El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, renuncia por acusaciones de acoso sexual

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció su renuncia el martes debido a una avalancha de acusaciones de acoso sexual luego de ser ampliamente aclamado a nivel nacional por sus informes diarios detallados y su liderazgo durante la pandemia.


El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, renuncia por acusaciones de acoso sexual.
El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, renuncia por acusaciones de acoso sexual.

En un discurso televisado, el demócrata de 63 años negó enfáticamente haber mostrado intencionalmente cualquier falta de respeto hacia las mujeres, pero dijo que luchar contra lo que llamó el ataque "por motivos políticos" contra él sometería al estado a meses de agitación, y "no puedo ser la causa de eso".


“La mejor manera en que puedo ayudar ahora es si me hago a un lado y dejo que la atención vuelva al gobierno”, dijo Cuomo.

Kathy Hochul, demócrata moderada del oeste de Nueva York, será la primera gobernadora del estado después de que Cuomo deje el cargo.


La decisión del gobernador demócrata de tres mandatos, que entrará en vigor en dos semanas, se anunció como un impulso creado en la Legislatura para destituirlo por juicio político. Se produjo después de que el fiscal general de Nueva York publicara los resultados de una investigación que encontró que Cuomo acosaba sexualmente al menos a 11 mujeres.


Los investigadores dijeron que sometió a las mujeres a besos no deseados; tocó sus pechos o nalgas o los tocó de manera inapropiada; hizo comentarios insinuantes sobre su apariencia y su vida sexual y creó un ambiente de trabajo "plagado de miedo e intimidación".


La vicegobernadora Kathy Hochul, una demócrata de 62 años y ex miembro del Congreso del área de Buffalo, se convertirá en la gobernadora número 57 del estado y será la primera mujer en ocupar el cargo.


El escándalo de la era #MeToo interrumpió no solo la carrera de una persona, sino una dinastía entera: el padre de Cuomo, Mario Cuomo, fue gobernador en las décadas de 1980 y 1990, y el joven Cuomo fue mencionado a menudo como un posible candidato a presidente, un cargo en el que su padre se hizo famoso; ya que contemplaba ocuparlo. Incluso cuando el escándalo se multiplicaba, Cuomo planeaba postularse para la reelección en 2022.


Cuomo aún enfrenta la posibilidad de cargos criminales y varios fiscales de todo el estado se movilizan para investigarlo.


La serie de acusaciones que supusieron la caída del gobernador comenzó a manifestarse en los informes de prensa en diciembre pasado y se prolongó durante meses.


Cuomo calificó algunas de las acusaciones como fabricadas, negando enérgicamente que tocó a alguien de manera inapropiada. Pero reconoció que algunas ayudantes se sintieron incómodas con comentarios que dijo intentando ser divertido y se disculpó por su comportamiento.


Retrató algunos de los encuentros como malentendidos atribuibles a diferencias "generacionales o culturales", una referencia en parte a su crianza en una afectuosa familia italoamericana.


Mientras un desafiante Cuomo se aferraba a su cargo, los legisladores estatales iniciaron una investigación de juicio político. Casi todo el establecimiento demócrata en Nueva York lo abandonó, no solo por las acusaciones, sino también por el descubrimiento de que su administración había ocultado miles de muertes por COVID-19 entre pacientes de hogares de ancianos.


La investigación de acoso ordenada por el fiscal general y realizada por dos abogados externos corroboró los relatos de las mujeres y agregó otros espeluznantes. La publicación del informe dejó al gobernador más aislado que nunca, con algunos de sus partidarios más leales abandonándolo y el presidente Joe Biden uniéndose a quienes le pidieron que dimitiera.


Entre sus acusadores se encontraba una asistente que dijo que Cuomo le tocó el pecho en la mansión del gobernador. Los investigadores y el personal del gobernador tomaron represalias contra una de sus acusadoras al filtrar archivos personales confidenciales sobre ella.


Como gobernador, Cuomo se promocionó a sí mismo como un ejemplo de un "demócrata progresista" que hace realidad las cosas: desde que asumió el cargo en 2011, ayudó a impulsar una legislación que legalizaba el matrimonio homosexual, comenzó a elevar el salario mínimo a $ 15 y expandió los beneficios de licencia familiar pagada. También respaldó grandes proyectos de infraestructura, incluida la reforma del aeropuerto y la construcción de un nuevo puente sobre el río Hudson al que nombró en honor a su padre.


Simultáneamente al comportamiento que lo metió en problemas, Cuomo estaba defendiendo públicamente el movimiento #MeToo y se rodeaba de activistas por los derechos de las mujeres, promulgando nuevas protecciones contra el acoso sexual y alargando el plazo de prescripción en casos de violación.


Su popularidad nacional se disparó durante la desgarradora primavera de 2020, cuando Nueva York se convirtió en el epicentro del brote del coronavirus en la nación.


Su respuesta dura pero empática, hizo que la televisión se fascinara mucho más con Nueva York, y sus severas advertencias a la gente de que se quedaran en casa y usaran máscaras contrastaron fuertemente con el rechazo del virus por parte del presidente Donald Trump. Sus sesiones informativas ganaron un premio Emmy internacional y luego escribió un libro sobre liderazgo en una crisis.


Pero incluso esos logros pronto se vieron empañados cuando se supo que el recuento oficial del estado de muertes en hogares de ancianos había excluido a muchos pacientes que habían sido trasladados a hospitales antes de sucumbir. Un asistente de Cuomo reconoció que la administración temía que la Casa Blanca de Trump "usara eso contra nosotros" las cifras reales.


Además, la administración de Cuomo fue duramente criticada por obligar a los hogares de ancianos a aceptar pacientes que se recuperaban del virus.


El Departamento de Justicia de EE. UU. está investigando el manejo estatal de los datos sobre muertes en hogares de ancianos. Además, el fiscal general del estado está investigando si Cuomo violó la ley al utilizar a miembros de su personal para ayudar a escribir y promover su libro, por el cual ganó más de $5 millones.


El gobernador también había sido criticado cada vez más por su trato rudo y, a veces, vengativo hacia sus compañeros políticos y su propio personal, con ex ayudantes que contaban historias de un entorno de trabajo brutal.


Cuomo se divorció en 2005 de la autora y activista Kerry Kennedy, miembro de la familia Kennedy, y estuvo involucrado sentimentalmente hasta 2019 con la presentadora de estilo de vida televisiva Sandra Lee. Tiene tres hijas adultas.


Durante su discurso de renuncia, se dirigió directamente a sus hijas, diciendo: “Quiero que sepan, desde el fondo de mi corazón: nunca lo hice, y nunca lo haría, faltarle el respeto intencionalmente a una mujer o tratar a una mujer de manera diferente a como las he tratado no hace parte de mi. Sí, su padre cometió errores; pero se disculpó y aprendió de ello. De eso se trata la vida".

Obtuvo experiencia política desde el principio como director de campaña de su padre, duro y a menudo despiadado, y luego se convirtió en fiscal general de Nueva York y secretario de vivienda de Estados Unidos durante la presidencia de Bill Clinton antes de ser elegido gobernador en 2010.




ARTÍCULO POR: MARINA VILLENEUVE

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL