El número de muertos por el terremoto en Haití supera los 2.200

El líder de una pandilla haitiana ofreció el domingo una tregua y ayuda a las comunidades devastadas por un devastador terremoto, lo que podría ofrecer un descanso para el esfuerzo de ayuda que ha estado plagado de camiones de ayuda secuestrados y en desorden.


La policía confronta a los residentes que alcanzaron temporalmente un camión cargado con suministros de socorro, en Les Cayes, Haití, el viernes 20 de agosto de 2021.
La policía confronta a los residentes que alcanzaron temporalmente un camión cargado con suministros de socorro, en Les Cayes, Haití, el viernes 20 de agosto de 2021.

La oferta se produjo cuando muchos haitianos reanudaron los servicios dentro o fuera de las iglesias dañadas, a veces por primera vez desde el terremoto de magnitud 7,2 del 14 de agosto. La Agencia de Protección Civil del país también elevó el número de muertos a 2.207.


No estaba claro de inmediato cuánto impacto podría tener la oferta de tregua: aunque poderoso, Jimmy Cherizier, alias "Barbecue", está lejos de ser el único líder de pandillas en Haití y los informes de las redes sociales sobre una tregua de pandillas anterior, que se repitieron ampliamente, no lograron prevenir ataques.


Las pandillas bloquearon carreteras, secuestraron camiones de ayuda y robaron suministros, lo que obligó a los trabajadores humanitarios a transportar suministros en helicóptero. En algunos lugares, multitudes desesperadas se han peleado por bolsas de comida.


Cherizier dirigió un video de Facebook el domingo a las partes más afectadas de la península suroccidental de Haití, diciendo: "Queremos decirles que las Fuerzas Revolucionarias del G9 y sus aliados, todos para uno y uno para todos, simpatizan con su dolor y tristeza. Las Fuerzas Revolucionarias del G9 y sus aliados... participarán llevándoles las ayudas. Invitamos a todos los compatriotas a solidarizarse con las víctimas tratando de compartir con ellas lo poco que hay”.

El aumento en el número de muertos fue el primero desde la noche del miércoles, cuando el gobierno lo situó en 2.189. El gobierno dijo el domingo que 344 personas seguían desaparecidas, 12.268 personas resultaron heridas y casi 53.000 casas fueron destruidas por el terremoto.


En Les Cayes, muchos asistieron a la iglesia para llorar a los perdidos y dar gracias por su propia supervivencia.


En una iglesia evangélica en el barrio de Bergeaud, los feligreses cantaron himnos bajo los rayos del sol que entraban por los agujeros en el techo y las paredes.


El pastor Sevrain Marc Dix Jonas, dijo que el servicio del domingo fue especial porque hasta ahora su congregación no había podido reunirse desde el terremoto.


"Hoy era imprescindible reunirnos", dijo Dix Jonas, de pie debajo de una gran abertura en lo alto de la fachada de su iglesia. “Para agradecer a Dios; ya que él nos protegió".

Su iglesia era una de las pocas donde los feligreses podían adorar dentro de las instalaciones.


En muchos otros, los servicios se llevaron a cabo en la calle fuera de los santuarios derrumbados.



FOTOGRAFÍA: FERNANDO LLANO

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

20 views0 comments