El presidente afgano huye del país mientras los talibanes avanzan en Kabul

El asediado presidente de Afganistán abandonó el país el domingo, uniéndose a sus conciudadanos y extranjeros en una estampida que huía del avance de los talibanes y marcando el final de un experimento occidental de 20 años destinado a rehacer Afganistán.


 Los combatientes talibanes izan su bandera en la casa del gobernador provincial de Ghazni, en Ghazni, sureste de Afganistán, el domingo 15 de agosto de 2021.
Los combatientes talibanes izan su bandera en la casa del gobernador provincial de Ghazni, en Ghazni, sureste de Afganistán, el domingo 15 de agosto de 2021.

Los talibanes ingresaron a la capital el domingo temprano y un funcionario del grupo militante dijo que pronto anunciaría el Emirato Islámico de Afganistán desde el palacio presidencial, un retorno rico en simbolismo al nombre del país bajo el gobierno talibán derrocado por las fuerzas lideradas por Estados Unidos después de los ataques del 11 de septiembre. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar a los medios.


Los militantes se habían trasladado anteriormente a una ciudad presa del pánico, donde helicópteros sobrevolaron durante todo el día para evacuar al personal de la embajada de Estados Unidos. El humo se elevó cerca del complejo mientras el personal destruía documentos importantes y se bajaba la bandera estadounidense. Otras misiones occidentales también se prepararon para sacar a su gente.


Los afganos, que temían que los talibanes pudieran volver a imponer el tipo de gobierno brutal que prácticamente eliminaba los derechos de las mujeres, se apresuraron a abandonar el país también, haciendo cola en los cajeros automáticos para retirar los ahorros de toda su vida. Los desesperadamente pobres, que habían abandonado sus hogares en el campo por la presunta seguridad de la capital, permanecían en los miles de parques y espacios abiertos por toda la ciudad.


Aunque los talibanes habían prometido una transición pacífica, la embajada de Estados Unidos advirtió a los estadounidenses al final del día que se refugiaran en el lugar y no intentaran llegar al aeropuerto, donde se dijo que había informes de disparos. La embajada también suspendió sus propias operaciones.


El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, rechazó las comparaciones con la retirada estadounidense de Vietnam; ya que muchos observaron con incredulidad los helicópteros que aterrizaban en el recinto de la embajada para llevar a los diplomáticos a un nuevo puesto de avanzada en el aeropuerto internacional de Kabul.


El embajador estadounidense se encontraba entre los evacuados, dijeron funcionarios que hablaron en condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir las operaciones militares en curso. Estaba pidiendo regresar a la embajada; pero no estaba claro si se le permitiría hacerlo.


El presidente Ashraf Ghani voló fuera del país, dijeron dos funcionarios que hablaron bajo condición de anonimato. Abdullah Abdullah, el jefe del Consejo de Reconciliación Nacional de Afganistán, confirmó más tarde que Ghani se había ido.


"El ex presidente de Afganistán se fue de Afganistán, dejando al país en esta difícil situación", dijo Abdullah. "Dios debería responsabilizarlo".

En una derrota asombrosa, los talibanes se apoderaron de casi todo Afganistán en poco más de una semana, a pesar de los miles de millones de dólares gastados por Estados Unidos y la OTAN durante casi dos décadas para fortalecer las fuerzas de seguridad afganas. Apenas unos días antes, una evaluación militar estadounidense estimó que pasaría un mes antes de que la capital se viese bajo presión insurgente.


La caída de Kabul marca el capítulo final de la guerra más larga de Estados Unidos, que comenzó después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 dirigidos por Osama bin Laden de al-Qaida y luego albergado por el gobierno talibán. Una invasión liderada por Estados Unidos desalojó a los talibanes y los rechazó, aunque Estados Unidos perdió el enfoque en el conflicto en el caos de la guerra de Irak.


Durante años, Estados Unidos ha estado buscando una salida para la guerra.


