• Eliana González

Esta es la condición para que reabran los negocios

Ontario ha identificado su primer caso de la variante sudafricana más contagiosa de COVID-19, y mantendrá las medidas de cierre comercial en vigor hasta que el número de pacientes de COVID-19 en las unidades de cuidados intensivos hospitalarios caiga en más de la mitad de los niveles actuales, dijo el el médico en jefe Dr. David Williams.


El Dr. David Williams, director médico de Ontario, asiste a una conferencia de prensa en la Legislatura de Ontario en Toronto el 25 de noviembre de 2020.
El Dr. David Williams, director médico de Ontario, asiste a una conferencia de prensa en la Legislatura de Ontario en Toronto el 25 de noviembre de 2020.

La cepa sudafricana, que circula en más de 30 países en todo el mundo, se encontró en un residente de Mississauga sin antecedentes de viajes ni contactos relevantes, por lo que es probable que la variante se esté propagando en la comunidad.


"Dudo que sea el último", dijo Williams en una conferencia de prensa el lunes, cuando la provincia informó que el número confirmado de casos variantes en el Reino Unido ha aumentado a 69, 11 más que el día anterior a medida que llegan más resultados de pruebas.


Eso incluye al menos dos casos de la cepa del Reino Unido que se encontraron en un brote de 78 personas en Belmont Meats en North York, además de varios casos reportados anteriormente en el asilo de ancianos Roberta Place en Barrie.


La evidencia preliminar sugiere que las vacunas COVID-19 pueden ser menos efectivas contra la cepa sudafricana.


Si bien el premier Doug Ford y Williams dijeron que Ontario espera que todas las escuelas vuelvan al aprendizaje en clase para el 10 de febrero, con nuevas medidas de protección anunciadas el lunes, el médico dijo que aliviar las restricciones a las empresas llevará más tiempo.


Los nuevos casos diarios están justo por debajo de la mitad de los picos de alrededor de 4.000 a principios de enero, pero el número de pacientes en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales sigue siendo obstinadamente alto, 354 en el informe del lunes, con 260 de ellos con ventiladores.


Las UCI deben tener menos de 150 pacientes con COVID para permitir que los hospitales reanuden más cirugías que no sean de emergencia, para disminuir la necesidad de que los pacientes en áreas con UCI llenas sean transferidos a hospitales en otras regiones y para brindar a médicos, enfermeras y otras personas en situación crítica. cuidado "un respiro", dijo Williams.


Los hospitales tienen que reducir drásticamente las cirugías que no son de emergencia cuando las UCI tienen más de 400 casos de COVID, como era el caso hasta hace poco.


Las variantes de COVID-19, incluida una cepa brasileña aún no identificada en Ontario a pesar de las pruebas ampliadas, son un comodín para las reaperturas comerciales porque aún no se ha determinado el nivel de propagación comunitaria.


Un movimiento demasiado pronto podría llevar a que las infecciones se disparen, como sucedió en el Reino Unido en diciembre, advirtió Williams, lo que plantea la posibilidad de que la orden de quedarse en casa impuesta a principios de enero mantenga la propagación de las variantes "a raya".


Los funcionarios esperan que un estudio que se espera de Public Health Ontario a finales de esta semana arroje luz sobre la prevalencia de las variantes.



ARTÍCULO POR: ROB FERGUSON

FOTOGRAFÍA: CHRIS YOUNG

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL