• Eliana González

¿Aporayía un toque de queda si todo empeora?

Más de dos tercios de los canadienses dicen que apoyarían un toque de queda si la pandemia de COVID-19 se volviera lo suficientemente grave, según una nueva encuesta.


Las personas usan máscaras faciales mientras caminan por un parque de la ciudad de Montreal el 10 de octubre de 2020.
Las personas usan mascarillas mientras caminan por un parque de la ciudad de Montreal el 10 de octubre de 2020.

La encuesta realizada por Léger y la Asociación de Estudios Canadienses encontró que el 67 por ciento de los canadienses respaldaría un toque de queda nocturno temporal, de 10 pm a 5 am, para frenar la propagación viral en circunstancias extremas.


Sin embargo, el entusiasmo de los encuestados varió según la edad, y los jóvenes estaban menos predispuestos a la noción.


El cincuenta y cinco por ciento de los encuestados de entre 18 y 34 años dijeron que apoyarían un toque de queda, mientras que tres cuartos de los de 55 años o más lo respaldaron, incluido el 80 por ciento de los mayores de 65 años.


Dos de cada tres encuestados de entre 35 y 54 años también aceptaron la idea.


La perspectiva de un toque de queda ha flotado en varias provincias, y el premier de Manitoba, Brian Pallister, dijo la semana pasada que lo estaba considerando.


Pallister se alejó de la posibilidad el lunes después de que pidió a los habitantes de Manitoba que participaran a través de una encuesta gubernamental en línea.


Los canadienses en Alberta, Ontario y Quebec estaban menos inclinados a apoyar un toque de queda, con menos de dos tercios de los residentes allí dando el visto bueno, encontró la encuesta.


Más del 70 por ciento de los encuestados en Columbia Británica, Saskatchewan, Manitoba y las provincias del Atlántico dijeron que apoyarían un toque de queda.


Sin embargo, la mayoría, en todos los grupos de edad y en todas partes del país, respaldaron la idea si la pandemia de COVID-19 era grave y los funcionarios de salud pública la recomendaban.


Las diferencias de opinión podrían relacionarse en parte con las normas que ya existen en varias regiones.


“En Quebec, con bares y restaurantes cerrados, no hay nada por lo que quedarse despierto”, dijo el vicepresidente de Léger, Christian Bourque. "Pero en algunas provincias, como Alberta, por ejemplo, muchos lugares todavía están abiertos".

La receptividad de los canadienses a las medidas más estrictas del COVID-19 ha sido una constante durante toda la pandemia y contrasta con las olas de resistencia en los Estados Unidos.

“Hemos visto desde el comienzo de la crisis actual que los canadienses tienden a apoyar en gran medida las iniciativas gubernamentales”, dijo Bourque.

Las diferencias al norte y al sur de la frontera hablan de características nacionales divergentes que tienen siglos de antigüedad, dijo.


“En Canadá tenemos los conservadores rojos y el colectivismo muy británico que sigue siendo parte de nuestras raíces culturalmente. Mientras que en Estados Unidos existe una especie de rechazo a que el estado nos diga qué hacer, ese gobierno no tiene nada que ver con mis asuntos personales ”, dijo Bourque.

Realizada del 6 al 8 de noviembre, la encuesta en línea encuestó a 1.534 canadienses adultos y 1.002 estadounidenses. No se le puede asignar un margen de error porque las encuestas realizadas en Internet no se consideran muestras aleatorias.



ARTÍCULO POR: CHRISTOPHER REYNOLDS

FOTOGRAFÍA: GRAHAM HUGHES

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

253 views0 comments