El mandato de uso de mascarillas de Ontario se levantará en la mayoría de los entornos el lunes

El gobierno de Ford está convirtiendo una medida crítica de salud pública en una opción.


El primer ministro de Ontario, Doug Ford, se quita la máscara para responder a una pregunta durante una conferencia de prensa que anuncia el sistema mejorado de certificación de vacunas contra el COVID-19, en Queen's Park en Toronto el miércoles 1 de septiembre de 2021.
El primer ministro de Ontario, Doug Ford, se quita la máscara para responder a una pregunta durante una conferencia de prensa que anuncia el sistema mejorado de certificación de vacunas contra el COVID-19, en Queen's Park en Toronto el miércoles 1 de septiembre de 2021.

La medida de protección más antigua de Ontario contra el COVID-19 se levantará oficialmente a partir del lunes y ya no será necesario usar mascarillas en la mayoría de los entornos, incluidas las escuelas y las guarderías.


Se mantendrán los requisitos de uso de máscaras para el transporte público, la atención a largo plazo, los hogares de ancianos y otros entornos de atención médica, entornos de atención colectiva, refugios, cárceles y hogares para personas con discapacidades del desarrollo.


La provincia dijo que las reglas de mascarillas terminarán para todos los entornos restantes el 27 de abril.


La decisión de levantar el enmascaramiento se produce después de que el director médico de salud, el Dr. Kieran Moore, dijera que BA.2, un sublinaje de la variante Ómicron, se propagará y se convertirá en la cepa dominante. La variante BA.2 es aproximadamente un 30 por ciento más contagiosa que la cepa original de Ómicron; pero Moore enfatizó en que no es probable que aumente las hospitalizaciones.


Por otro lado, la Junta Asesora Científica de Ontario publicó proyecciones actualizadas del COVID-19 la semana pasada y concluyó que la provincia probablemente verá un aumento en las hospitalizaciones y en la ocupación de las UCI a medida que cesen las medidas de salud pública, señalando que el aumento no será tan significativo como lo que se vió en Enero.


La junta ha enfatizado la importancia de las máscaras, con evidencia que sugiere la transmisión ocurre principalmente en interiores, donde las personas están juntas. El propósito principal de una mascarilla es proteger a los demás, aunque hay algunas evidencias de que igualmente ofrecen protección a los usuarios.


El 27 de abril, salvo un giro significativo de los acontecimientos o un empeoramiento de los indicadores de la COVID-19, prácticamente todas las medidas de salud pública contra la COVID-19 terminarán en Ontario.


Ya no se requerirán máascarillas en hogares de cuidado a largo plazo, casas de retiro, entornos de atención médica, cárceles, refugios, entornos de vida colectiva y en el transporte público.


Las directivas del director médico de salud expirarán.


Esas órdenes que expiran incluyen el requisito de que los trabajadores del sector de la salud usen mascarillas N95 con ajuste probado y otros elementos de equipo de protección personal cuando trabajen con pacientes con COVID-19, el que los hospitales y hogares de atención a largo plazo proporcionen esas mascarillas y que los hospitales acomoden las transferencias de pacientes y el intercambio de recursos.


También expiran las órdenes que establecen los requisitos para los hogares de cuidados a largo plazo en torno a la detección, la preparación para brotes, el equipo de protección personal y el distanciamiento físico, y los requisitos de mascarillas de alta calidad para los paramédicos.


Las órdenes restantes en virtud de la Ley de Reapertura de Ontario, que en su mayoría involucran la redistribución de trabajadores de la salud, vencerán igualmente.


Eso significa que las personas ya no pueden ser multadas o sancionadas por violar esas órdenes.



ARTÍCULO POR: LUCAS CASALETTO FOTOGRAFÍA: TIJANA MARTIN EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN LOCAL

183 views0 comments