntado su súper yate al mar Mediterráneo para evitar que se incauten sus bienes.

Abramovich es uno de los cinco nuevos oligarcas rusos agregados a la lista de sanciones canadienses por sus estrechos vínculos con Putin cuando Trudeau terminó un viaje por cuatro países europeos.

Sus activos serán congelados y se impondrán restricciones a 32 entidades militares en Rusia, dijo Trudeau en Varsovia antes de su partida prevista el viernes, cuando la guerra rusa contra Ucrania parecía estar entrando en una nueva fase siniestra. Los ataques aéreos en ciudades en el oeste de Ucrania señalaron un intento de sus fuerzas de expandir su ataque más allá de otras regiones del país tanto al norte como al sur. Trudeau visitó Londres, Berlín y Riga, Letonia, para reunirse con los líderes sobre cómo aumentar la presión sobre Rusia para poner fin a su invasión de Ucrania. Sus medidas incluyeron sanciones, apretar la soga económica alrededor del cuello de Putin y sus facilitadores, y enviar nuevas armas a los combatientes militares y civiles de Ucrania que hasta ahora han desafiado todas las probabilidades para contener el ataque de la fuerza militar más grande de Europa.

Sin embargo, Trudeau y sus aliados no han podido darle al liderazgo ucraniano lo único que quiere para proteger a su población civil que ha sido golpeada por las bombas rusas durante más de dos semanas: una zona de exclusión aérea. Los políticos occidentales, los líderes de la OTAN y el gobierno de Trudeau dicen que una zona de exclusión aérea conduciría a una guerra aérea total entre ellos y la alianza.

Es posible que pronto los canadienses escuchen directamente al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, quien accedió a dirigirse al Parlamento el próximo martes.

Como señaló la viceprimera ministra Chrystia Freeland esta semana mientras estaba de pie cerca del símbolo de Berlín de la libertad de la Guerra Fría, la Puerta de Brandenburgo: “Están luchando por todos nosotros; pero están luchando solos”.

Por lo tanto, Canadá y sus aliados han recurrido a una guerra económica sin precedentes contra Rusia con la esperanza de que los ricos y poderosos compinches de Putin se vuelvan contra él, o que el dolor infligido a su ciudadanía los lleve de alguna manera a cambiar su gobierno.

Trudeau dijo que el gobierno tratará de garantizar que las sanciones contra Abramovich no perjudiquen a los trabajadores canadienses de la empresa de Saskatchewan en la que tiene una participación.

“Las sanciones a funcionarios rusos y oligarcas como Abramovich están dirigidas a ellos para que no puedan beneficiarse de las actividades económicas en Canadá o del arduo trabajo de los canadienses que trabajan con empresas en las que tienen inversiones”, dijo Trudeau.

El primer ministro dijo que cree que el valor de las acciones que Abramovich posee en Evraz es inferior al 30 por ciento. "Obviamente vamos a observar con atención, pero confiamos en que esto no afectará a los canadienses trabajadores que están haciendo un buen trabajo en empresas de todo el país".

De pie junto a Johnson en Londres a principios de esta semana, Trudeau anunció sanciones a otros 10 oligarcas rusos de una lista compilada por el principal enemigo interno de Putin, el ahora encarcelado líder opositor Alexei Navalny, a quien el Kremlin está acusado de intentar envenenar hace dos años.

Trudeau también dijo que está considerando un puente aéreo canadiense de refugiados ucranianos que tal vez quieran salir de Europa para encontrar un refugio seguro en Canadá mientras el continente europeo sufre su peor crisis migratoria en décadas. Pero no dijo cuándo.

“No lo descarto en absoluto”, dijo Trudeau. “Estamos analizando todas las opciones… Los canadienses quieren estar ahí para los ucranianos”.

Mientras Trudeau recorría Europa, varios ministros del gabinete también recorrieron el continente. El ministro de Desarrollo Internacional, Harjit Sajjan, estuvo en Moldavia coordinando la respuesta de refugiados de Canadá con funcionarios locales y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados antes de reunirse con Trudeau y la viceprimera ministra Chrystia Freeland en Varsovia para reunirse con el gobierno polaco.

“Todo está sobre la mesa cuando se trata de refugiados”, dijo Freeland en Berlín.

El primer ministro se enfrentó cara a cara con la crisis cuando pasó un tiempo con más de una docena de refugiados en un albergue de Varsovia el jueves. Si bien Canadá tiene una de las comunidades ucranianas más grandes del mundo, con 1,3 millones de personas, muchos de los que huyen de su país preferirían quedarse en Europa para poder regresar a su tierra natal cuando termine la guerra allí.

El presidente polaco, Andrzej Duda, le dijo a Trudeau que 100.000 personas vienen de Ucrania a Polonia todos los días, aumentando su población en 1,5 millones de refugiados. Duda dijo que su país está dando una calurosa bienvenida a sus vecinos ucranianos y quiere darles refugio hasta que puedan regresar a casa; pero Duda no trató de ocultar el hecho de que la presión sobre su país por la continua afluencia de ucranianos a través de su frontera oriental no se detenía y que la ayuda de países aliados como Canadá sería esencial.

Trudeau dijo el viernes que el gobierno proporcionará recursos adicionales para respaldar su proceso acelerado de solicitud de refugio para ucranianos que elimina muchos de los requisitos normales de visa.

Trudeau también se reunió con la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris durante una hora el jueves en Varsovia mientras los dos miembros norteamericanos de la alianza transatlántica de la OTAN de 30 países intentaban mostrar solidaridad con sus socios europeos, que ahora enfrentan los peores combates en su continente desde la Segunda Guerra Mundial.

Mientras tanto, las imágenes satelitales mostraron que un largo convoy de artillería que se había alineado cerca de la capital de Kiev parecía estar dispersándose en las ciudades y bosques cercanos.

El continente, y de hecho el mundo, todavía se está recuperando del ataque aéreo ruso en un hospital de maternidad de Mariupol que ha sido ampliamente denunciado como un crimen de guerra.

Trudeau no ha hablado directamente con Putin como lo han hecho algunos de sus aliados, como el alemán Olaf Scholz y el francés Emmanuel Macron, pero se le preguntó el viernes si había obtenido alguna información sobre el estado de ánimo del líder ruso.

Trudeau dijo que un tema central en las conversaciones de los aliados con Putin era "lo que él quiere, cuál es el juego final" en lugar de centrarse en "sus motivaciones y justificaciones más profundas".

Dijo que los líderes están tratando de hacer que Putin entienda que “lo que está haciendo no generará beneficios para él ni para el pueblo ruso. Por el contrario, ha hecho retroceder el camino de Rusia”.



ARTÍCULO POR: MIKE BLANCGFIELD

FOTOGRAFÍA: MARTIN MEISSNER

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

46 views0 comments