El aumento del precio de los comestibles aumenta el riesgo de inseguridad alimentaria en Canadá

Para muchas familias canadienses, el equilibrio entre la alimentación saludable y las finanzas del hogar pende de un hilo.


El aumento del precio de los comestibles aumenta el riesgo de inseguridad alimentaria en Canadá.
El aumento del precio de los comestibles aumenta el riesgo de inseguridad alimentaria en Canadá.

El aumento del costo de los comestibles está afectando cada vez más a los presupuestos familiares y se teme que, si los precios de los alimentos siguen aumentando, más canadienses correrán el riesgo de pasar hambre.


La inflación de los alimentos aumentó un 9,7 por ciento el mes pasado en comparación con abril de 2021. Statistics Canada dice que es el mayor aumento en el precio de los comestibles desde septiembre de 1981.


Eso es difícil de "digerir" para muchos canadienses, según algunos expertos en ciencias de la alimentación.


La profesora de ciencias nutricionales Valerie Terasuk de la Universidad de Toronto advierte que la inflación continua probablemente conducirá a un aumento en la prevalencia y la gravedad de la inseguridad alimentaria en Canadá.


Sylvain Charlebois, del Laboratorio de Análisis Agroalimentario de la Universidad de Dalhousie, está de acuerdo y señala que muchas familias ya tienen que tomar decisiones más económicas y, a veces, menos nutritivas.


"¡Por supuesto! La gente está comprando a la baja en este momento y es por eso que esperamos que más marcas privadas ingresen al mercado. Los supermercados están trabajando en sus estrategias de marca privada y estamos viendo más conversiones de tiendas de comestibles en tiendas de descuento”, dijo. “El descuento va a ser lo más importante este año, seguro, como resultado de lo que estamos viendo”.

Pero Charlebois dijo que todavía hay focos de esperanza en los pasillos de las tiendas de comestibles.

“El mostrador de carne es en realidad más amable con un consumidor con un presupuesto ajustado en estos días. El pollo y el cerdo son en realidad más baratos que en diciembre. Es posible que la gente no se dé cuenta; pero esos dos componentes de la trifecta de carne son en realidad más baratos, mientras que la carne de res sigue siendo un enigma. La carne de res, en promedio, dependiendo de los cortes que mires, es un 30 por ciento más cara que hace tres meses”.

Agregó que los productos secos, como la mantequilla de maní, la pasta, la mayonesa, en su mayoría están aumentando de precio, junto con las frutas y verduras frescas.


“Los precios de los productos están aumentando, en promedio, más del 10 por ciento desde diciembre: zanahorias, cebollas, brócoli y otros productos como ensaladas, lechuga iceberg, lechuga romana están todos en territorio de dos dígitos en este momento”.

Pero Charlebois dijo que los compradores inteligentes aún pueden encontrar ofertas en la sección de productos agrícolas.


“Con los productos, es impredecible. Si bien algunos productos son más caros, algunos son en realidad más baratos que en diciembre. Los pepinos y los tomates son, en promedio, más baratos que en diciembre. Si se tiene cuidado, aún se pueden encontrar buenas ofertas”.


ARTÍCULO POR: CLAIRE FENTON

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

18 views0 comments