• Eliana González

Histórica demanda contra gigante tecnológico

El Departamento de Justicia presentó el martes una demanda antimonopolio largamente esperada alegando que Google utiliza tácticas anticompetitivas para preservar el monopolio de su motor de búsqueda insignia y el negocio publicitario relacionado, ahogando ilegalmente la competencia potencial.


El caso, presentado en un tribunal federal de Washington, DC, marca el desafío legal estadounidense más agresivo al dominio de una empresa en el sector tecnológico en más de dos décadas, con el potencial de sacudir Silicon Valley y más allá. Empuja a Google, una vez una startup y ahora un gran conglomerado, al tipo de enfrentamiento público que la compañía ha tratado de evitar.


El Departamento de Justicia alegó que Google, una unidad de Alphabet Inc., mantiene su condición de guardián de Internet a través de una red ilegal de acuerdos comerciales excluyentes y entrelazados que excluyen a los competidores. El gobierno alegó que Google usa miles de millones de dólares recaudados de los anuncios en su plataforma para pagar a los fabricantes, operadores y navegadores de teléfonos móviles, como Safari de Apple Inc. , para mantener a Google como su motor de búsqueda predeterminado.

El resultado es que Google tiene la primera posición en la búsqueda de cientos de millones de dispositivos en Estados Unidos, con pocas oportunidades para que cualquier otra empresa logre avances, dijo el gobierno.

Google posee o controla los canales de distribución de búsqueda que representan aproximadamente el 80% de las consultas de búsqueda en los EE. UU., según la demanda e investigadores externos. El gobierno dice que efectivamente no deja espacio para la competencia, lo que resulta en menos opciones e innovación para los consumidores y precios menos competitivos para los anunciantes.

La demanda de amplio alcance incluyó detalles sobre supuestas deliberaciones dentro de Google destinadas a evitar el escrutinio antimonopolio. El gobierno citó al economista jefe de Google diciendo a los empleados: "Debemos tener cuidado con lo que decimos tanto en público como en privado".



La demanda, en particular, se centró en acuerdos en virtud de los cuales la aplicación de búsqueda de Google está precargada y no se puede eliminar en teléfonos móviles que ejecutan su popular sistema operativo Android. Google ha ampliado dichos acuerdos durante el año pasado desde que comenzó la investigación del Departamento de Justicia, dijo el gobierno.


Y, sin embargo, la demanda proporcionó pocos datos nuevos y concretos sobre tales vínculos. Alphabet revela públicamente que paga a otras empresas por canalizar el tráfico de búsqueda; Los analistas estiman que solo le paga a Apple alrededor de $ 10 mil millones al año. La demanda citó una nota de un alto empleado de Apple a su homólogo de Google: "Nuestra visión es que trabajamos como si fuéramos una sola empresa".


Kent Walker, director legal de Google, dijo en un comunicado que la demanda tenía muchos defectos.


“La gente usa Google porque así lo desea, no porque se vea obligada a hacerlo o porque no pueda encontrar alternativas”, dijo. "Como muchas otras empresas, pagamos para promocionar nuestros servicios, al igual que una marca de cereales podría pagar a un supermercado para almacenar sus productos al final de una fila o en un estante a la altura de los ojos".

Walker dijo que, de tener éxito, la demanda resultaría en precios más altos para los consumidores porque Google tendría que aumentar el costo de su software y hardware móvil.




ARTÍCULO POR: BRENT KENDALL Y ROB COPELAND

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE TECNOLOGÍA