China crea su propia moneda digital, la primera de las grandes economías

Un ciber yuan puede dar a Beijing el poder de rastrear el gasto en tiempo real, además de dinero que no está vinculado al sistema financiero global dominado por el dólar.


China crea su propia moneda digital, la primera de las grandes economías.
China crea su propia moneda digital, la primera de las grandes economías.

Hace mil años, cuando el dinero significaba monedas, China inventó el papel moneda. Ahora el gobierno chino está introduciendo efectivo digitalmente, en una reinvención del dinero que podría sacudir un pilar del poder estadounidense.


Puede parecer que el dinero ya es virtual; ya que las tarjetas de crédito y las aplicaciones de pago como Apple Pay en los EE. UU. y WeChat en China eliminan la necesidad de billetes o monedas; pero esas son solo formas de mover dinero electrónicamente. China está convirtiendo la moneda de curso legal en un código informático.


Las criptomonedas como bitcoin han presagiado un futuro digital potencial para el dinero, aunque existen fuera del sistema financiero global tradicional y no son moneda de curso legal como el efectivo emitido por los gobiernos.

La versión china de una moneda digital está controlada por su banco central, que emitirá el nuevo dinero electrónico. Se espera que brinde al gobierno de China amplias herramientas nuevas para monitorear tanto su economía como su gente. Por diseño, el yuan digital anulará uno de los principales atractivos de bitcoin: el anonimato para el usuario.

Beijing también está posicionando el yuan digital para uso internacional y diseñándolo para que no esté atado al sistema financiero global, donde el dólar estadounidense ha sido el rey desde la Segunda Guerra Mundial. China está adoptando la digitalización en muchas formas, incluido el dinero, en un intento por obtener un control más centralizado al tiempo que se adelanta a las tecnologías del futuro que considera que están en juego.

"Para proteger nuestra soberanía monetaria y el estatus legal de nuestra moneda, tenemos que planificar el futuro", dijo Mu Changchun, quien dirige el proyecto en el Banco Popular de China.

El dinero digitalizado podría reordenar los fundamentos de las finanzas de la misma manera que Amazon.com Inc. interrumpió el comercio minorista y Uber Technologies Inc. sacudió los sistemas de taxis.

El hecho de que un estado autoritario y un rival estadounidense haya tomado la iniciativa para introducir una moneda digital nacional está impulsando lo que alguna vez fue un tema inestable para los teóricos de las criptomonedas a un punto de ansiedad en Washington.


Cuando se les preguntó en las últimas semanas cómo las monedas nacionales digitalizadas como la de China podrían afectar al dólar, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijeron que el tema se está estudiando en serio, incluso si un dólar digital tiene sentido algún día.


El dólar se ha enfrentado a rivales antes, el euro, por nombrar uno, solo para volverse más importante cuando las deficiencias de sus rivales se hicieron evidentes. El dólar supera con creces a todas las demás monedas para su uso en el comercio internacional de divisas, con un 88% en las últimas clasificaciones del Banco de Pagos Internacionales. El yuan se utilizó solo en un 4%.


La digitalización por sí sola no convertiría al yuan en un rival del dólar en las transferencias bancarias de banco a banco, dicen analistas y economistas. Pero en su nueva encarnación, el yuan, también conocido como renminbi, podría ganar tracción en los márgenes del sistema financiero internacional.


Proporcionaría opciones para que las personas de países pobres transfieran dinero a nivel internacional. Incluso un uso internacional limitado podría suavizar el impacto de las sanciones estadounidenses, que se utilizan cada vez más contra empresas o personas chinas.


China ha indicado que el yuan digital circulará junto con billetes y monedas durante algún tiempo. Los banqueros y otros analistas dicen que Beijing tiene como objetivo digitalizar todo su dinero eventualmente. Beijing aún no ha confirmado eso.



ARTÍCULO POR: JAMES T. AREDDY

FOTOGRAFÍA: WHATWOLF

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL