• Eliana González

El mundo celebró su segunda Pascua bajo restricciones pandémicas

Una de las celebraciones más alegres del cristianismo se llevó a cabo, por segunda vez en todo el mundo, bajo estrictas medidas de precaución contra el COVID-19.


El mundo celebró su segunda Pascua bajo restricciones pandémicas.

Desde vastas catedrales católicas hasta en iglesias protestantes, los fieles siguieron las regulaciones sobre el coronavirus. En algunos países europeos, los ciudadanos hicieron fila en Semana Santa para recibir su turno y finalmente ser vacunados contra el COVID-19.


En la región de Lombardía de Italia, donde la pandemia estalló por primera vez en Occidente, un hospital entregó un tradicional pastel de Pascua en forma de paloma que simboliza la paz a cada persona que espera para vacunarse. Muchos de los que vinieron tenían más de 80 años.


Un equipo de fútbol en Lyon, Francia, abrió su estadio como centro de vacunación para el fin de semana largo. Se esperaba que unas 9.000 personas recibieran sus vacunas allí durante tres días mientras el gobierno francés intenta acelerar las vacunas en medio de un nuevo brote de infecciones.


En Tierra Santa, las restricciones de viaje y las regulaciones de cuarentena impidieron que los peregrinos extranjeros acudieran en masa a los lugares religiosos de Jerusalén durante la Semana Santa, que culmina con las celebraciones de Pascua. El Papa Francisco lamentó que la pandemia haya impedido que algunos feligreses asistan a los servicios.


En la Basílica de San Pedro, los aproximadamente 200 fieles a los que se permitió asistir parecían perdidos en la cavernosa catedral. Normalmente, miles estarían en la Misa celebrada por Francisco y más de 100.000 a veces se reunían afuera en la Plaza de San Pedro para recibir su bendición de Pascua después de la ceremonia.


Pero este año, como en el 2020, las multitudes tienen prohibido reunirse en Italia y en el Vaticano. Francisco pronunció su discurso de Pascua al mediodía sobre los asuntos mundiales desde el interior de la basílica, aprovechando la ocasión para apelar nuevamente para que las vacunas lleguen a los países más pobres. El pontífice sonaba cansado al notar que las medidas pandémicas han afectado las tradiciones religiosas y han mantenido a algunos fieles alejados del culto público.


“Oramos para que estas restricciones, así como todas las restricciones a la libertad de culto y religión en todo el mundo, puedan ser levantadas y que todos puedan orar y alabar a Dios libremente”, dijo el Papa.

En Siria, donde aún no ha comenzado un programa nacional de vacunación, los feligreses de la Iglesia de la Señora de Damasco rezaron por una salida a la crisis económica y política, agravada únicamente por la pandemia.


“Vinimos a la iglesia para la Pascua para deshacernos de la pandemia en la que estamos”, dijo Bassam Assaf. “Por supuesto, no le tenemos miedo al coronavirus. Es la realidad a la que nos enfrentamos; pero no puede evitar que vengamos y oremos a Dios para que nos saque de esta prueba y ayude al mundo”.

El alto clérigo católico de Tierra Santa celebró un servicio en la Iglesia del Santo Sepulcro en la Antigua Ciudad de Jerusalén. Ese es el sitio donde muchos cristianos creen que Jesús fue crucificado, sepultado y resucitó de entre los muertos. La exitosa campaña de vacunación de Israel ha permitido la reapertura de muchos lugares, incluidos los sitios religiosos.


En contraste, la pandemia impidió que la Hermandad de la Santa Resurrección de Sevilla enviara su ornamentada carroza de Pascua, con una imponente estatua de Jesús, por las calles de la ciudad española. En cambio, la Hermandad publicó videos y fotos antiguas de su última procesión, hace dos años.


Algunos cristianos pentecostales en Sudáfrica cancelaron un retiro de tres días a partir del Viernes Santo. En las colinas que dominan Soweto, un municipio de Johannesburgo, los pentecostales apostólicos se reunieron en pequeños grupos el domingo para conmemorar la Pascua.


En Corea del Sur, la Iglesia del Evangelio Completo de Yoido, la iglesia protestante más grande del país, permitió que solo unas 2.000 personas asistieran al servicio de Pascua, o aproximadamente el 17% de la capacidad del edificio principal. Los adoradores enmascarados cantaron himnos y oraron mientras el servicio se transmitía en línea y por canales de televisión cristianos.


Con la intención de reducir infecciones, el gobierno italiano ordenó a las personas que se quedaran en casa durante el fin de semana de tres días, excepto para los recados esenciales. El gobierno del primer ministro Mario Draghi permitió una visita a familiares o amigos por día en las regiones de origen de los residentes durante el fin de semana, que incluye el feriado nacional del lunes.


Italia esta permitiendo los servicios religiosos durante la pandemia si la capacidad es limitada y se usan mascarillas; pero al principio, muchas iglesias del país, predominantemente católico romano, estaban abiertas solo para la oración individual.


Por otro lado, cientos de católicos se reunieron en la gigantesca catedral de St. Paul en Minnesota, para el servicio de la Vigilia Pascual el sábado por la noche. Todos los demás bancos se mantuvieron vacíos y las mascarillas eran obligatorias. Aún así, la solemne liturgia marcó un nuevo y esperanzador comienzo para la congregación después de un año turbulento.


Después de los servicios de Pascua totalmente virtuales del año pasado, la Catedral de San Patricio en la ciudad de Nueva York estaba a la mitad de su capacidad para la misa del domingo. Los fieles se espaciaron en la catedral neogótica abovedada, con capacidad para más de 2.000 personas. El coro cantó mientras usaban sus mascarillas.


En Detroit, Hartford Memorial Baptist Church abrió sus puertas para los servicios de Pascua presenciales por primera vez en más de un año, con límites de capacidad y reglas de distanciamiento social vigentes. El reverendo Charles Christian Adams le dijo a Detroit Free Press que la gente necesita una iglesia, especialmente después de que la congregación perdió al menos 14 miembros a causa del COVID-19.


En Florida, Eastgate Christian Fellowship en Panama City Beach organizó su servicio anual al amanecer en la playa. La iglesia tuvo que cancelar el servicio el año pasado porque todas las playas estaban cerradas. La pastora Janelle Green estimó que participaron unas 400 personas.



ARTÍCULO POR: FRANCES D'EMILIO

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889