"Demasiado pronto": alcaldesa de Mississauga piensa que aún no es momento de dejar las mascarillas

La alcaldesa de Mississauga, Bonnie Crombie, expresó cierta preocupación por el rápido ritmo al que la provincia se está moviendo para eliminar los mandatos de uso de mascarillas.


La alcaldesa de Mississauga cree que los mandatos de enmascaramiento de Ontario se están levantando demasiado pronto; pero también se siente alentada porque las reglas permanecerán vigentes en varios entornos de alto riesgo.
La alcaldesa de Mississauga cree que los mandatos de enmascaramiento de Ontario se están levantando demasiado pronto; pero también se siente alentada porque las reglas permanecerán vigentes en varios entornos de alto riesgo.

El director médico de Ontario, el Dr. Kieran Moore, confirmó el miércoles la provincia planea poner fin al uso obligatorio de mascarillas en la mayoría de los entornos cerrados, incluidas las escuelas, luego del regreso de las vacaciones de marzo, el 21 de marzo. Se mantendrán los requisitos de uso de mascarillas en el transporte público, los lugares de atención a largo plazo, los hogares de ancianos y otros entornos de atención médica, entornos de atención colectiva, refugios, cárceles y hogares para personas con discapacidades del desarrollo hasta al menos el 27 de abril.


Crombie dijo que si bien está claro que hemos llegado a la "siguiente fase" de la pandemia, entiende por qué algunas personas piensan que levantar el mandato el 21 de marzo es demasiado pronto.


“Francamente, lo hago”, dijo a los periodistas durante su actualización semanal el jueves. “La realidad es que siento que es muy pronto, el enmascaramiento será cuestión de elección y animo a las personas a hacer lo que les resulte cómodo. Pero sabemos que el COVID-19 aún no ha terminado y no desaparecerá pronto. Todavía estamos viendo a muchas personas contrayéndolo todos los días”.

El alcalde de Brampton, Patrick Brown, calificó el levantamiento de las reglas de enmascaramiento como “noticias positivas” el miércoles y dijo que la medida es un reflejo de los sacrificios realizados por los residentes en los últimos dos años.


“Cuando la ciencia es clara y los datos son claros, ciertamente apoyo la decisión provincial”, dijo Brown.

La funcionaria médica de salud de Toronto, la Dra. Eileen de Villa, le hizo eco de los comentarios de Crombie al afirmar que levantar los mandatos de uso de mascarillas no significa que no deban seguir usándose en entornos interiores de alto riesgo o concurridos.


“Algunas personas aún necesitarán usarlos debido a su salud”, dijo de Villa durante la actualización de COVID-19 de la ciudad el jueves. “Algunas personas optarán por usarlos porque se sienten más cómodas haciéndolo. Recomiendo absolutamente el uso de máscaras bien ajustadas y de alta calidad, particularmente para aquellos con mayor riesgo y especialmente en entornos cerrados llenos de gente, mientras monitoreamos el nivel de COVID-19 en la ciudad y nos adaptamos a vivir como solíamos hacerlo".

Crombie dijo que el consejo de Mississauga se reunirá el 23 de marzo para tomar una decisión sobre el mandato de uso de máscaras en toda la ciudad, que expirará a fines de mes. Anticipó que la decisión se alineará con la provincia, y si bien sigue siendo optimista con el hecho de que las condiciones actuales van en la dirección correcta, también alienta a la provincia a mantener el uso de mascarillas por más tiempo en entornos de alto riesgo si las medidas de salud lo justifican.


“Necesitamos continuar protegiendo a los más vulnerables de nuestra comunidad”, dijo Crombie. “Y sé que la provincia no dudará en asegurarse de que tengamos las medidas adecuadas para mantenernos saludables y seguir avanzando en la dirección correcta. Si eso significa que tenemos que recuperar medidas como pruebas de vacunación o límites de capacidad, que sabemos que funcionan y son efectivos, que así sea”.

El viernes marca el segundo aniversario de la declaración de la Organización Mundial de la Salud de COVID-19 como una pandemia global. Más de seis millones de personas han muerto en todo el mundo como resultado del coronavirus, incluidos más de 37.000 canadienses y casi 13.000 ontarianos.



ARTÍCULO POR: JOHN MARCHESAN Y MIKE VISSER

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL

16 views0 comments