EE. UU. libera cientos de familias centroamericanas

Los funcionarios estadounidenses en Texas están liberando a un número cada vez mayor de familias migrantes centroamericanas de la custodia; ya que las autoridades locales en México se han resistido a recuperarlas y las instalaciones de la patrulla fronteriza corren el riesgo de quedar abarrotadas.


Migrantes caminan después de cruzar el río Bravo para entregarse para solicitar asilo en El Paso, Texas, Estados Unidos, visto desde Ciudad Juárez, México, el 1 de febrero de 2021.
Migrantes caminan después de cruzar el río Bravo para entregarse para solicitar asilo en El Paso, Texas, Estados Unidos, visto desde Ciudad Juárez, México, el 1 de febrero de 2021.

Dos administradores de refugios dijeron que la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos comenzó a dejar familias la semana pasada en refugios en Laredo y Brownsville a lo largo del tramo fronterizo con el estado mexicano de Tamaulipas, la región más concurrida por la inmigración ilegal a Estados Unidos.


La hermana Norma Pimentel, directora ejecutiva de Caridades Católicas del Valle del Río Grande, dijo que la Patrulla Fronteriza ha enviado entre 50 y 80 familias a su refugio todos los días desde el 27 de enero, llegando a 150 familias el miércoles. La mayoría permanece solo brevemente en los refugios antes de conectarse con familiares o amigos en otras partes de Estados Unidos, dijo.


La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. confirmó que algunos migrantes estaban siendo liberados en los Estados Unidos para esperar audiencias de inmigración, diciendo que algunas instalaciones de detención estaban al máximo de capacidad segura. Una fuente de CBP citó COVID-19 y un cambio en la ley mexicana entre los factores que "nos han obligado a adaptarnos".


Tamaulipas recientemente dejó de aceptar familias centroamericanas con niños menores de seis años expulsados ​​de Texas, dijo una fuente estadounidense. Si México no acepta llevarse a los migrantes, las autoridades estadounidenses deben mantenerlos bajo custodia o liberarlos hasta las audiencias de la corte de inmigración.


Biden firmó una orden ejecutiva el 2 de febrero para revisar el procesamiento de asilo en la frontera de Estados Unidos, pero su administración ha dicho que los cambios en el sistema actual llevarán tiempo.


Con más familias migrantes llegando a la frontera, y algunas ahora siendo liberadas en los Estados Unidos, la administración Biden no tendrá un período considerable de tiempo para poner en marcha nuevos planes, dijo Theresa Cardinal Brown, directora de inmigración y política transfronteriza. en el Bipartisan Policy Center en Washington.


“La gente está llegando, no se puede simplemente detener todo mientras crean el nuevo sistema”, dijo. Dijo que la cooperación mexicana será clave para cualquier nueva planificación de políticas.

Los datos estadounidenses muestran que hasta diciembre de este año fiscal, las autoridades migratorias estadounidenses detuvieron a 5,175 familias entre Tamaulipas y Texas, más que en cualquier otro lugar de la frontera, pero menos que en el mismo período del año anterior.


En general, las cifras de detenciones fronterizas han aumentado, por encima de 70.000 en los últimos meses y se espera que lleguen a 80.000 en enero.


Los expertos atribuyen el aumento de las dificultades económicas en Centroamérica, azotada por dos grandes huracanes y la pandemia, así como las expectativas de una política migratoria relajada bajo Biden.



ARTÍCULO POR: MICA ROSENBERG Y FRANK JACK DANIEL

FOTOGRAFÍA: JOSÉ LUIS GONZÁLEZ

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

28 views0 comments