El apoyo a los certificados de vacunación para ingresar a lugares públicos es abrumador

Según una encuesta reciente, los canadienses apoyan abrumadoramente la idea de exigir certificados de vacunación para poder ingresar a lugares públicos como restaurantes, bares y gimnasios.


Casi ocho de cada 10 apoyan el requisito de presentar un certificado de vacunación para visitar lugares públicos, según una nueva encuesta.
Casi ocho de cada 10 apoyan el requisito de presentar un certificado de vacunación para visitar lugares públicos, según una nueva encuesta.

El 78 por ciento de los encuestados en la encuesta de Leger dijeron que apoyan firmemente (56 por ciento) o muestran algo de apoyo (22 por ciento) sobre exigir una prueba de vacunación contra el COVID-19 para visitar lugares públicos no esenciales donde muchas personas se congregan, incluidos las instalaciones para concierto, los salones de eventos y los festivales.


Solo el 13 por ciento dijo que se opone firmemente a un requisito de prueba de vacunación, cuyas variaciones están siendo introducidas por los gobiernos provinciales en todo el país.


Otro nueve por ciento dijo que se opone un poco.


El apoyo varió desde un mínimo del 70% en las provincias del Atlántico hasta un máximo del 86% en British Columbia. El 81% de los encuestados de Alberta también apoyó la medida, aunque su provincia ha sido la más reacia a adoptar un sistema de certificados de vacunación.


La encuesta a 1.537 canadienses se realizó del 24 al 26 de septiembre; ya que los sistemas de atención médica en Alberta y Saskatchewan se veían abrumados por los crecientes casos de la variante Delta del coronavirus COVID-19.


No se puede asignar un margen de error a la encuesta en línea, ya que las encuestas basadas en Internet no se consideran muestras aleatorias.


El setenta y cuatro por ciento de los encuestados dijo que los gobiernos no deberían levantar todas las restricciones de salud pública ahora. Solo el 18 por ciento apoyó levantarlas.


La oposición a la relajación de las órdenes de salud pública incluyó al 76 por ciento de los encuestados en Alberta, donde el premier Jason Kenney levantó la mayoría de las restricciones durante el verano, solo para tener que volver a imponer algunas recientemente cuando la cuarta ola de la pandemia atacó la provincia.


Como era de esperar, dada la lucha de su provincia con la cuarta ola de la pandemia, el premier de Kenney y Saskatchewan, Scott Moe, ocupó el puesto más bajo entre los premiers provinciales por su manejo de la crisis de salud.


El 80% de los encuestados de Alberta dijeron que estaban muy o algo insatisfechos con el desempeño de Kenney, y el 74% de los encuestados de Saskatchewan sentían lo mismo por Moe.


Por el contrario, el 74 por ciento de los encuestados de Quebec expresaron satisfacción con el manejo de la pandemia por parte del premier Francois Legault, el 61 por ciento de los habitantes de British Columbia estaban satisfechos con el trabajo del premier John Horgan y el 52 por ciento de los habitantes de Ontario estaban satisfechos con el desempeño del premier Doug Ford.


El 57% a nivel nacional dijo estar satisfecho con el manejo de la pandemia por parte del gobierno federal, mientras que el 61% expresó satisfacción con sus gobiernos municipales.


Los encuestados estaban divididos sobre el estado de la pandemia en Canadá: el 39 por ciento dijo que cree que lo peor ya pasó, el 22 por ciento dijo que estamos en el peor período de la crisis y otro 21 por ciento dijo que lo peor aún está por llegar. El diecinueve por ciento dijo que no lo sabía.


EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

20 views0 comments