• Eliana González

EE.UU., México y el Caribe afectados por huracanes

El huracán Hanna rugió en tierra en la costa del golfo de Texas como una tormenta de categoría 1 el sábado, trayendo vientos que azotaron la costa con lluvia y marejadas, e incluso amenazó con traer posibles tornados a una parte del país tratando de hacer frente a un pico de coronavirus.



El primer huracán de la temporada de huracanes del Atlántico 2020 tocó tierra dos veces el sábado por la tarde en poco más de una hora. El primer desembarco ocurrió alrededor de las 5 p.m., a unas 15 millas (24 kilómetros) al norte de Port Mansfield, que está a unas 130 millas (209 km) al sur de Corpus Christi y a unas 70 millas (113 km) al norte de Brownsville. El segundo aterrizaje tuvo lugar alrededor de las 6:15 pm en el este del condado de Kenedy, a unas 15 millas (24 km) al noroeste de Port Mansfield. A partir del sábado por la noche, tenía vientos máximos sostenidos de 90 mph (145 kph).


Muchas partes de Texas, incluidas las áreas cercanas a donde Hanna llegó a tierra, han estado lidiando con un aumento en los casos de coronavirus en las últimas semanas, pero las autoridades locales dijeron que estaban preparadas para lo que la tormenta pudiera traer.


Los primeros en responder en Corpus Christi colocaron barricadas de manera proactiva cerca de las intersecciones para tenerlos listos si las calles comenzaron a inundarse, dijo McComb. Según AEP Texas, más de 35,000 personas en todo el sur de Texas, incluidos Corpus Christi, Harlingen y Brownsville, no tenían electricidad el sábado por la noche. Corpus Christi se encuentra en el condado de Nueces, donde los funcionarios de salud llegaron a los titulares cuando revelaron que 60 bebés dieron positivo para COVID-19 del 1 al 16 de julio.


Más al sur, en el condado de Cameron, que limita con México y donde se encuentra Brownsville, se han reportado más de 300 nuevos casos confirmados casi a diario durante las últimas dos semanas, según cifras de salud estatales. La semana pasada también ha sido la más mortal de la pandemia en el condado.


Se esperaba que el principal peligro de Hanna fueran las inundaciones repentinas. Los pronosticadores dijeron que Hanna podría traer de 6 a 12 pulgadas (15 a 30 centímetros) de lluvia hasta el domingo por la noche _ con un total aislado de 18 pulgadas (46 centímetros) _ además de las olas costeras que podrían causar olas que amenazan la vida y rasgar las condiciones actuales.


Los estados más al noreste de México, la costa de Tamaulipas y Nuevo León, justo al oeste, también tomaron precauciones antes de la llegada de la tormenta. Tamaulipas estaba preparando refugios y desinfectándolos para tratar de evitar la propagación de COVID-19, tuiteó el gobernador del estado, Francisco Cabeza de Vaca. Mientras tanto, el departamento de protección civil estaba enviando botes de rescate y otros equipos al norte de Nuevo León porque se esperaban fuertes lluvias.


Mientras tanto, un huracán del Océano Pacífico, Douglas, se dirigía hacia Hawai el sábado. Se esperaba que Douglas estuviera cerca de las principales islas hawaianas el sábado por la noche y se mudará a partes del estado el domingo y el lunes. Una advertencia de huracán estaba vigente para el condado de Oahu.


Y de vuelta en el Atlántico, se esperaba que los restos de la tormenta tropical Gonzalo se movieran hacia el oeste a través del sur del Caribe durante los próximos días. Se pronostica que Gonzalo traerá de 1 a 2 pulgadas (3 a 5 centímetros) de lluvia. Los relojes o advertencias ya no estaban vigentes.


ARTÍCULO POR: JUAN A. LOZANO

FOTOGRAFÍA DE: COURTNEY SACCO

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889