• Eliana González

El COVID-19 ha empeorado la crisis de los jóvenes

Uno de cada siete estudiantes de Ontario en los grados 7 a 12 dice que se lastimó intencionalmente durante el último año, uno de cada seis tenía pensamientos serios de suicidio y uno de cada tres dice que hubo un momento durante el año pasado en el que querían hablar con alguien sobre un problema de salud mental pero no sabían a quién acudir.



Los números son peores que antes. Los datos obtenidos exclusivamente del Centro de Adicciones y Salud Mental (CAMH) muestran que la alarma sobre los jóvenes en peligro es cada vez más fuerte y el COVID-19 está intensificando el problema.


“(Los jóvenes) se sienten nerviosos, desesperanzados, inquietos… sintiendo que nada puede animarlos”, dijo Hayley Hamilton, científica senior de CAMH y coautora de un nuevo estudio de las respuestas de más de 14.000 estudiantes en toda la provincia.

La creciente angustia capturada en la encuesta, realizada antes de COVID-19, probablemente solo ha empeorado durante la pandemia.


Esta generación de niños y jóvenes está haciendo pedidos de ayuda sin precedentes en medio de un aumento de la ansiedad, la depresión, las ideas suicidas y las autolesiones que están socavando sus académicos, sus relaciones personales y sus carreras. En cantidades cada vez mayores, se están quitando la vida.


La encuesta, realizada para los periodistas de Star e IJB (Investigative Journalism Bureau) por la firma de seguimiento de tendencias RIWI Corp., encontró que casi el 30 por ciento de los estudiantes dijeron que su mala salud mental les ha llevado a considerar la autolesión y el suicidio. La pandemia elevó los niveles de depresión entre los encuestados canadienses en un 35 por ciento.


Juntos, estos dos conjuntos de datos exclusivos se suman a un creciente cuerpo de evidencia que muestra una crisis de salud mental juvenil en América del Norte.


El suicidio es la segunda causa principal de muerte en Canadá para las personas de entre 15 y 24 años, y la segunda causa principal de muerte en los Estados Unidos para las personas de entre 10 y 19 años.



De los 14.000 estudiantes de escuelas públicas encuestados por CAMH, el 15 por ciento dijo que se hizo daño a sí mismo a propósito durante el año pasado. Eso representa un estimado de 127,800 estudiantes de Ontario cuando se extrapola a toda la provincia. Y el 16 por ciento que tuvo pensamientos serios sobre el suicidio el año pasado (que representa a 140,300 estudiantes de Ontario) es un récord desde que comenzó el monitoreo en 2001.


Uno de cada cinco encuestados, el 21 por ciento, indicó "angustia psicológica grave", en comparación con el 17 por ciento en 2017 y alcanzó un nuevo máximo desde que comenzó el seguimiento de este indicador en 2013.


El 35 por ciento de los estudiantes que dijeron que no podían encontrar la ayuda que necesitaban para abordar sus desafíos (348,700 estudiantes de Ontario proyectados) también es un nuevo récord desde que CAMH comenzó a hacer la pregunta en 2013, cuando el nivel era del 28 por ciento.


Por otro lado, los estudiantes universitarios de todo Canadá experimentaron un preocupante deterioro de la salud mental durante la primera ola de la pandemia, según los datos de RIWI que se recopilaron desde finales de febrero hasta principios de octubre.


La depresión entre los estudiantes canadienses de educación superior saltó al 27 por ciento desde el 20 por ciento antes del brote.


Se necesita un cambio significativo; pero no es solo responsabilidad de las universidades y colegios. Los xpertos creen que depende de los responsables políticos cambiar la forma en que se financia la salud mental.




ARTÍCULO POR: ROBERT CRIBB

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE SALUD

50 views0 comments

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889