Corea del Sur eleva el distanciamiento social

Las iglesias cerraron y los partidos de béisbol profesional se jugaron en estadios vacíos el domingo cuando Corea del Sur intensificó las medidas en todo el país para combatir un resurgimiento de casos de coronavirus que ha generado preocupaciones de que la epidemia se está saliendo de control.



Los 397 nuevos casos notificados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur, o KCDC, marcaron el décimo día consecutivo de aumentos de tres dígitos e indicaron que la velocidad de propagación del virus se acercaba a los niveles observados durante el peor brote en primavera.


El resurgimiento, que comenzó en el área de Seúl densamente poblada antes de llegar a prácticamente todas las ciudades importantes y provinciales durante la semana pasada, es un gran revés para un país que había estado ansioso por promocionar sus ganancias contra el virus, ganadas con tanto esfuerzo.


Después de evitar estrictas medidas de distanciamiento social debido a preocupaciones sobre dañar la economía, las autoridades intensificaron las restricciones en todo el país el domingo.


Prohibieron las reuniones de más de 50 personas en el interior y 100 personas al aire libre y cerraron clubes nocturnos, salas de karaoke, restaurantes buffet y cafés de juegos de computadora. Las iglesias solo pueden ofrecer servicios en línea, mientras que los fanáticos fueron retirados de los deportes profesionales, solo unas semanas después de que se permitiera a los equipos de béisbol y fútbol vender porciones limitadas de sus asientos.


Tales medidas se implementaron por primera vez en el área metropolitana de Seúl el miércoles, pero los funcionarios anunciaron el sábado que se ampliarían a todo el país después de que quedó claro que el brote se estaba extendiendo por todo el país.


El director de KCDC, Jeong Eun-kyeong, dijo que las cosas probablemente empeorarán antes de mejorar. Los saltos diarios podrían volverse aún mayores en los próximos días porque los trabajadores de la salud luchan cada vez más para mantenerse al día con el ritmo de la infección, luchando por rastrear y probar los contactos de los portadores del virus, dijo.


El gobierno de la ciudad de Seúl anunció el domingo que requerirá que las personas usen mascarillas en público _ en interiores y exteriores _ a partir del lunes. No quedó claro de inmediato cómo la capital podría hacer cumplir efectivamente tales requisitos. Seúl ha estado exigiendo máscaras en el transporte masivo desde mayo, pero la aplicación ha sido relativamente laxa, ya que depende de los conductores de autobuses y los trabajadores de la estación de metro.


Existe la posibilidad de que los funcionarios del gobierno esta semana eleven aún más las medidas de distanciamiento social al "Nivel 3", que podría incluir prohibir reuniones de más de 10 personas, cerrar escuelas, detener los deportes profesionales y aconsejar a las empresas privadas que hagan que los empleados trabajen desde casa.


El aumento del domingo en las infecciones marcó el tercer día consecutivo en que se han cruzado los 300. La mayoría de los casos nuevos provienen del área de Seúl, hogar de la mitad de los 51 millones de habitantes del país. También se informaron casos en otras ciudades importantes como Busan, Gwangju, Daejeon y Daegu, el epicentro del gran brote anterior a finales de febrero y marzo.


El país logró estabilizar la situación en el área de Daegu en abril mediante pruebas agresivas y rastreo de contactos. Ese enfoque funcionó porque muchas de las infecciones se habían relacionado con una sola congregación de la iglesia con miles de miembros.Pero no está claro si la fórmula será tan efectiva ahora, con la propagación del virus por todo el país.


Corea del Sur tiene 17.399 casos confirmados en general, incluidas 309 muertes.



ARTÍCULO POR: KIM TONG-HYUNG

FOTOGRAFÍA: AHN YOUNG-JOON

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

32 views0 comments