Celebraciones fuera de control en Noruega por el fin de las medidas contra el COVID-19

La policía de Noruega informó el domingo de docenas de disturbios y enfrentamientos violentos, incluidas peleas masivas en las grandes ciudades del país nórdico después de que calles, bares, restaurantes y clubes nocturnos se llenaran de personas que celebraban el fin de las restricciones del COVID-19 que duraron más de un año.


Una ambulancia se ocupa de los heridos en Trondheim. El 25 de septiembre de 2021 a las 16.00 horas, el gobierno de Noruega flexibilizó las regulaciones nacionales introducidas en relación con la pandemia del COVID-19.
Una ambulancia se ocupa de los heridos en Trondheim. El 25 de septiembre de 2021 a las 16.00 horas, el gobierno de Noruega flexibilizó las regulaciones nacionales introducidas en relación con la pandemia del COVID-19.

El gobierno noruego anunció abruptamente el viernes que la mayoría de las restricciones de coronavirus restantes se eliminarían a partir del sábado y que la vida en la nación de 5,3 millones volvería a la normalidad.


El anuncio inesperado de la primera ministra saliente Erna Solberg, de eliminar las restricciones de coronavirus al día siguiente, tomó por sorpresa a muchos noruegos y provocó escenas caóticas en la capital, Oslo, y en otras partes del país.


"Han pasado 561 días desde que introdujimos las medidas más duras en Noruega en tiempos de paz", dijo Solberg el viernes en una conferencia de prensa. “Ha llegado el momento de volver a la vida diaria normal”.

Las bulliciosas celebraciones de cientos de ciudadanos de Noruega comenzaron el sábado por la tarde y duraron hasta la madrugada del domingo. La policía dijo que se informaron disturbios en varios lugares, incluso en la ciudad sureña de Bergen y la ciudad central de Trondheim; pero la peor situación se dio en Oslo.


Se vieron largas filas fuera de los clubes nocturnos, bares y restaurantes de Oslo el sábado por la noche y la policía registró al menos 50 peleas y disturbios durante la noche. No se requieren certificados de estado de vacunación ni resultados de pruebas negativos para ingresar a dichos lugares en Noruega.


Entre otros incidentes, los medios noruegos informaron que la policía recibió una alerta sobre un hombre que llevaba un machete en un autobús en Oslo y personas que se desmayaban mientras esperaban para entrar en los pubs de Trondheim.


“Hubo una carga de trabajo significativamente mayor ( el sábado) que durante el verano. Había mucha gente desde la tarde y la afluencia de personas continuó durante la noche”, dijo el portavoz de la policía de Oslo, Rune Hekkelstrand, a la emisora ​​pública noruega NRK.

Solberg respondió a las críticas sobre el repentino movimiento para reabrir la sociedad diciendo que los expertos en salud noruegos habían apoyado la medida.


“No tendremos medidas estrictas contra el coronavirus a menos que estén justificadas profesionalmente. La gente debe poder vivir como desee ”, dijo Solberg a VG el sábado por la noche.

Noruega es el segundo país de la región nórdica en levantar las restricciones de COVID-19 después de que Dinamarca lo hiciera el 10 de septiembre.


Más del 76% de la población de Noruega ha recibido una dosis de vacuna y casi el 70% ha recibido ambas inyecciones, según cifras oficiales.



FOTOGRAFÍA: JOAKIM HALVORSEN

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

22 views0 comments