Washington, bajo el entonces presidente Donald Trump, firmó un acuerdo con los talibanes en febrero de 2020 que limitaba la acción militar directa contra los insurgentes. Eso permitió a los combatientes reunir fuerzas y moverse rápidamente para apoderarse de áreas clave cuando el presidente Joe Biden anunció sus planes de retirar todas las fuerzas estadounidenses para fines de este mes.


El domingo, los insurgentes entraron a las afueras de Kabul pero inicialmente permanecieron fuera del centro de la ciudad. Mientras tanto, los negociadores talibanes en la capital discutieron una transferencia de poder, dijo un funcionario afgano. El funcionario, que habló bajo condición de anonimato para discutir los detalles de las negociaciones a puertas cerradas, las describió como "tensas".


No estaba claro cuándo se llevaría a cabo esa transferencia y quién de los talibanes estaba negociando. Los negociadores del lado del gobierno incluyeron al ex presidente Hamid Karzai, al líder del grupo político y paramilitar Hizb-e-Islami Gulbudin Hekmatyar y Abdullah, quien ha sido uno de los principales críticos de Ghani.


El propio Karzai apareció en un video publicado en línea, con sus tres hijas pequeñas a su alrededor, diciendo que permanecía en Kabul.


"Estamos tratando de resolver el problema de Afganistán con el liderazgo de los talibanes de manera pacífica", dijo, mientras se escuchaba el ruido de un helicóptero que pasaba por encima.

El ministro de Defensa en funciones de Afganistán, Bismillah Khan Mohammadi, no reprimió sus críticas al presidente que huía.


“Nos ataron las manos por la espalda y vendieron el país”, escribió en Twitter. "Maldigo a Ghani y a su pandilla".

Los insurgentes intentaron calmar a los residentes de la capital, insistiendo en que sus combatientes no entrarían en las casas de las personas ni interferirían con los negocios. También dijeron que ofrecerían una “amnistía” a quienes trabajaran con el gobierno afgano o las fuerzas extranjeras.


Pero ha habido informes de asesinatos por venganza y otras tácticas brutales en áreas del país que los talibanes han tomado en los últimos días, y los informes de disparos en el aeropuerto levantaron el espectro de más violencia. Una periodista, llorando, envió mensajes de voz a sus colegas después de que hombres armados entraron en su edificio de apartamentos y golpearon su puerta.


"¿Qué tengo que hacer? ¿Debo llamar a la policía o a los talibanes? " dijo Getee Azami llorando. No estaba claro qué le sucedió después de eso.

Muchos optaron por huir, corriendo al aeropuerto de Kabul, la última ruta para salir del país; ya que los talibanes ahora controlan todos los cruces fronterizos. La OTAN dijo que estaba "ayudando a mantener las operaciones en el aeropuerto de Kabul para mantener a Afganistán conectado con el mundo".


Una estudiante universitaria afgana describió sentirse traicionada mientras observaba la evacuación de la embajada de Estados Unidos.


“Le fallaste a la generación más joven de Afganistán”, dijo Aisha Khurram, de 22 años, quien ahora no está segura de si podrá graduarse en dos meses. “Una generación... criada en el Afganistán moderno que esperaba construir el país con sus propias manos. Pusieron sangre, esfuerzo y sudor en todo lo que teníamos en este momento".

El domingo comenzó con los talibanes apoderándose de la cercana ciudad de Jalalabad, que había sido la última ciudad importante, además de la capital, que no estaba en sus manos. Funcionarios afganos dijeron que los militantes también tomaron las capitales de las provincias de Maidan Wardak, Khost, Kapisa y Parwan, así como el último puesto fronterizo del país.


Más tarde, las fuerzas afganas en la base aérea de Bagram, hogar de una prisión que alberga a 5.000 presos, se rindieron a los talibanes, según el jefe del distrito de Bagram, Darwaish Raufi. La prisión de la antigua base estadounidense albergaba tanto a combatientes del grupo Talibán como del Estado Islámico.



ARTÍCULO POR: AHMAD SEIR, TAMEEM AKHGAR Y JON GAMBRELL

FOTOGRAFÍA: GULABUDDIN AMIRI

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL