El Papa expresa su pesar por las muertes de los niños indígenas canadienses

El Papa Francisco expresó el domingo su dolor por el descubrimiento en Canadá de los restos de 215 estudiantes indígenas de internados administrados por la iglesia y presionó a las autoridades religiosas y políticas para que investiguen "este triste asunto". Pero no ofreció la disculpa solicitada por el primer ministro canadiense.


El Papa Francisco expresó su pesar por las muertes de los niños indígenas canadienses, pero no se trató de una disculpa.
El Papa Francisto expresó su pesar por las muertes de los niños indígenas canadienses, pero no se trató de una disculpa.

El Papa, en declaraciones a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, también pidió a las autoridades que fomenten la sanación y la reconciliación; pero no hizo referencia a la insistencia del primer ministro Justin Trudeau, dos días antes, de que el Vaticano se disculpara y asumiera la responsabilidad. Desde el siglo XIX hasta la década de 1970, más de 150.000 niños indígenas se vieron obligados a asistir a escuelas cristianas financiadas por el estado, la mayoría de ellas dirigidas por congregaciones misioneras católicas romanas, en una campaña para asimilarlos a la sociedad canadiense.

El gobierno canadiense ha admitido que el abuso físico y sexual fue desenfrenado en dichas escuelas, con estudiantes golpeados por hablar en sus idiomas nativos.

El mes pasado se utilizó un radar de penetración terrestre para confirmar la presencia de los restos de los niños en la Escuela Residencial indígena en Kamloops, British Columbia. La escuela era la instalación de este tipo más grande de Canadá y fue operada por la Iglesia Católica entre 1890 y 1969.

“Sigo con dolor, la noticia que llega de Canadá sobre el inquietante descubrimiento de los restos de 215 niños”, dijo Francis en sus habituales comentarios al público del mediodía del domingo. “Me uno a los obispos canadienses y a toda la Iglesia católica en Canadá para expresar mi cercanía al pueblo canadiense traumatizado por la impactante noticia”, dijo Francis. "Este triste descubrimiento se suma a la conciencia de los dolores y sufrimientos del pasado", agregó.

El viernes Trudeau criticó a la iglesia por estar “en silencio” y “no dar un paso al frente” y pidió una disculpa formal al Papa, además de que enmendara su papel prominente en el antiguo sistema de internados indígenas administrado por la iglesia en el país.

Señaló que cuando se reunió con el Papa Francisco en el Vaticano en 2017, le había pedido que "avanzara disculpándose" y pusiera los registros a disposición; pero, dijo Trudeau, "todavía estamos viendo resistencia de la iglesia, posiblemente de la iglesia en Canadá".

La jefa del grupo indígena Tk'emlups te Secwepemc, Rosanne Casimir, en British Columbia, ha dicho que su grupo quiere una disculpa pública de la Iglesia Católica. Los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, que dirigían casi la mitad de las escuelas residenciales de Canadá, aún no han publicado ningún registro sobre la escuela de Kamloops, agregó. Los comentarios del Papa hablaron de curación pero no fueron una disculpa.

“Que las autoridades políticas y religiosas sigan colaborando con determinación para revelar todos los detalles sobre este triste asunto y comprometerse humildemente en un camino de reconciliación y sanación”, dijo el Papa Francisco. “Estos momentos difíciles representan un fuerte llamado a distanciarnos del modelo colonial y de la colonización ideológica actual y caminar lado a lado en el diálogo, en el respeto mutuo y en el reconocimiento de los derechos y valores culturales de todas las hijas e hijos de Canadá”, dijo el Papa.

“Encomendamos al Señor las almas de todos esos niños, fallecidos en las escuelas residenciales de Canadá”, agregó el pontífice. “Oremos por las familias y por las comunidades indígenas canadienses abrumadas por el dolor”. Luego, Francisco pidió al público en la plaza, debajo de su ventana, que se uniera a él en oración al compartir un momento de silencio.

La semana pasada, el portavoz del Vaticano no respondió a las solicitudes de comentarios sobre las demandas de una disculpa formal del Papa. El domingo, el cardenal Thomas Collins, arzobispo de Toronto, comenzó la misa en la basílica de la catedral de San Miguel al reiterar su declaración de hace tres días mientras leía un extracto de una disculpa emitida en 1991 por la orden religiosa que operaba la escuela residencial Kamloops y otros lugares.

“Todos buscamos la verdad y el reciente descubrimiento en Kamloops nos brinda otra oportunidad para aprender más sobre este oscuro capítulo de nuestra historia y el doloroso viaje experimentado por muchos de nuestros hermanos y hermanas indígenas ”, dijo Collins. “Como dije anteriormente al hablar de abuso en la iglesia, el verdadero escándalo es cuando el mal se pudre en la oscuridad. Una vez al descubierto, el mal puede ser derrotado. Eso debe seguir sucediendo".

El miércoles, el arzobispo de Vancouver, Michael Miller, tuiteó su "profunda disculpa y más sentido pésame a las familias y comunidades que han sido devastadas por esta horrible noticia". El eclesiástico, que dirige a los católicos en esa arquidiócesis de British Columbia, agregó que la iglesia estaba "indudablemente equivocada al implementar una política colonialista del gobierno que resultó en devastación para los niños, las familias y las comunidades".

Las iglesias Unida, Presbiteriana y Anglicana se han disculpado por su papel en el abuso, al igual que el gobierno canadiense, que ha ofrecido una compensación.

Entre las muchas recomendaciones de una Comisión de la Verdad y Reconciliación establecida por el gobierno se encontraba una disculpa papal.

En 2009, el entonces Papa Benedicto XVI se reunió con exalumnos y supervivientes y les habló de su “angustia personal” por su sufrimiento; pero sus palabras no fueron descritas como una disculpa.

ARTÍCULO POR: FRANCES D'EMILIO EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL