Caos mientras miles de personas huyen de Afganistán tras la toma de poder de los talibanes

Miles de personas llenaron el aeropuerto de la capital afgana el lunes, corriendo por la pista y subiendo a los aviones en un intento desesperado de huir del país después de que los talibanes derrocaron al gobierno respaldado por Occidente. Los soldados estadounidenses hicieron disparos de advertencia mientras luchaban por gestionar la caótica evacuación.


Los viajeros ingresan a Pakistán a través de un cruce fronterizo en Chaman, Pakistán, el lunes 16 de agosto de 2021.
Los viajeros ingresan a Pakistán a través de un cruce fronterizo en Chaman, Pakistán, el lunes 16 de agosto de 2021.

Los talibanes irrumpieron en Kabul el domingo después de que el presidente Ashraf Ghani huyera del país, lo que puso fin a una campaña de dos décadas en la que Estados Unidos y sus aliados habían intentado transformar Afganistán. Las fuerzas de seguridad del país, entrenadas por Occidente, colapsaron o huyeron ante una ofensiva insurgente que arrasó el país en poco más de una semana, antes de la retirada planificada de las últimas tropas estadounidenses a finales de mes.


En la capital, se instaló una tensa calma, y ​​la mayoría de las personas se escondieron en sus hogares mientras los talibanes desplegaban combatientes en las principales intersecciones. Hubo informes dispersos de saqueos y hombres armados golpeando puertas y portones, y había menos tráfico de lo habitual en las calles inquietantemente silenciosas. Se podía ver a los combatientes registrando vehículos en una de las plazas principales de la ciudad.


Muchos temen el caos, después de que los talibanes liberaron a miles de prisioneros y la policía simplemente se desvaneció, o el regreso al tipo de gobierno brutal que impusieron los talibanes cuando estuvieron en el poder por última vez.


Wahidullah Qadiri, un residente de Kabul, dijo que esperaba la paz después de décadas de guerra que ha cobrado la vida de dos de sus hermanos y un primo.


“No hemos visto nada más que catástrofes y luchas, por lo que siempre vivimos con la esperanza de una paz duradera”, dijo.


Miles de personas más dudaron que llegaría la paz y corrieron al aeropuerto internacional de Kabul. Los videos que circulaban en las redes sociales mostraban a cientos de personas corriendo por la pista mientras los soldados estadounidenses disparaban tiros de advertencia al aire. Uno mostraba a una multitud empujando y subiendo una escalera, tratando de abordar un avión, con algunas personas colgando de las barandillas.



Massouma Tajik, una analista de datos de 22 años, describió escenas de pánico en el aeropuerto, donde esperaba abordar un vuelo de evacuación.


Después de esperar seis horas, escuchó disparos desde afuera, donde una multitud de hombres y mujeres intentaba subirse a un avión. Dijo que las tropas estadounidenses rociaron gas y dispararon al aire para dispersar a la multitud después de que la gente trepó por las paredes y se abalanzó sobre la pista.


La embajada de los Estados Unidos fue evacuada y la bandera estadounidense fue retirada luego de que los diplomáticos se trasladaron al aeropuerto para ayudar con la evacuación. Otros países occidentales también han cerrado sus misiones y están enviando personal para repatriar a sus connacionales.


Por la mañana, la Autoridad de Aviación Civil de Afganistán emitió un aviso diciendo que el "lado civil" del aeropuerto había sido "cerrado hasta nuevo aviso" y que los militares controlaban el espacio aéreo.


La velocidad de la ofensiva de los talibanes en el país parece haber sorprendido a los funcionarios estadounidenses. Apenas unos días antes de que los insurgentes entraran en Kabul con poca o ninguna resistencia, una evaluación militar estadounidense predijo que la caída de la capital podría demorar meses.


La derrota amenazó con borrar 20 años de esfuerzos occidentales para rehacer Afganistán, en los que murieron más de 3.500 soldados estadounidenses y aliados, así como decenas de miles de afganos. La invasión inicial expulsó a los talibanes del poder y dispersó a Al Qaeda, el grupo que planeó los ataques del 11 de septiembre mientras estaba refugiado en Afganistán. Muchos habían esperado que el gobierno afgano respaldado por Occidente marcara el comienzo de una nueva era de paz y respeto por los derechos humanos.


Cuando Estados Unidos perdió el foco en Afganistán durante la guerra de Irak, los talibanes finalmente se reagruparon. Los militantes capturaron gran parte del campo afgano en los últimos años y luego invadieron las ciudades mientras las fuerzas estadounidenses se preparaban para retirarse antes de la fecha límite del 31 de agosto.


Bajo los talibanes, que gobernaron de acuerdo con una dura interpretación de la ley islámica, las mujeres fueron confinadas en gran medida a sus hogares y los presuntos delincuentes se enfrentaron a la amputación o la ejecución pública. Los insurgentes han tratado de proyectar una mayor moderación en los últimos años; pero muchos afganos siguen siendo escépticos.


Suhail Shaheen, un portavoz de los talibanes, tuiteó que se había ordenado a los combatientes que no ingresaran a ninguna casa sin permiso y que protegieran "la vida, la propiedad y el honor". Los talibanes también han dicho que se mantendrán fuera del exclusivo barrio diplomático que alberga el complejo de la embajada de Estados Unidos y las lujosas villas de antiguos caudillos aliados de Estados Unidos que han huido del país o se han escondido.


“Los talibanes buscan dar forma a la narrativa de que su acceso al poder es legítimo, un mensaje tanto para el interior de Afganistán como más allá de sus fronteras”, escribió la firma privada de inteligencia con sede en Texas Stratfor. "La velocidad del avance final de los talibanes sugiere menos dominio militar que una insurgencia política efectiva junto con un sistema político afgano incohesivo y una fuerza de seguridad que lucha con la moral decadente".

Cuando los talibanes tomaron Kabul por última vez en 1996, el lugar había sufrido graves daños en la guerra civil que estalló entre los rivales de la guerra, después de la retirada soviética siete años antes. La ciudad era entonces el hogar de alrededor de un millón de personas, la mayoría viajando por carreteras polvorientas en bicicleta o en taxis antiguos.


Hoy en día, Kabul es una ciudad urbanizada que alberga a 5 millones de personas donde los vehículos de lujo y los SUV luchan por superar los embotellamientos endémicos.


Muchos de los combatientes talibanes más jóvenes provienen de zonas rurales sin electricidad ni agua corriente y están vislumbrando por primera vez una ciudad moderna.



ARTÍCULO POR: AHMAD SEIR, RAHIM FAIEX, KATHY GANNON Y JOSEPH KRAUSS

FOTOGRAFÍA: JAFAR KHAN

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

28 views0 comments