El presupuesto federal del 2022 se centra en la vivienda en medio de los desafíos de asequibilidad

Mientras los canadienses luchan con el aumento del costo de vida, el gobierno federal se está enfocando principalmente en los asuntos relacionados con la vivienda en el Presupuesto del 2022.


Parliament Hill en Ottawa.
Parliament Hill en Ottawa.

Presentado el 7 de abril, se espera que el Presupuesto del 2022 se apruebe sin problemas, dado el acuerdo de suministro y confianza del Partido Liberal con el NDP.


La incertidumbre desempeñó un papel importante en la formación de este plan fiscal, dijo un alto funcionario del gobierno el jueves, y señaló que la incertidumbre proviene de los efectos dominó de la invasión rusa de Ucrania, los desafíos climáticos y las tasas de inflación récord.


Es la simultaneidad de esos eventos lo que exacerba la situación, dijeron, y agregaron que el costo de vida ha sido un inconveniente que muchos canadienses han enfrentado.


Al ingresar a la pandemia de COVID-19, Canadá ya estaba lidiando con desafíos de asequibilidad, admitió el funcionario. Mientras buscamos cambiar a una vida posterior a la pandemia, mientras continuamos lidiando con los efectos de los eventos globales, el gobierno liberal dijo que espera ayudar a aliviar parte de esa carga.


Sin embargo, el Presupuesto del 2022 no describe ningún alivio inmediato para cosas como el precio de la gasolina o los comestibles. En cambio, se enfoca en planes que ayudarían con los desafíos de asequibilidad en un cronograma a más largo plazo.


A pesar de que la tasa de inflación continúa creciendo, el gobierno dijo que se espera que su déficit disminuya a un dos por ciento este año, por debajo del 4,6 por ciento del año pasado. Prevé que la disminución continúe hasta el 0,3 % en 2026/27.


El ministro de Hacienda está decidido: se saldarán todas las deudas.


“Nuestros déficits deben seguir reduciéndose. La deuda pandémica en la que incurrimos para mantener a los canadienses seguros y solventes debe pagarse y se pagará”, dijo el jueves la ministra de Finanzas, Chrystia Freeland.

El presupuesto del 2022 incluye miles de millones de dólares en nuevos gastos para destinarlos a la asequibilidad de la vivienda en los próximos cinco años. Esto llega en un momento crítico para muchos canadienses que han sido excluidos de los mercados inmobiliarios debido al aumento vertiginoso de los precios en medio de tasas de interés más bajas, que se nivelarán a medida que el país avanza en su camino hacia un mundo posterior a la pandemia.


Sin embargo, la oferta en medio de una demanda creciente sigue siendo un problema.


“Invertiremos en construir más viviendas y en derribar las barreras que impiden su construcción. Invertiremos en la vivienda de alquiler con la que tantos cuentan. Haremos que sea más fácil para nuestros jóvenes obtener esas primeras llaves propias”, dijo Freeland.

En su plan fiscal, el gobierno federal busca duplicar la construcción de nuevas viviendas durante la próxima década.


El presupuesto del 2022 propone $ 4 mil millones adicionales durante cinco años para lanzar el Fondo Acelerador de Vivienda, que tiene como objetivo ayudar a los municipios de todo el país a construir nuevas unidades de vivienda. Este fondo brindaría apoyo, como un "incentivo anual por puerta o financiamiento inicial" para planes de vivienda y entrega para ayudar a acelerar el desarrollo.


Freeland dijo que el plan fiscal se enfoca intencionalmente en la oferta de viviendas, y agrega que el principal desafío que enfrentan las personas en el mercado inmobiliario tiene que ver con eso específicamente.


Para ayudar a los canadienses a ingresar al mercado de la vivienda, el Presupuesto del 2022 incluye la introducción de las "Cuentas de Ahorros para la Primera Vivienda Libres de Impuestos", cuyo objetivo es ayudar a las personas a comprar su primera vivienda.


El presupuesto también presenta la intención del gobierno liberal de prohibir las inversiones extranjeras en el mercado inmobiliario de Canadá. Las restricciones propuestas “prohibirían a las empresas comerciales extranjeras y a las personas que no son ciudadanos canadienses o residentes permanentes adquirir propiedades residenciales no recreativas en Canadá por un período de dos años”.


Por otro lado, el plan fiscal propone la introducción de nuevas reglas que se aplicarían a las personas que venden una propiedad que han tenido por menos de un año – 12 meses. Estas personas estarían "sujetas a impuestos completos sobre sus ganancias como ingresos comerciales", y las medidas se aplican a las propiedades residenciales que se venden a partir del 1 de enero de 2023. El presupuesto del 2022 señala que habría exenciones a estas reglas, como para los canadienses que necesitan vender la propiedad debido a "ciertas circunstancias de la vida", como muerte, discapacidad, cambios familiares o económicos.


Según este último presupuesto, el gobierno federal trabajará con las provincias y territorios durante el próximo año para crear y presentar una Declaración de derechos de los compradores de viviendas. El proyecto de ley, para el cual el gobierno dio a conocer por primera vez los planes iniciales el año pasado, protegería a los posibles compradores de prácticas desleales, como licitaciones a ciegas o renunciar a las inspecciones. El presupuesto también propone presentar un plan para poner fin a la práctica de la licitación a ciegas, que, según el Partido Liberal, es una práctica que “evita que los postores conozcan las ofertas de otros posibles compradores y, en última instancia, eleva los precios de las viviendas”.


En cuanto a las opciones de vivienda para las comunidades indígenas y para los mas vulnerables, el Presupuesto del 2022 prevé que el gasto en mejorar y ampliar las viviendas indígenas alcance los $6.3 mil millones durante siete años y propone extender la Iniciativa de Vivienda Rápida por una tercera ronda para ayudar a construir más unidades de vivienda asequibles.


Cuando se trata de alquileres, el Presupuesto del 2022 anuncia la "intención de los liberales de reformar la Iniciativa de financiación de la construcción de alquileres", centrándose en la asequibilidad y la eficiencia energética. El presupuesto también anuncia planes para nuevos requisitos e incentivos para “garantizar que las unidades de alquiler construidas a través de (la Iniciativa de financiación de la construcción de alquiler) sean más asequibles, que las personas puedan reducir la contaminación y ahorrar en las facturas de energía”. Los liberales proyectan que esto también ayudará a Canadá a continuar avanzando en sus objetivos de cumplir con las proyecciones climáticas.


El objetivo de la iniciativa es que "al menos el 40 por ciento de las unidades que apoya proporcionen un alquiler igual o inferior al 80 por ciento del alquiler promedio del mercado" en la comunidad en la que se encuentra el proyecto.


Como parte de $4 mil millones en financiamiento conjunto anunciado en 2020 a través del Beneficio de Vivienda de Canadá, el Presupuesto 2022 propone $475 millones este año fiscal para brindar a las personas que "enfrentan desafíos de asequibilidad de vivienda" un pago único de $500. En el presupuesto del 2022 se afirmó que se proporcionarán detalles más específicos "en una fecha posterior".



ARTÍCULO POR: HANA MAE NASSAR, CORMAC MAC SWEENEY Y XIAOLI LI

FOTOGRAFÍA: CORMAC MAC SWEENEY

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL


9 views0 comments