EE. UU. investiga el trato a los migrantes en su frontera sur

El jefe de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo el martes que las imágenes de lo que parecían ser agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo rodeando a los migrantes que intentaban cruzar la frontera sur lo "horrorizaron"; pero no llegó a calificar como crisis la nueva afluencia de migrantes allí.


Un oficial de la patrulla fronteriza de Estados Unidos corta el camino a un inmigrante que busca solicitar asilo cuando intenta ingresar al país por el río Grande.
Un oficial de la patrulla fronteriza de Estados Unidos corta el camino a un migrante que busca solicitar asilo cuando intenta ingresar al país por el río Grande.

Mayorkas dijo que "cualquier maltrato o abuso de un migrante es inaceptable" y agregó, "las imágenes que he observado me preocupan profundamente". Pero no dijo explícitamente si reflejaban maltrato o abuso y se remitió a una investigación en proceso.


"Esto desafía todos los valores que buscamos inculcar en nuestra gente", dijo Mayorkas, y agregó que el departamento abordará la situación "con toda la fuerza" una vez que se complete la investigación.


La Oficina de Responsabilidad Profesional está liderando la investigación y tendrá personal en el terreno monitoreando a tiempo completo la situación en la ciudad fronteriza de Del Río, Texas, que ha visto una afluencia de miles de migrantes haitianos que huyen de una situación inestable en su país e intentan ingresar a los EE. UU. a través de México.


Más de 6.000 haitianos y otros migrantes han sido sacados de un campamento en Del Río, y Mayorkas predijo un "cambio dramático" en el número de migrantes allí dentro de los próximos dos a cuatro días a medida que continúa el proceso de expulsión.


El último aumento de la migración en la frontera ha llevado a los republicanos a renovar los ataques contra los demócratas por lo que dicen es un fracaso para abordar una crisis en la frontera de Estados Unidos. Pero Mayorkas se negó a llamar a la situación una "crisis" y solo dijo que es una "situación desgarradora" y un "tremendo desafío".


“De ninguna manera minimizo el problema humano que presenta; pero quiero dejar claro que tenemos un plan para abordarlo”, dijo.

Mayorkas dijo que 600 empleados de Seguridad Nacional, incluidos los de la Guardia Costera, fueron traídos a Del Río. También mencionó que ha pedido ayuda al Departamento de Defensa en lo que podría ser una de las expulsiones a gran escala más rápidas de migrantes y refugiados de Estados Unidos en décadas.


Hablando desde Del Río el lunes, Mayorkas advirtió a los haitianos que no fueran a los EE. UU. y señaló que la extensión temporal en las protecciones contra la deportación para los haitianos se extendió hasta el 29 de julio; pero que esas protecciones ya no se aplican a los nuevos migrantes.


“Si viene a los Estados Unidos ilegalmente, será devuelto. Su viaje no tendrá éxito y pondrá en peligro su vida y la de su familia”, dijo.


ARTÍCULO POR: ALEXANDRA JAFFE

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

8 views0 comments