El padre de Britney Spears dejará la tutela

El padre de Britney Spears acordó el jueves renunciar a la tutela que ha controlado la vida y el dinero de su hija durante 13 años, según los informes.


Esta imagen muestra a Jamie Spears, a la izquierda, padre de Britney Spears, saliendo del Palacio de Justicia de Stanley Mosk el 24 de octubre de 2012, en Los Ángeles, y a Britney Spears en la Gala Pre-Grammy de Clive Davis y The Recording Academy el 11 de febrero de 2017, en Beverly Hills, California.
Esta imagen muestra a Jamie Spears, a la izquierda, padre de Britney Spears, saliendo del Palacio de Justicia de Stanley Mosk el 24 de octubre de 2012, en Los Ángeles, y a Britney Spears en la Gala Pre-Grammy de Clive Davis y The Recording Academy el 11 de febrero de 2017, en Beverly Hills, California.

Varios medios, incluido el sitio web de celebridades TMZ y CNN, informaron que James Spears presentó documentos legales diciendo que, si bien no hay motivos para su destitución, renunciará. La decisión llega después de meses de disputas públicas y legales por parte de su hija y, en las últimas semanas, su nuevo abogado.


Los documentos dicen que él es "el objetivo incesante de ataques injustificados"; pero "no cree que una batalla pública con su hija por su servicio continuo como su curador sea lo mejor para ella".

La presentación menciona que James Spears luchará contra la petición para expulsarlo, pero trabajará con el tribunal y el abogado de Britney Spears, Matthew Rosengart, para "prepararse para una transición ordenada a un nuevo curador".


"Nos complace que el Sr. Spears y su abogado hayan admitido hoy en una presentación que debe retirarse", dijo Rosengart en un comunicado. "Es una reivindicación para Britney".

Durante la mayor parte de la existencia de la tutela, que se estableció en 2008, James Spears supervisó los asuntos personales y el dinero de su hija. En 2019, renunció como el llamado curador de su persona y mantuvo el control de sus finanzas.


Sin embargo, fue blanco de gran parte de la ira de su hija en un par de discursos ante el tribunal en junio y julio, en los que ella calificó la tutela de "abusiva". En sus comentarios de junio, Spears dijo que se le había exigido que usara un dispositivo intrauterino para el control de la natalidad, que tomara medicamentos en contra de su voluntad y se le impidió casarse, tener otro hijo o incluso viajar en el automóvil de su novio sin supervisión.


"Esta tutela me está haciendo mucho más daño que bien", dijo Spears, de 39 años, en ese momento. "Merezco tener una vida".

Hace tan solo una semana James Spears aún estaba luchando por mantener el control en las presentaciones judiciales de su hija.



ARTÍCULO POR: ANDREW DALTON

EDICIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL MUNDO DEL ESPECTÁCULO