• Eliana González

"El plan de reapertura escolar viola ley provincial"

Las tensiones aumentaron entre el gobierno de Ontario y los sindicatos de maestros; ya que la provincia se apresuró a liberar dinero para permitir que las juntas aborden las preocupaciones de seguridad pandémica solo unas semanas antes de que las escuelas vuelvan a abrir.



El ministro de Educación, Stephen Lecce, dijo que las juntas escolares podrán acceder a $500 millones de sus propios fondos de reserva para lograr el distanciamiento físico en las aulas. El gobierno también gastará 50 millones para actualizar los sistemas de ventilación de las escuelas y otros $ 18 millones para contratar directores y personal de apoyo para administrar el aprendizaje en línea.


Lecce enfatizó que la provincia está tomando medidas para brindar más apoyo y flexibilidad a las juntas escolares y mantener seguros a los niños.


Lecce dijo que los fondos a los que el gobierno ahora permitirá que accedan las juntas directivas son ahorros para "días difíciles" que pueden ayudar de inmediato.


Los nuevos compromisos de gasto se producen pocas semanas después de que la provincia revelara su plan de regreso a clases, que ha enfurecido a los sindicatos y ha preocupado a algunos padres que han estado pidiendo al gobierno que reduzca el tamaño de las clases en el nivel de primaria.


El plan hará que los estudiantes de jardín de infantes a octavo grado regresen a la escuela sin ninguna reducción en el tamaño de las clases, aunque los estudiantes pasarán el día en una sola cohorte para limitar el contacto con otros niños.


La mayoría de los estudiantes de secundaria también estarán en clase a tiempo completo, aunque los estudiantes de 24 juntas "designadas" en toda la provincia tomarán la mitad de sus cursos en línea en un intento por frenar la propagación del nuevo coronavirus.



El anuncio de la financiación también se produjo poco después de que los cuatro principales sindicatos de maestros de Ontario publicarán una carta en la que alegaban que el plan de regreso a clases de la provincia viola su propia legislación de seguridad y salud ocupacional.


La carta afirma que la provincia se encuentra en medio de una pandemia mundial, sin evidencia concluyente sobre cómo COVID-19 infecta a los niños o la velocidad a la que transmiten la enfermedad.


“En ausencia de consenso científico sobre aspectos importantes de la biología o epidemiología de COVID-19, Ontario está obligada ... a seguir el principio de precaución e implementar todas las medidas razonables necesarias para reducir el riesgo que el COVID-19 representa para la salud y seguridad de nuestros miembros en el lugar de trabajo”dice la carta de los sindicatos.

La carta alega que el plan provincial no brinda protecciones adecuadas de salud y seguridad, como clases más pequeñas, estándares mínimos mensurables para la ventilación en las escuelas y enmascaramiento obligatorio para los niños más pequeños.


Los sindicatos, la Association des enseignantes et des enseignants franco-ontariens, la Federación de Maestros de Primaria de Ontario, la Asociación de Maestros Católicos de Inglés de Ontario y la Federación de Maestros de Escuelas Secundarias de Ontario, representan en conjunto a más de 190.000 maestros y trabajadores de la educación.


Han solicitado una reunión con el ministro de trabajo y representantes para discutir el tema el próximo viernes 21 de agosto.



ARTÍCULO POR: SHAWN JEFFORDS Y PAOLA LORIGGIO

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL

127 views0 comments