• Eliana González

El róver de la NASA aterrizó en Marte

Un róver de la NASA aterrizó en Marte en una búsqueda épica para recuperar rocas que podrían responder si alguna vez existió vida en el planeta rojo.


Perseverance llega con éxito a la superficie de Marte.

La agencia espacial dice que el Perseverance, de seis ruedas, se precipitó a través de la delgada atmósfera naranja y se posó en la superficie el jueves en la maniobra más arriesgada de la misión. El róver tocó suelo marciano sobre las 15:56 horas del este de Estados Unidos. Marte ha sido durante mucho tiempo una trampa mortal para las naves espaciales entrantes.


Perseverance recolectará muestras geológicas que serán devueltas a la Tierra en aproximadamente una década para ser analizadas en busca de signos de vida microscópica antigua.


Los controladores en la tierra en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia espacial en Pasadena, California, se prepararon nerviosamente para el descenso de Perseverance en la superficie de Marte. Se necesitaron 11 minutos y medio para que una señal confirmará que el róver había aterrizado con éxito.



El aterrizaje del vehículo de 6 ruedas, cerca 3 metros de largo y de 1.025 kilogramos, marca la tercera visita a Marte en poco más de una semana. Dos naves espaciales de los Emiratos Árabes Unidos y China entraron en órbita alrededor del planeta en días sucesivos la semana pasada.


Las tres misiones despegaron en julio para aprovechar la estrecha alineación de la Tierra y Marte, viajando unos 300 millones de millas en casi siete meses.


Perseverance, el róver más grande y avanzado jamás enviado por la NASA, se convertiría en la novena nave espacial en aterrizar con éxito en Marte, cada una de ellas desde Estados Unidos, a partir de la década de 1970.


El róver, del tamaño de un automóvil, propulsado por plutonio, apuntaba al objetivo más pequeño y complicado de la NASA hasta ahora: una franja de 5 por 4 millas en un antiguo delta de un río lleno de pozos, acantilados y campos de rocas. Los científicos creen que si la vida hubiera florecido alguna vez en Marte, habría sucedido hace 3 mil millones a 4 mil millones de años, cuando el agua todavía fluía en el planeta.


Percy, como se le conoce, fue diseñado para perforar con su brazo de 2 metros (7 pies) y recolectar muestras de rocas que podrían contener signos de vida microscópica pasada. El plan requiere que de tres a cuatro docenas de muestras, del tamaño de una tiza, se sellen en tubos y se dejen a un lado en Marte para ser recuperadas por un róver de recuperación y llevadas a casa por otra nave espacial, con el objetivo de devolverlas a la Tierra ya en el 2031.


Los científicos esperan responder a una de las preguntas centrales de la teología, la filosofía y la exploración espacial.


“¿Estamos solos en esta especie de vasto desierto cósmico, simplemente volando por el espacio, o la vida es mucho más común? ¿Simplemente surge cuándo y dónde las condiciones están propicias?" dijo el científico adjunto del proyecto Ken Williford. “Preguntas grandes y básicas; pero aún no sabemos las respuestas. Así que estamos realmente a punto de poder responder potencialmente estas enormes preguntas".

La nave espacial de China incluye un róver más pequeño que también buscará evidencia de vida si baja de forma segura desde la órbita en mayo o junio.


El descenso de Perseverance ha sido descrito por la NASA como "siete minutos de terror", en los que los controladores de vuelo solo pueden mirar impotentes. La nave espacial preprogramada fue diseñada para golpear la delgada atmósfera marciana a 19.500 kph (12.100 mph), luego usar un paracaídas para reducir la velocidad y una plataforma dirigida por cohete, conocida como grúa aérea, para bajar el róver el resto del camino a la superficie.


Marte ha demostrado ser un lugar traicionero: en el lapso de menos de tres meses en 1.999, una nave espacial estadounidense fue destruida al entrar en órbita porque los ingenieros habían mezclado unidades métricas e inglesas, y un módulo de aterrizaje estadounidense se estrelló en Marte después de que sus motores se pararan prematuramente.


La NASA se está asociando con la Agencia Espacial Europea para traer las rocas a casa. La misión de Perseverance por sí sola cuesta casi $ 3 mil millones.


La única forma de confirmar o descartar signos de vidas pasadas es analizar las muestras en los mejores laboratorios del mundo. Los instrumentos lo suficientemente pequeños para ser enviados a Marte no tendrían la precisión necesaria.


"El proyecto de devolución de muestras de Marte es probablemente la cosa más desafiante que hemos intentado dentro de la NASA", dijo la directora de ciencia planetaria Lori Glaze, "y no hacemos ninguna de estas cosas solos".



EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE TECNOLOGÍA

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889