¿Cuántos casos COVID-19 se han dado por viajes?

La principal fuente de estos datos es la Agencia de Salud Pública de Canadá (PHAC), que informa periódicamente sobre los sitios de posible exposición al virus en Canadá, incluidos los vuelos nacionales e internacionales.


Los pasajeros se someten a controles de temperatura en las puertas de salida del Aeropuerto Internacional Pearson en julio. Las reglas más rigurosas sobre los viajes aéreos internacionales nos recuerdan lo poco que sabe Canadá sobre el papel que juegan estos viajes en la propagación del COVID-19, escriben dos profesores en The Conversation.
Los pasajeros se someten a controles de temperatura en las puertas de salida del Aeropuerto Internacional Pearson en julio. Las reglas más rigurosas sobre los viajes aéreos internacionales nos recuerdan lo poco que sabe Canadá sobre el papel que juegan estos viajes en la propagación del COVID-19, escriben dos profesores en The Conversation.

Con base en estas exposiciones informadas, PHAC estima que los viajes internacionales han representado entre el 0,4% en mayo y el 2,7% en julio de 2020 del total de casos confirmados durante los últimos ocho meses. Estas estimaciones son luego citadas regularmente en los medios por representantes de la industria, funcionarios de salud pública y el gobierno.


Sobre la base de estos datos, que sugieren que existe un bajo riesgo de viajar, los gobiernos han dudado en implementar medidas más estrictas con respecto a quién viaja y qué protocolos deben seguir.


Las estimaciones actuales se basan en viajeros internacionales que llegan por vía aérea. Los pasajeros deben ponerse en cuarentena y autocontrolarse durante 14 días y, si presentan síntomas, hacerse la prueba. Si dan positivo e informan haber estado en un vuelo nacional o internacional, se agrega una alerta a una lista en línea de posibles exposiciones.


Los pasajeros en filas de asientos cercanas se consideran de mayor riesgo y pueden ser notificados. Se espera que todos los demás viajeros revisen las alertas y deben estar en cuarentena independientemente. Solo se cuentan los casos directos que involucran a pasajeros aéreos. Cualquier transmisión comunitaria posterior por parte de los viajeros rastreada o no se cuenta oficialmente.


No hay pruebas de rutina ni rastreo de contactos de los viajeros que ingresan a Canadá. En los datos actuales solo se incluyen los viajeros aéreos sintomáticos que se identifican a sí mismos y que dan positivo. Los viajeros por tierra y mar, junto con los viajeros por aire que están infectados pero no han sido examinados o asintomáticos, no lo son. Y no se recopilan datos sobre viajes interprovinciales más allá de las exposiciones detectadas en vuelos nacionales.


Los métodos actuales también hacen suposiciones cuestionables sobre la confiabilidad de las pruebas, rastreo de contactos y cuarentena. A menudo se necesitan varias pruebas a lo largo del tiempo para confirmar la infección; hay muchos falsos negativos y las nuevas variantes están resultando especialmente esquivas. No hay capacidad suficiente para localizar y rastrear a todos los viajeros con los volúmenes actuales.


Se supone que todas las llegadas internacionales se adhieren a la cuarentena obligatoria de 14 días. Sin embargo, dada la aplicación limitada, es posible que algunas llegadas no se pongan en cuarentena adecuadamente durante todo el tiempo, si es que lo hacen.


Los viajes y la pandemia de COVID-19 están íntimamente conectados. El virus se importó originalmente a Canadá a través de viajes, y cada día continúan llegando nuevas infecciones. Esto incluye variantes de COVID-19.


Incluso con los datos parciales actuales, PHAC informó más de 160 vuelos internacionales y 90 vuelos nacionales entre el 7 y el 17 de enero, con casos confirmados de COVID-19 positivos. Estos casos han ocurrido a pesar de los nuevos requisitos de prueba.


Si vamos a tomar decisiones políticas efectivas para administrar los viajes y COVID-19, necesitamos datos mucho mejores. El sistema de seguimiento actual está abrumado, por lo que ampliar la recopilación de datos será un desafío. Reducir el número a viajeros esenciales es un punto de partida importante.


Luego, los recursos se pueden concentrar en mejorar las pruebas, el rastreo de contactos y la cuarentena. El muestreo aleatorio podría usarse para estimar las infecciones por número de viajeros en diferentes puntos de entrada, modos de transporte y puntos a lo largo de un viaje. Es fundamental aumentar y compartir las secuencias genómicas de los resultados positivos para identificar los casos importados de nuevas variantes de forma más completa y rápida.


Solo entonces podremos tener una idea precisa de los riesgos relacionados con los viajes y la mejor manera de abordarlos.



ARTÍCULO POR: ANNE-MARLE NICOL

FOTOGRAFÍA: STEVE RUSSELL

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

72 views0 comments