El Papa pide ayuda para los pobres en nochebuena

El Papa Francisco celebró el jueves una misa discreta de Nochebuena que se tornó sombría por la pandemia del coronavirus y dijo que la gente debería sentirse obligada a ayudar a los necesitados porque Jesús mismo nació como un pobre marginado.



La Misa se llevó a cabo en la parte trasera de la Basílica de San Pedro con menos de 100 participantes y solo un pequeño número de cardenales y obispos. Por lo general, se lleva a cabo en la sección principal de la basílica y asisten hasta 10.000 personas, incluido el cuerpo diplomático que representa a casi 200 países.


Todos, excepto el Papa y el pequeño coro, usaron una mascarilla durante la misa, que comenzó dos horas antes de lo habitual para que incluso el número limitado de personas que asistieron pudieran regresar a casa antes del toque de queda a las 10 pm.


“El Hijo de Dios nació como un paria, para decirnos que todo paria es un hijo de Dios”, dijo Francisco en su homilía.

Francisco dijo que la Navidad debería hacer que todos reflexionen sobre “nuestra injusticia hacia tantos de nuestros hermanos y hermanas” en lugar de perseguir “nuestro deseo infinito de posesiones” y placeres efímeros.


“Dios vino entre nosotros en la pobreza y la necesidad, para decirnos que al servir a los pobres, mostraremos nuestro amor por él”, dijo el Papa de 84 años, celebrando la octava Navidad de su pontificado.

El viernes, el Papa leerá su mensaje "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo) desde un salón dentro del Vaticano en lugar de desde el balcón central de la Plaza de San Pedro, un evento que suele atraer a decenas de miles de personas.


Los italianos están bajo un bloqueo en todo el país durante gran parte de las vacaciones de Navidad y Año Nuevo. Las tiendas que no sean esenciales estarán cerradas entre el 24 y el 27 de diciembre, y entre el 31 de diciembre y el 31 de enero. 3 y 5-6 de enero. En estos días, las personas pueden viajar solo por motivos laborales, de salud o de emergencia.


Las restricciones significan que las personas no podrán ir a la Plaza de San Pedro ni a la basílica. Todos los eventos papales entre el 24 de diciembre y el 6 de enero se llevarán a cabo en interiores con poca o ninguna participación pública y se transmitirán en vivo por Internet y por televisión.



ARTÍCULO POR: PHILIP PULLELLA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL