China ayudará a Rusia a mitigar el impacto de las sanciones occidentales

China es el único amigo que podría ayudar a Rusia a mitigar el impacto de las sanciones económicas por su invasión a Ucrania; pero el gobierno del presidente Xi Jinping no da señales de que esté dispuesto a arriesgar su propio acceso a los mercados de EE. UU. y Europa haciendo demasiado.


El presidente chino, Xi Jinping, a la derecha, y el presidente ruso, Vladimir Putin, hablan durante su reunión en Beijing, el 4 de febrero de 2022.
El presidente chino, Xi Jinping, a la derecha, y el presidente ruso, Vladimir Putin, hablan durante su reunión en Beijing, el 4 de febrero de 2022.

Incluso si Beijing quisiera, su capacidad para apoyar al presidente Vladimir Putin importando más gas ruso y otros bienes es limitada.


Las relaciones con Moscú se han calentado desde que Xi asumió el poder en 2012, motivado por el resentimiento compartido hacia Washington; pero sus intereses podrían entrar en conflicto. Mientras sus ejércitos realizan ejercicios conjuntos, Putin está preocupado por la creciente presencia económica china en Asia Central y el Lejano Oriente de Rusia.


“Las relaciones entre China y Rusia están en el nivel más alto de la historia; pero los dos países no son una alianza”, dijo Li Xin, experto en relaciones internacionales de la Universidad de Ciencias Políticas y Derecho de Shanghai.

En respuesta a la invasión, Washington, Gran Bretaña, la Unión Europea de 27 naciones y otros aliados occidentales han anunciado o prometido sanciones contra los bancos, funcionarios, líderes empresariales y empresas rusos, así como controles de exportación destinados a privar a las industrias y al ejército de Rusia de altos ingresos de productos tecnológicos.


El gobierno de Xi podría apoyar a Putin dentro de esos límitesy las empresas chinas podrían usar la situación para buscar mejores acuerdos; pero se resistirá a violar abiertamente las sanciones y ser objeto de castigos, dijeron los expertos.


“China no quiere involucrarse tanto como para terminar sufriendo consecuencias a causa de su apoyo a Rusia”, dijo Mark Williams, economista jefe para Asia de Capital Economics.

El comercio chino con Rusia aumentó a $ 146,9 mil millones el año pasado; pero eso es menos de una décima parte del total de $ 1,6 billones en el comercio de China con los Estados Unidos y la UE.


“Todo depende de sí están dispuestos a arriesgar su acceso a los mercados occidentales para ayudar a Rusia, y no creo que lo estén”, dijo Williams. “Simplemente no es un mercado tan grande”.

China, la segunda economía más grande del mundo, es el único gobierno importante que no ha condenado la invasión.


“Es probable que el grado de apoyo chino que recibe Rusia sea un factor crucial en lo bien que puede capear las consecuencias a largo plazo”, escribió Kevin Rudd, ex primer ministro australiano y presidente de la Sociedad de Asia, en el sitio web de la Sociedad de Asia.

Las compras multimillonarias de gas ruso por parte de China para su economía hambrienta de energía han sido un salvavidas para Putin luego de las sanciones comerciales y financieras impuestas en 2014 por su apropiación de Crimea de Ucrania.


El gobierno de Putin ha pasado la última década tratando de expandir las exportaciones al Lejano Oriente para reducir la dependencia de los mercados europeos. Tanto Moscú como Beijing están tratando de desdolarizar, o usar menos la moneda estadounidense en el comercio, para reducir su exposición al sistema financiero estadounidense y la presión oficial.


China compró una sexta parte de las exportaciones totales de Rusia el año pasado y dos tercios de eso fueron petróleo y gas, según Rajiv Biswas, economista jefe para Asia-Pacífico de IHS Markit.


China quiere más gas; pero Moscú no puede entregarlo de inmediato. Los oleoductos que unen a los dos países están totalmente cargados. Firmaron un acuerdo de suministro de 30 años el mes pasado; pero dijeron que las tuberías para transportar ese gas no se completarán hasta dentro de al menos tres años.


Beijing ha demostrado su interés propio al utilizar la presión sobre Moscú de las sanciones de 2014 como palanca para negociar precios más bajos del gas en un contrato anterior.


También esta semana, China anunció que permitiría las importaciones de trigo de todas partes de Rusia por primera vez. Eso no puede reemplazar todos los ingresos por gas perdidos si Europa deja de comprar; pero podría ayudar a impulsar los ingresos de los agricultores rusos.



ARTÍCULO POR: JOE MACDONALD

FOTOGRAFÍA: ALEXEI DRUNZHININ EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

61 views0 comments