El "impuesto antivacunas" de Quebec está logrando a un aumento en las primeras dosis

El impuesto propuesto por Quebec para los no vacunados ha generado controversia sobre sus preocupaciones legales y éticas; pero las primeras cifras sugieren que puede estar funcionando, tal y como pretendían los funcionarios.


La enfermera administra una vacuna COVID-19.
La enfermera administra una vacuna COVID-19.

Miles más se registraron para recibir su primera dosis de la vacuna COVID-19 en la provincia después de que el gobierno provincial revelara esta semana la propuesta de una iniciativa para multar los residentes no vacunados.


El premier de Quebec, François Legault, anunció el martes que la provincia está trabajando en una "contribución" "significativa" de atención médica que se cobraría a todos los adultos que se nieguen a recibir la inyección.


El miércoles por la mañana, el ministro de Salud de Quebec, Christian Dube, tuiteó que las citas de la primera dosis del martes fueron las más altas que la provincia había visto en varios días.


“Siguen aumentando las citas para la primera dosis”, se lee en el tuit de Dube. “Se reservaron alrededor de 5.000 citas el 10 de enero y 7.000 (el martes), superando nuestro récord durante varios días”.


La provincia experimentó un aumento similar en las citas de primera dosis la semana pasada después de que los funcionarios anunciaran que se requeriría un pasaporte de vacunación para ingresar a una tienda de licores o cannabis.

Dube dijo que las citas diarias para la primera dosis tenían un promedio de alrededor de 1.500 y aumentaron a 6.000 el jueves pasado, el mismo día en que se anunciaron las nuevas medidas del pasaporte.


Las nuevas medidas financieras, o “impuesto anti-vax”, han recibido una buena cantidad de críticas en los últimos dos días con algunos expertos legales que afirman que infringe las libertades civiles de los ciudadanos.


“Hay una delgada línea entre lo que es un castigo, un estímulo o una tentación”, dijo Kerry Bowman, especialista en bioética de la Universidad de Toronto. “Esto está muy al otro lado de la línea como yo lo veo. Es una forma de castigo”.

Bowman dijo que la propuesta solo conducirá a una mayor polarización en la sociedad y la llama un movimiento peligroso y arriesgado para los políticos.


“Cuando creas estas divisiones entre nosotros y ellos, ten cuidado. Solo mira a través de la historia humana, estamos conectados para enfrentarnos unos a otros”.

Pero el epidemiólogo de Quebec, el Dr. Christopher Labos, dijo que él no cree que la provincia haya ido demasiado lejos con la nueva propuesta de impuestos. Él compara las multas para los no vacunados con multas por exceso de velocidad o estacionamiento para los conductores.


“Son una forma de alentar a las personas a seguir las reglas”, dijo. “Tenemos que recordar cuál es el objetivo de estas medidas. No estoy exactamente seguro de por qué la gente piensa que conducirá a la erosión de nuestras libertades civiles o cambiará fundamentalmente la naturaleza de la sociedad”.

La Asociación Canadiense de Libertades Civiles calificó el plan de impuestos como profundamente preocupante, y señaló que la Carta de Derechos y Libertades reconoce la autonomía individual sobre nuestros cuerpos y decisiones médicas.


En una declaración de Cara Zwibel, consejera general interina de la asociación, ella dijo que la sanción fiscal es una medida divisiva que terminará castigando y alienando a quienes más necesitan apoyo y servicios de salud pública.


Por su parte, el primer ministro, Justin Trudeau, no descartó la posibilidad de un "impuesto antivacunas" federal cuando se le preguntó sobre el tema el miércoles.


“Hemos recibido esa propuesta con interés por parte del gobierno de Quebec; pero hay muchos más detalles que tenemos que escuchar sobre cómo funcionaría esto antes de que pueda hacer algún comentario al respecto”, dijo el primer ministro a los periodistas.

El Primer Ministro dijo que Québec ha asegurado al gobierno federal que su plan no violará los principios de la Ley de Salud de Canadá, que regula los sistemas de salud universales administrados por las provincias del país.


En Ontario, el premier Doug Ford dijo que su provincia no seguirá el ejemplo de Quebec. El director médico de salud de Ontario hizo eco a los sentimientos del premier el miércoles y dijo que el plan de Québec le parece punitivo y que su provincia no ha considerado la medida.



ARTÍCULO POR: MICHAEL RANGER

FOTOGRAFÍA: JOHN LOCHER

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

55 views0 comments