• Eliana González

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado

El presidente haitiano, Jovenel Moïse, fue asesinado en un ataque a su residencia privada en la madrugada del miércoles, según un comunicado del primer ministro interino del país, quien calificó el asesinato como un "acto odioso, inhumano y bárbaro".


Jovenel Moïse habla durante la Asamblea General de la ONU de 2018.
Jovenel Moïse habla durante la Asamblea General de la ONU de 2018.

La primera dama, Martine Moïse, recibió un disparo en el ataque nocturno y fue hospitalizada, dijo el primer ministro interino Claude Joseph.


Incluso antes del asesinato, Haití se había vuelto cada vez más inestable y estaba en descontento con Moïse. El presidente gobernó por decreto durante más de dos años después de que el país no pudo celebrar elecciones y la oposición exigió su renuncia en los últimos meses.


"La situación de seguridad del país está bajo el control de la Policía Nacional de Haití y las Fuerzas Armadas de Haití", dijo Joseph en un comunicado desde su oficina. “La democracia y la república ganarán”.

En las primeras horas de la mañana del miércoles, las calles estaban prácticamente vacías en la capital de la nación caribeña de Puerto Príncipe; pero algunas personas saquearon negocios en un área.


Joseph dijo que la policía había sido enviada al Palacio Nacional, a la comunidad de lujo de Pétionville y que sería enviada a otras áreas.


Joseph condenó el asesinato como un "acto odioso, inhumano y bárbaro". En el comunicado, dijo que algunos de los atacantes hablaron en español pero no ofrecieron más explicaciones. Más tarde dijo en un discurso de radio que hablaban español o inglés, sin ofrecer más detalles.


La Casa Blanca describió el ataque como "horrible" y "trágico" y dijo que aún estaba recopilando información sobre lo sucedido.


Los problemas económicos, políticos y sociales de Haití se han profundizado recientemente, con la violencia de las pandillas aumentando fuertemente en Puerto Príncipe y la inflación en espiral, la comida y el combustible escaseando en ocasiones en un país donde el 60% de la población gana menos de $ 2 al día.


Estos problemas se producen cuando Haití todavía intenta recuperarse del devastador terremoto de 2010 y del huracán Matthew que azotó al país en el 2016.


Los líderes de la oposición acusaron a Moïse, que tenía 53 años, de buscar aumentar su poder, incluso mediante la aprobación de un decreto que limitaba los poderes de un tribunal que audita los contratos del gobierno y otro que creó una agencia de inteligencia que solo responde al presidente.


En los últimos meses, los líderes de la oposición exigieron su renuncia, argumentando que su mandato terminó legalmente en febrero de 2021. Moïse y sus simpatizantes sostuvieron que su mandato comenzó cuando asumió el cargo a principios de 2017, luego de una caótica elección que obligó al nombramiento de un presidente provisional para servir durante una brecha de un año.


Haití tenía programado celebrar elecciones generales a finales de este año.



FOTOGRAFÍA: JOHN MOORE

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL