• Eliana González

Conformidad con los casos COVID-19 en declive podría ser peligrosa

Los casos diarios de COVID-19 están disminuyendo en todo el mundo a pesar del aumento de variantes más infecciosas del virus en las últimas semanas.


Las personas usan mascarillas cuando cruzan una calle en Montreal, el domingo 14 de febrero de 2021, mientras la pandemia de COVID-19 continúa en Canadá y en todo el mundo.
Las personas usan mascarillas cuando cruzan una calle en Montreal, el domingo 14 de febrero de 2021, mientras la pandemia de COVID-19 continúa en Canadá y en todo el mundo.

El Director General de la Organización Mundial de la Salud dice que el número de nuevos casos semanales en todo el mundo desde principios de año se ha reducido a la mitad.

“Lo que importa ahora es cómo respondemos a esta tendencia”, dice Tedros Adhanom. “El fuego no se ha apagado, pero hemos reducido su tamaño. Si dejamos de luchar contra él en cualquier frente, volverá rugiendo".

Dijo que la preocupación es que las buenas noticias traerán comformismo. Los casos continúan con una tendencia a la baja en Canadá, a pesar de un lanzamiento de vacunas decepcionante hasta ahora. Los casos se han reducido en un 64 por ciento en todo el país en comparación con hace un poco más de un mes. Ahora hay variantes de COVID-19 presentes en las diez provincias.

A medida que disminuyen los casos en Ontario, ahora se están identificando casos de las cepas más transmisibles en 15 unidades de salud pública.

Según los últimos datos de los modelos de proyección provinciales publicados la semana pasada, la variante del Reino Unido (B.1.1.7) probablemente representa el 10 por ciento de los casos actuales, los datos sugieren que la variante pronto se convertirá en la cepa dominante del virus.

“Existe alguna evidencia de que también puede ser más letal”, dijo el Dr. Adalsteinn Brown, Copresidente de la Mesa Asesora Científica COVID-19 de Ontario. “Si la variante B.1.1.7 se comporta como lo hizo en el Reino Unido, los casos comenzarán a crecer aquí nuevamente a fines de febrero o principios de marzo; eso es a menos que podamos limitar la propagación a través de medidas de salud pública".

La funcionaria médica asociada de salud de Ontario, Barbara Yaffe, hizo eco de estos sentimientos el martes y dice que la aparición de estas variantes sigue siendo una amenaza significativa y agregó que la transmisión solo se curvará si se mantienen las medidas de salud y seguridad en el futuro.

“La gran mayoría de casos son los B.1.1.7. Según un análisis de los datos, el 81 por ciento de los casos de las variantes de interés están asociados con un brote o son contactos cercanos de un caso confirmado ”, dijo Yaffe.

Según las últimas cifras provinciales, Ontario ha confirmado 309 casos de la variante B.1.1.7 detectada por primera vez en el Reino Unido, nueve casos de la variante B 1.351originaria de Sudáfrica y un solo caso de la variante P.1 detectada por primera vez en Brasil.

Se aliviaron las restricciones pandémicas y esta semana se levantó la orden de quedarse en casa en la mayoría de las unidades de salud de Ontario a medida que la provincia avanza con su plan de reapertura gradual.

La orden de quedarse en casa permanecerá en vigor en la región de Toronto, Peel y York hasta el 22 de febrero, estas regiones probablemente se ubicarán en la "Zona Gris' del marco de niveles de color de la provincia.

"No lo llamaría reapertura, lo llamaría transición", dijo el premier Doug Ford el martes. "Nos estamos tomando esto con mucha cautela, muy lentamente".

Ford dice que está preocupado por una posible tercera ola de la pandemia en el horizonte y dice que no dudará en volver a poner restricciones si los médicos le dicen que no es seguro.

Ontario reportó 904 casos de COVID-19 y 13 muertes el martes.

El promedio móvil de siete días de casos nuevos se ha reducido a 1.035. El promedio ha caído casi todos los días desde el 11 de enero, donde alcanzó un máximo de 3.555.

ARTÍCULO POR: MICHAEL RANGER

FOTOGRAFÍA: GRAHAM HUGHES

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL