• Eliana González

Certificados de defunción no reflejan el número de víctimas de la pandemia

Es probable que la cantidad de personas que habrían muerto a causa de una infección por COVID-19 sea mucho mayor que la registrada porque los certificados de defunción no siempre enumeran el virus como la causa de una muerte, dicen los expertos.


Las cruces se muestran en memoria de los ancianos que murieron de COVID-19 en las instalaciones de Camilla Care Community durante la pandemia de COVID-19 en Mississauga, Ontario, el jueves 19 de noviembre de 2020.
Las cruces se muestran en memoria de los ancianos que murieron de COVID-19 en las instalaciones de Camilla Care Community durante la pandemia de COVID-19 en Mississauga, Ontario, el jueves 19 de noviembre de 2020.

El Dr. Nathan Stall, geriatra de Sinai Health en Toronto, dijo que las muertes que se han registrado como resultado de COVID-19 solo reflejan a aquellos que se sometieron a la prueba.

"Pero habrá personas que murieron, que podrían haberse infectado y que nunca se hicieron una prueba".

La causa subyacente de muerte en el 92 por ciento de las 9.500 muertes fue COVID-19, según un estudio de noviembre realizado por Statistics Canada. En el ocho por ciento restante se debió a el cáncer, demencia, Alzheimer u otras afecciones crónicas fueron las causas subyacentes de muerte registradas en los certificados de defunción.

Stall dijo que si bien la cifra del 92 por ciento es más alta de lo que esperaba, cree que es probable que la cifra real sea aún mayor.

"Creo que esto también habla de la confusión que tiene la gente sobre cómo clasificar realmente una causa de muerte", dijo, y agregó que los que mueren rara vez son evaluados para determinar si tenían COVID-19.

Dijo que el mejor indicador del número de muertos por la pandemia será el exceso de mortalidad, cuando se registran más muertes de las esperadas durante un período de tiempo específico.

El Dr. Roger Wong, profesor clínico de medicina geriátrica, dijo que el registro preciso de las muertes por COVID-19 es un desafío en todo el mundo.

La Organización Mundial de la Salud y los organismos reguladores médicos de Canadá han proporcionado pautas sobre cómo registrar las muertes relacionadas con COVID-19.

Wong dijo que un registro incompleto o inexacto de datos de mortalidad puede tener implicaciones para la salud pública. Los científicos e investigadores comprenderán mejor el COVID-19 en personas con afecciones de salud de larga data al registrar tantos detalles como sea posible en los certificados de defunción, dijo Wong, quien también es vicedecano de la facultad de medicina de la Universidad de Columbia Británica.

“Tiene implicaciones, no solo para las muertes por COVID-19, sino también para todas las muertes”, dijo Wong.

Dijo que la primera línea de un certificado de defunción establece la razón inmediata por la que murió un paciente, mientras que la segunda línea y las siguientes registran las condiciones de salud que llevaron a la causa de la muerte.

"La causa inmediata de la muerte puede no capturar la causa subyacente de la muerte", dijo.

En los pacientes que mueren por COVID-19, también podrían haber padecido síndrome de dificultad respiratoria aguda y neumonía porque el virus afecta los pulmones, dijo, dando un ejemplo. En esos casos, la primera línea enumeraría el síndrome respiratorio como la causa de la muerte, y la segunda y tercera líneas dirían qué lo provocó, que podría ser neumonía y COVID-19 respectivamente, dijo Wong. Es importante señalar qué causó la neumonía, dijo, y agregó que en varios casos podría ser COVID-19.

Enfermedades de larga data o comorbilidades, como diabetes, enfermedades cardíacas o renales, también complican la forma en que se registran las muertes, dijo Wong, ya que esos pacientes tienen un mayor riesgo de infección.

"COVID-19 debe registrarse como una causa subyacente de muerte, no tanto como una condición de salud concurrente que ocurrió allí", explicó Wong.

Stall dijo que registrar las muertes con precisión ayuda a eliminar la información errónea sobre la pandemia, así como a evaluar cómo el país se ha visto afectado por ella.

“Estamos viendo el panorama y el alcance completo de lo que COVID-19 le ha hecho a nuestra población en nuestro país”, dijo Stall. "Y para cuidar de los vivos, es necesario contar los muertos".

ARTÍCULO POR: HINA ALAM

FOTOGRAFÍA: NATHAN DENETTE

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL