El gobierno federal anunciará cambios en las medidas fronterizas de COVID-19

El gobierno federal anunciará cambios en las medidas pandémicas en las fronteras de Canadá la próxima semana, señaló el viernes el ministro de Salud, Jean-Yves Duclos, mientras que el director de salud pública de Canadá dijo que el país está buscando planes más sostenibles para manejar el COVID-19.


Actualmente, los viajeros que ingresan a Canadá deben mostrar prueba de una prueba de COVID-19 negativa y es posible que también deban realizarse una segunda prueba a su llegada. Aquí, se ve a los viajeros sacando sus pasaportes en el Aeropuerto Internacional Pearson de Toronto el 23 de febrero de 2021.
Actualmente, los viajeros que ingresan a Canadá deben mostrar prueba de una prueba de COVID-19 negativa y es posible que también deban realizarse una segunda prueba a su llegada. Aquí, se ve a los viajeros sacando sus pasaportes en el Aeropuerto Internacional Pearson de Toronto el 23 de febrero de 2021.

Actualmente, el gobierno desaconseja todos los viajes internacionales no esenciales.

Cualquier persona que viaje dentro de Canadá en avión, tren o barco debe vacunarse contra la COVID-19, y los viajeros internacionales están sujetos a los requisitos de la prueba del COVID-19.


Duclos dijo durante una conferencia de prensa que lo peor de la última ola de la pandemia ya pasó en Canadá y que el gobierno “continuará ajustando” las medidas en consecuencia.


La Dra. Theresa Tam, directora de salud pública, dijo que debido a la naturaleza infecciosa de la variante Ómicron, es muy difícil detener todos los casos en la frontera y evitar que una persona infectada transmita el virus a otra persona.


Al mismo tiempo, la cantidad de casos nuevos en Canadá se redujo a alrededor de 11.000 informados diariamente, aunque ese es un recuento incompleto; ya que muchas jurisdicciones han restringido las pruebas a personas de alto riesgo.


Aún así, Canadá no puede simplemente decidir vivir con el virus y eliminar las medidas por completo mientras muchas personas siguen muriendo a causa del COVID-19 y cuando los hospitales aún son vulnerables a una afluencia potencialmente abrumadora de personas gravemente enfermas, dijo Duclos.


130 personas mueren por COVID-19 diariamente, dijo Tam. Alrededor de 8.700 están siendo tratados por el virus en los hospitales cada día y 1.000 están recibiendo cuidados intensivos, según muestran los últimos datos de la Agencia de Salud Pública de Canadá.


Si bien aún son altas, esas cifras muestran que Canadá ya pasó el pico de la ola de Ómicron y que las provincias pueden comenzar a aliviar las restricciones de COVID-19, dijo Tam.


Las provincias también deben planificar para el futuro, porque el virus no desaparecerá y podrían surgir más variantes con transmisión y gravedad inciertas, dijo. Esos planes deberían incluir pruebas, medidas de salud pública, vacunas y tratamientos, dijo.


Las familias también deben estar empoderadas con herramientas para tomar sus propias decisiones en función de su propia tolerancia al riesgo y reducir el peligro utilizando medidas de protección personal como mascarillas, distanciamiento social y vacunación, agregó.


“Aunque todavía es posible un resurgimiento, especialmente a medida que se relajan las medidas de salud pública, el aumento de la disponibilidad y la aplicación rápida de estas herramientas pueden ayudar a disminuir el impacto en los hospitales”, dijo Tam. “Además, pueden ayudar a proteger a nuestras poblaciones más vulnerables y minimizar la necesidad de medidas restrictivas amplias en el futuro”.


ARTÍCULO POR: LAURA OSMAN

FOTOGRAFÍA: SAM NAR

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

70 views0 comments