• Eliana González

Casi 4.000 personas han muerto por COVID-19

Otras 16 personas en Ontario han sucumbido a los estragos del COVID-19, 10 de ellas eran residentes de hogares de ancianos, informaron el domingo las autoridades provinciales.


Ontario reportó 1.677 nuevos casos de COVID-19 el domingo. El promedio de siete días se ha reducido a 1.839 casos diarios, o 88 semanales por cada 100.000. Se han informado dieciséis nuevas muertes.
Ontario reportó 1.677 nuevos casos de COVID-19 el domingo. El promedio de siete días se ha reducido a 1.839 casos diarios, o 88 semanales por cada 100.000. Se han informado dieciséis nuevas muertes.

Casi 4.000 personas han muerto en la provincia a causa del nuevo coronavirus, según muestran los datos.


Las autoridades informaron 1.677 nuevas infecciones, una caída de alrededor del 10 por ciento con respecto al día anterior. También descendieron el número de pacientes en hospitales y de ventiladores. Sin embargo, las admisiones a la UCI aumentaron en 16, lo que eleva el total a 253 personas que necesitan cuidados intensivos.


La cifra sombría y creciente entre los más frágiles de la provincia se ha producido ahora en 136 hogares de cuidados a largo plazo, aproximadamente el 20 por ciento de las instalaciones de Ontario. Se culpa a COVID-19 de matar a 2.391 residentes, lo que representa aproximadamente el 60 por ciento de todas las muertes relacionadas con el nuevo coronavirus.


También murieron ocho miembros del personal.


Si bien ocho hogares de ancianos lograron combatir la propagación de infecciones, según nuevos datos, otros ocho informaron brotes.


En un esfuerzo por frenar la propagación viral, la región de York y Windsor-Essex están programadas para cierres, el nivel más estricto de restricciones bajo el plan antipandémico de la provincia. A partir del lunes, los eventos públicos en interiores, las cenas en restaurantes y bares y los servicios de cuidado personal cercanos están prohibidos. Las instalaciones deportivas cubiertas también tienen que cerrar, mientras que las tiendas minoristas no esenciales se limitan a la recogida en la acera.


Las restricciones, similares a las de Toronto y la región de Peel, también prohíben las reuniones sociales, excepto para los miembros del mismo hogar. Las autoridades sanitarias han instado a las personas a salir de casa solo cuando sea absolutamente necesario.


“Limite todos los viajes fuera de su hogar solo por razones esenciales, como comprar alimentos o citas médicas”, dijo la ministra de Salud, Christine Elliott, en un tuit el domingo.

Elliott, quien dijo que la propagación de COVID-19 había llegado a un "punto crítico", señaló que siete regiones de salud pública más estaban aumentando un nivel de restricción.



Se necesitaban restricciones más estrictas, dijo la provincia, para frenar la propagación del COVID-19 para que las escuelas puedan permanecer abiertas y la capacidad de los hospitales esté protegida.


La policía de Toronto dijo el domingo que habían acusado a dos dueños de negocios por supuestamente violar las regulaciones COVID-19. La policía dijo que estaban dirigiendo un bar con una gran multitud adentro.


Las pruebas de COVID-19 también cayeron un 10 por ciento durante el fin de semana, y las autoridades de salud pública informaron 58.190 nuevas pruebas. Sin embargo, la tasa de pruebas positivas se ha mantenido estable en un 3,2% durante varios días.


Las últimas cifras del Sistema de Información de Laboratorios de Ontario sugieren que el porcentaje más alto de pruebas positivas se ha producido entre los jóvenes de 14 a 17 años, siendo los de 18 a 24 años el siguiente grupo más alto.


Quebec también ha luchado para frenar la propagación del virus, informando el domingo 1.994 nuevos casos y otras 33 muertes relacionadas. La provincia ahora ha registrado 163,915 infecciones y 7,508 muertes, significativamente más que en la más poblada Ontario, desde que comenzó la pandemia.



FOTOGRAFÍA: RICHARD LAUTENS

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL

42 views0 comments