El huracán Ida deja sin electricidad a toda la ciudad de Nueva Orleans

El huracán Ida azotó la costa el domingo como una de las tormentas más poderosas que jamás haya azotado los EE. UU., dejando sin electricidad a toda Nueva Orleans, haciendo volar los techos de los edificios e invirtiendo el flujo del río Mississippi mientras se precipitaba desde la costa de Louisiana hacia uno de los corredores industriales más importantes del país.


Un hombre pasa por una sección del techo que se desprendió de un edificio en el Barrio Francés por los vientos del huracán Ida, el domingo 29 de agosto de 2021, en Nueva Orleans.
Un hombre pasa por una sección del techo que se desprendió de un edificio en el Barrio Francés por los vientos del huracán Ida, el domingo 29 de agosto de 2021, en Nueva Orleans.

El apagón en Nueva Orleans aumentó la vulnerabilidad de la ciudad a las inundaciones y dejó a cientos de miles de personas sin aire acondicionado y refrigeración en el sofocante calor del verano.


Ida, una tormenta de categoría 4, azotó la misma fecha en que el huracán Katrina devastó Louisiana y Mississippi 16 años antes, llegando a tierra a unas 45 millas (72 kilómetros) al oeste de donde Katrina, de categoría 3, golpeó tierra por primera vez. Los vientos de 150 mph (230 kph) de Ida lo convirtieron en el quinto huracán más fuerte que jamás haya azotado el territorio continental de EE. UU. Cayó horas más tarde a una tormenta de categoría 2 con vientos máximos de 110 mph (175 kph) mientras se arrastraba tierra adentro, con la mirada puesta en 30 millas (50 kilómetros) al oeste-noroeste de Nueva Orleans.


El aumento del océano inundó la isla barrera de Grand Isle cuando tocó tierra justo al oeste en Port Fourchon. Ida tocó tierra por segunda vez unas dos horas más tarde cerca de Galliano. El huracán azotó los humedales del extremo sur de Luisiana, poniendo bajo amenaza a más de 2 millones de personas que viven en Nueva Orleans, Baton Rouge y sus alrededores.


La gente en Louisiana se despertó con una tormenta monstruosa después de que los vientos máximos de Ida aumentaron en 72 kph (45 mph) en cinco horas mientras el huracán se movía a través de algunas de las aguas oceánicas más cálidas del mundo en el norte del Golfo de México.


Toda la ciudad de Nueva Orleans se quedó sin electricidad el domingo por la noche, según funcionarios de la ciudad. El proveedor de energía de la ciudad _ Entergy _ confirmó que la única energía en la ciudad provenía de generadores, dijo en Twitter la Oficina de Seguridad Nacional y Preparación para Emergencias de la ciudad. El mensaje incluía una captura de pantalla que citaba “daños catastróficos en la transmisión” por el corte de energía.


Más de 1 millón de usuarios se quedaron sin electricidad en dos estados del sur afectados por Ida _ más de 930.000 en Louisiana y 28.000 en Mississippi, según PowerOutage.US, que rastrea los cortes en todo el país.


En Nueva Orleans, el viento arrasó los toldos y provocó que los edificios se balancearan y el agua del lago Ponchartrain se derramara. La oficina de la Guardia Costera en Nueva Orleans recibió más de una docena de informes de barcazas a la deriva, dijo el suboficial Gabriel Wisdom. En Lafitte, a unas 35 millas (55 km) al sur de Nueva Orleans, una barcaza suelta chocó contra un puente, según funcionarios de la parroquia de Jefferson.


El portavoz del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, Ricky Boyette, dijo que los ingenieros detectaron un "flujo negativo" en el río Mississippi como resultado de la marejada ciclónica.


“La marejada ciclónica fue tremenda”, dijo Edwards.

Las autoridades dijeron que la rápida intensificación de Ida de unas pocas tormentas eléctricas a un huracán masivo en solo tres días no dejó tiempo para organizar una evacuación obligatoria de los 390.000 residentes de Nueva Orleans.


La región que sufrió lo peor de Ida incluye sitios petroquímicos y puertos importantes, que podrían haber llegado a sufrir daños importantes. También es un área que ya se está recuperando del resurgimiento de las infecciones por COVID-19 debido a las bajas tasas de vacunación y la variante Delta altamente contagiosa.


Los hospitales de Nueva Orleans resistieron la tormenta con sus camas casi llenas; ya que los hospitales en otros lugares tenían poco espacio para los pacientes evacuados y los refugios para quienes huían de sus hogares conllevaban un riesgo adicional de convertirse en focos de propagación para nuevas infecciones.


El presidente Joe Biden aprobó declaraciones de emergencia para Louisiana y Mississippi antes de la llegada de Ida. Biden dijo que el país estaba orando por lo mejor para Luisiana y que pondría todo su "poder detrás del esfuerzo de rescate y recuperación" una vez que pasara la tormenta.



ARTÍCULO POR: KEVIN MCGILL Y JAY REEVES

FOTOGRAFÍA: ERIC GAY

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL