Centros de cuidado infantil de Ontario afligidos por no tener acceso a las pruebas PCR

Muchos operadores de centros de cuidado infantil dicen que se sienten afligidos ​​por la apertura el lunes.


Niños en una guardería.
Niños en una guardería.

Hasta la semana pasada, la mayoría requería una prueba PCR negativa para que un niño regresara después de presentar síntomas, como secreción nasal; pero bajo el nuevo régimen de pruebas de Ontario, esas pruebas ya no están disponibles para niños o trabajadores.


“Es extremadamente estresante para este gobierno y este ministerio poner esto sobre nosotros y las familias en el último minuto”, dijo Amy O'Neil, directora ejecutiva del Treetop Children's Center.

Desde el 31 de diciembre, las pruebas de laboratorio para COVID-19 solo están disponible para grupos específicos que se consideran personas de alto riesgo y quienes trabajan en entornos de esa índole.


O'Neil dijo que los centros de cuidado infantil también deberían estar en esa lista.


“No olvidemos que estamos trabajando con una población no vacunada. Nuestro personal no ha tenido la oportunidad de recibir su tercera vacuna. Básicamente, estamos trabajando en una situación que es muy insegura".

El impacto también lo sentirán muchas familias. O'Neil dijo que si un niño tiene secreción nasal, tos o diarrea, que es muy común en los niños pequeños sin COVID-19, ese niño será enviado a casa durante al menos cinco días. Sus hermanos y padres también tendrán que auto-aislarse, sin dejar de pagar las tarifas del cuidado de los niños.


“También estaremos en un péndulo de no tener suficiente personal y posiblemente necesitemos cerrar programas porque no tendremos suficientes trabajadores para operar los programas. Esto afectará a las familias porque no tendrán servicios de cuidado para sus niños”, agregó O'Neil.

Los partidos de la oposición están pidiendo al gobierno provincial que revoque su decisión en lo que respecta a las pruebas y el rastreo de COVID-19 en escuelas y guarderías. Bhutila Karpoche, crítico de cuidado infantil del NDP, dijo que los padres se verán muy afectados por el cambio.


“Están entre la espada y la pared porque necesitan enviar a sus hijos pequeños a la guardería y volver al trabajo; pero no pueden reservar un examen”, dijo Karpoche. “Esta situación, más el hecho de que el gobierno no proporcionará información sobre brotes en las escuelas, es realmente preocupante".

O'Neil dijo que la situación sería manejable si el Ministerio de Educación proporcionara a los centros de cuidado infantil pruebas rápidas de antígenos.



ARTÍCULO POR: MALEEHA SHEIKH

FOTOGRAFÍA: CITYNEWS

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL

71 views0 comments